Los pasos parecían extremadamente simples en comparación con abrir de la puerta de mi apartamento. Respiré hondo varias veces, conté hasta diez demasiadas veces antes de girar la manija de la puerta, y caminar a través del umbral.

"¡Ahí está mi nena!" Mi madre dijo mientras ella se levantaba del sofá, con velocidad caminó por la habitación, y tiró de mí en un fuerte abrazo. Una vez que ella se alejó, mi padre se acercó, empujando sus gafas al puente de la nariz antes de tirar de mí en uno de sus abrazos de oso tradicionales.

"Hola cariño." Él dijo con cansancio mientras se separaba.

"Hola mamá y papá ¿puedo preguntar por qué estáis aquí, en mi apartamento?" pregunté a mi padre abrió la boca para hablar, pero por supuesto mamá le cortó.

"¡Bueno, sólo te extrañamos mucho! Cada día es más difícil que el día anterior." Ella dijo que antes de agarrar mi cara y besar mis mejilla.

"Bueno, podríais haber llamado. ", Dije con sinceridad.

"Llamarte no fue suficiente para tu madre, tuvo que arrastrarme todo el camino hasta aquí." Mi padre se quejó, me reí de él. Siempre hemos amado conseguir poner de los nervios a mi madre.

"¡Arthur! " Mamá le dio un codazo, por lo que ambos nos reímos.

"¿Dónde está Casey?" -pregunté, Mirando por encima de sus hombros buscando el pelo rubio familiar de mi compañero de cuarto.

"Se fué a la cama hace un tiempo para estudiar. Parece una muy buena chica, me alegro de haberla elegido para que fuera tu compañero de cuarto." Mi papá dijo.

"Sí, ella es realmente agradable." Dije antes que señalar de nuevo al sofá, todos nosotros nos sentamos.

"Entonces, ¿cómo fue la librería?" preguntó mamá cuando ella se sentó. "Te ves muy bien para ir allí." Añadió con un tono de pregunta.

"Se puede culpar a Casey para eso, ella siempre me utiliza como su maniquí para sus pruebas de maquillaje" Dije inventando una mentira en el momento. Por suerte, mi voz no vaciló.

"Bueno, supongo que es bueno que dos mujeres se llevan bien entonces." Ella dijo mientras asentía con la cabeza

"Es bastante tarde cariño" Mi papá dice, sugiriendo que se vaya. Mentalmente le doy mil veces las gracias.

"Bueno, tenemos una habitación de hotel cerca y vamos a volver después de sus clases mañana. Estaba pensando que podriamos invitarte a cenar, será agradable." Dijo mi madre cuando todos nos levantamos y caminamos hacia la puerta.

"Sí, eso suena muy bien."Dije con una sonrisa. Ambos me dieron una segunda ronda de abrazos, antes de irse.

Rápidamente cerré la puerta detrás de ellos, recargandome en ella antes de suspirar de alivio.

-

Subí por las escaleras de la sala de clases, empujando hacia arriba las gafas para que dejen de caerse prácticamente en mi cara.

"Bien, bien , bueno, mira quién llega tarde" Harry bromeó mientras me sentaba.

"Mi alarma no sonó, tuve que correr y todo."

"Ya veo", dijo mirando mis pantalones de chándal y sudadera holgada.

Mis ojos se dirigieron a sus labios, recordando nuestro casi beso de la noche anterior. Él debió haberlo notado porque él sacó su típica sonrisa.

"¿Cómo están tus padres?" Preguntó una vez que saqué todo mi material, lo cual no debería haber hecho ya que no los necesito en esta clase.

"Estan bien, ellos me echaban mucho de menos. Es un poco molesto porque se presentaron sin avisar."

"Por lo menos tienes padres que te echan de menos." Harry escupió, una emoción en su voz. Sus ojos se oscurecieron, apretando los puños debajo de la mesa.

"Lo siento, Harry no quería molestarte". Sus ojos cambiaron en un segundo, de vuelta a su color verde suave.

"Esta bien."Él dijo con la mandíbula apretada. Podría decir que todavía estaba molesto, así que decidí por permanecer silencio en vez de disculparse continuamente.

El profesor Baldwin entró, asignandoles el trabajo de mil asignación palabra antes de finalizar clase. Recogí mis cosas, me levanté de mi asiento, y salí junto a los otros estudiando.

Iba caminando por el pasilo hasta que note un fuerte agarre en mi antebrazo, haciéndome que diera la vuelta.

"Lo siento" Harry respiró, su cara estaba roja por haberme seguido.

"¿Por qué?"

"Por hablarte de esa manera, e-estuvo mal. Mis padres simplemente no les importa ¿ve? Es que, yo daría cualquier cosa por mis padres aparecieran de la nada y me sorprendieran ". Dijo, con ojos mostrando vulnerabilidad.

"Te perdono. " Yo dije en cuanto terminó de hablar.

"¿Tan fácil?" Él preguntó con una sonrisa.

"Bueno eres un poco mi único amigo." dije, mintiendo claramente porque después de lo de anoche se siente como algo más.

"Oh, así que somos amigos. Acabas de mandarme a la friend-zoned, ¿no?" Dijo con un gemido, haciendo pucheros para añadir efecto.

"Se te refieres a la zona en la que están todos mis amigos, entonces sí, lo que he hecho." Dije sabiendo que eso molestaría mucho.

"Dios, me estás volviendo loco" Harry dijo con una sonrisa de lado. Honestamente, él es el que me está volviendo loca por el momento.

"¿Literalmente?"

" Literalmente "

-

" Bienvenidos. ¿Puedo traerles algo de beber? " Nuestro camarero nos preguntó a cada uno de nosotros pedimos nuestras bebidas.

"¿Cómo están sus calificaciones?" Mamá preguntó tan pronto como nos quedamos solos.

"Es sólo la segunda semana. Mamá." Yo dije, molesto

"¿Así? Eso no es una excusa, jovencita." Gemí internamente ante constante supervisión sobre mis estudios, pero luego me retracte al recordar las palabras de Harry.

"Tiene todo de A. ¿Cómo está Frankie?" Dije, con ganas de cambiar de tema.

Frankie ha sido nuestro perro de la familia desde que tengo memoria. Él debe ser al menos trece o catorce años.

"Sigue coleando." Mi papá dijo, ganándose una mirada severa de su esposa.

"Esta bien, estoy segura de que te extraña mucho." Mamá dijo con una sonrisa forzada.

"Estoy bastante segura de que ni siquiera recuerda quién soy." dije con una risa. Nuestro camarero regresó con lo que ordenamos.

Mis padres estaban hablando de un vecino cuando note un chico con rizos oscuros en la parte trasera del restaurante. Es Harry, pero él tienen sus rizos hacia en vez de a un lado. Lleva un abrigo verde oscuro, y se ve furioso. Frente a él se encuentra un hombre a quien no puedo ver. Ellos parecen estar en una profunda conversación, rechazando a la camarera mientras ella trata de pedirles sus órdenes.

"Leah, ¿estás escuchando a tu padre?" La voz de mis madre causó mis ojos se desviaran de los dos hombres

"Lo siento, estoy escuchando mamá."

Para el resto de la cena mis ojos constantemente se desviaban a los misteriosos hombres que conversaban y me pregunté cuál era exactamente el secreto de Harry, y por qué parecía tan malditamente enojado.

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!