Hicimos nuestra rutina diaria, nos reunimos en el banco al igual que los pájaros comenzaron a cantar oh, cómo me gustaría poder describir su sonrisa en papel.

"¿Cuántas veces has leído ese maldito libro?" Preguntó sin su sonrisa vacilante.

"Perdí la cuenta a los quince años, la verdad es que estoy bastante segura de que las últimas veinte páginas están manchadas con mis lágrimas." Suspiré mientras miraba 'Bajo la misma estrella' que se encontraba en mi regazo.

"Debe ser un libro muy bueno, ni siquiera he visto tantas veces mi película favorita." Harry se burlo.

"¿Cuál es tu película favorita?" pregunté con las rodillas flexionadas hacia el pecho.

"El Padrino." Harry dijo con una sonrisa tonta, como si estuviera recordando lo maravillosa que es la película.

"¿Qué demonios es El Padrino?"

Y para la próxima hora Harry me explicó todas las razones por qué 'El Padrino' es la mejor película que se ha hecho nunca.

-

"Hola clase, enhorabuena por ser su primer viernes del año escolar." El profesor Baldwin aplaudió, sin ganar un reacción por parte de alguno de sus alumnos.

"Este chico realmente disfruta avergonzándose a sí mismo." Harry susurró desde su sitio. Le patee la pierna, nunca he disfrutado burlándome de la gente sobre todo porque me ha pasado a mí tantas veces.

"Bueno, la única cosa sobre los viernes en esta clase es que, en lugar de escribir un trabajo de mil palabras, tendréis que escribir uno de tres mil. Esta asignación puede ser sobre cualquier cosa que vuestras mentes puedan imaginar, pero asegúrense de que se una a un tema. Que tengan un buen fin de semana, clase finalizada."

Harry y yo guardamos nuestras cosas y nos miramos mutuamente.

"¿Tienes algún plan para este fin de semana?" Pregunto una vez su diario estaba en su mochila.

"No, probablemente acabe de leer o ver películas románticas." Dije encogiéndome de hombros.

"Eso es aburrido, Leah. Vive a lo grande un poco y ven a casa esta noche, habrá una fiesta." Harry dijo con ojos suplicantes.

Maldita sea. ¿Cómo puedo resistir?

"Bien, voy a ir a tu fiesta. Eso sí, no dejes que beba demasiado."le dije. Harry inmediatamente esbozó una sonrisa torcida

"No te garantizo nada"

-

Casey me vistió con uno de sus vestidos apretados, de nuevo. Éste era marrón y se veía bastante en mi, así que no me quejé, mucho.

Me tambalee hasta la casa, Casey me ofreció su brazo para apoyarme. La puerta ya estaba abierta, lo que permitía la entrada a cualquiera. Toda la casa estaba llena de cuerpos, todos ansiosos de beber por el fin de la primera semana de clases.

A medida que nos abrimos paso entre la multitud pude sentir unos ojos posándose en mí, pero opté por ignorarlos.

Finalmente, mis ojos se posaron en Zayn. Él y su grupo estaban todos de pie alrededor de una mesa de billar, cada uno con una cerveza en la mano. Casey me guió hacia ellos, chillando mientra saludó a cada uno.

"¡Tengo los tragos!" Oí un profundo acento detrás de mí, volteé para encontrarme a Harry sosteniendo una bandeja con pequeños vasos llenos de alcohol. Él los puso en la mesa de billar antes de mirarme. Sus ojos pasaron de arriba abajo mi cuerpo antes de hablar.

"Me alegro de que hayas venido." Harry me envolvió en un abrazo, que literalmente hizo que mi corazón se fundiera con cada milisegundo. Su olor era muy varonil. Él claramente se puso una especie de colonia e hizo que nunca quisiera dejar de oler la tela de su camisa.

"¡Vamos Styles!" Creo que Niall gritó, haciendo que Harry se apartara, una sonrisa plasmó en su rostro cuando se giró hacia sus amigos.

"Toma uno Leah." Casey me animo, me encogió de hombros antes de agarrar el vaso de líquido claro. Todos los demás tomaron uno y lo bebieron. Yo hice lo mismo, sólo para que la bebida quemara mi garganta como un hierro caliente.

"Voy a buscar otra ronda." Zayn dijo antes de partir hacia lo desconocido.

"Estás preciosa." Harry susurró en mi oído, arrastrando un poco las palabras.

"Y tú estás borracho." Dije con una sonrisa, se inclinó hacia atrás y se rió un poco.

"Y tú también lo estarás pronto, listilla." Dijo antes de deslizar su lengua por su labio inferior.

"¿Quién está listo para otra ronda?" Zayn trajo más tragos a la mesa.

Una vez más, todo el mundo, incluida yo, agarramos un vaso y rápidamente nos lo tragamos de nuevo, permitiendo que el alcohol bajará por la parte posterior de la garganta.

"¿Quién juega al billar? " Louis pregunto al grupo. Todos asintieron, Casey, por supuesto, saltó mientras aplaudía con entusiasmo.

"¿Formamos equipos? "Harry sugirió.

Niall y Louis rápidamente formaron los equipos. En el primero estábamos Casey, Niall, Liam y yo. En el segundo esteban Harry, Zayn y Louis.

"De acuerdo sólo déjanos deciros señoritas cómo disparar el balón, y estaremos bien." Liam dijo con una sonrisa. Me limité a asentir, me importa un bledo jugar al billar.

Finalmente, llegó el momento de comenzar a jugar. Realmente no preste mucha atención, a menos que Harry fuera a tirar, viéndolo inclinarse sobre la mesa, los ojos fijos en el objetivo. Sus músculos flexionados cada vez que golpeaba la bola blanca, por lo que mis mejillas se sonrojaban cada vez que me pillaba mirándole. Siendo honesta, era suficiente para ponerme en un estado de coma si miraba durante demasiado tiempo.

"¡Eh! ¿Por qué no dejan tirar a damas, cerdos! " Louis gritó a nuestro equipo. Liam solo se encogió de hombros antes de entregarme el palo de billar y darme un golpecito en el hombro. Vacilante me acerqué a la mesa, no muy segura de cómo diablos jugar al billar.

"¿Necesitas ayuda?" Harry preguntó desde el lado opuesto de la mesa, de forma rápida asistí haciéndolo sonreír antes de caminar y posicionarse detrás de mí. Puso sus manos en mis caderas, diciéndome cómo sostener el palo y la forma de golpear la bola blanca. Todo eso, mientras que sus labios rozaban peligrosamente mi oreja con cada instrucción lenta que él daba.

"Ahora apunta a la pelota a rayas, bueno, y traerlo de vuelta y empuja hacia adelante." Sus manos cayeron de alrededor de mi cuerpo, y me permitió realizar el tiro. Lo hice, y de alguna manera la pelota entró en el hoyo derecho. Le sonreí antes de ir a donde la bola blanca terminó tratando de golpearla de nuevo, pero esta vez falle.

"Deja de ayudar al enemigo, Styles." Louis dijo en un tono serio. Harry sólo sonrió antes de volver a su lado de la mesa.

No jugué por el resto del juego, ni me importó, porque los ojos de esmeralda de Harry en los míos hicieron que el juego pareciera completamente inexistente.

No me había dado cuenta de que Harry estaba caminando hacia mí hasta que se paró justo en frente de mí.

"Vamos a bailar."  

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!