Narra Brenna

Zayn había llegado a la habitación abrazandome, como si tuviera miedo, diciendo que no lo dejará, me resulta extraño la manera en la que está actuando, algo paso durante la "charla" con los chicos. 

"Vamos a devolverte el favor"- dice el mordiendo el lóbulo de mi oreja, de un momento a otro ya no toco el piso, Zayn me sostiene entre sus brazos y me lleva a la cama, nuestros labios se encuentran y el los besa con deseo, bajó mis pantalones de un tirón, sus labios repartian besos por todo mi abdomen, hizo un recorrido hasta llegar a mis labios.

"Estás tan mojada, te haré sentir tan bien"- susurra el sobre mi boca, jode el quiere volverme loca, siento sus labios tocar mi parte íntima sobre mis bragas rojas de encaje en la parte superior, jugo con ellas y finalmente las retiró y las arrojó a alguna parte de la recámara, me sujetó de la cintura y me acomodó en la cama, levantó mis piernas sobre sus hombros y su lengua hizo contacto con mi clítoris causando un gemido de sorpresa por mi parte, su lengua estaba tibia y hacia maravillas con ella, movía su lengua en círculos, de un lado a otro,  de arriba hacia abajo, el daba tiernas y suaves caricias a mi parte sensible y eso me encanta. Yo gemía de puro placer, llevé mi mano a su cabello y tire de éste, no hay que ser un genio para saber que el adora cuando yo hago eso, Zayn introdujo dos dedos en mi vagina y los movió lentamente, sin nada de prisa; eché mi cabeza hacia atrás disfrutando de lo que estaba haciendo Zayn, esto hace que me olvide de todo, absolutamente todo, es como si me transportará a otro lugar donde solo somos el y yo, solo era excitación, lujuria y placer, probablemente es la mayor satisfacción que puede existir, el mejor de los deleite, era un deseo sexual vicioso.

"Mmmm si"- gimo tirando de su cabello y el suelta un gemido ahogado, sus movimientos fueron aumentando hasta que sentí ese común cosquilleo en los pies y como una corriente eléctrica cruzaba por mi espalda haciendo que me encobrará, mi respiración era agitada y mi vista nublosa. 

"Zayn.."- gimoteo cuando siento mis piernas flaquear y llego al orgasmo, Zayn lame cada parte de mi, Dios aún con un labio partido y un ojo morado sabe me hacerme ver las estrellas sin tener que usar un telescópico, el se tumbó a mi lado y besó mi frente, la cual talvez esté un poco sudada.

"Te ha gustado?"- pregunta el con una sonrisa traviesa en el rostro.

"Me ha encantado"- digo abrazando su abdomen pero tuve que aflojar un poco mi agarre cuando el se quejó de dolor.

"Aún te duele?"- cuestiono, mirando el gran moretón que tiene en el torso.

"Si, un poco"- dice el con media sonrisa en los labios.

"Ya es hora de comer, pero no quiero cocinar"- digo besando su pecho.

"Yo tampoco, pedimos comida china?"- sugiere el.

"Si, me gusta la comida china"- digo sonriendo de oreja a oreja, me levanté de la cama y me coloqué una camiseta de las de Zayn y unas bragas limpias, cuando bajé a la cocina el estaba pidiendo la comida.

"No gracias, yo tuve mi postre"- escucho que dice el y siento su mirada intensa sobre mi.

"Eres un pervertido"- le digo en cuanto termina la llamada.

"No pensabas lo mismo cuando prácticamente gritabas por mas"- dice el acercándome a mi.

"Callate"- digo, imagino que debo de estar bien roja en estos momentos.

"Callame"- susurra el acercando su rostro al mío, la tentación me ganó así que besé sus labios con ganas, el me levantó y  me colocó encima del taburete, intensificó el beso con desesperación mientras acariciaba mi muslo y se acercaba peligrosamente a mis bragas, hasta que el timbre hizo que volviéramos a la realidad.

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!