Hace una semana.

Una semana sin él, sin sus terribles chistes, sin su preciosa sonrisa.

Sólo pensar en él hace que mi corazón se rompa en mil pedazos.

Casey se aseguró de llenar el congelador con helado de galletas, mi favorito. Cada vez que ella se iba con Liam, se disculpaba hasta que finalmente la empujaba fuera de la puerta principal.

No quiero a nadie que me compadezca, especialmente Casey.

Incluso sentada aquí, atiborrándome de helado, no me sentía mejor sabiendo que lo vería mañana. La única clase que tenemos juntos era ahora la más dolorosa.

¿Sabes lo difícil que es no mirar a alguien?

Muy muy duro si me lo preguntas.

Suspiro, levantándome y poniendo el bote de helado de vuelta en la nevera antes de ir a mi habitación. Netflix ya estaba abierto en mi portátil. Un suministro sin fin de series sin anuncios desagradables era todo lo que necesitaba en la vida.

Después de ver Gossip Girl, empece a sentirme muy cansada, cerré el portátil y lo deje a un lado, apague las luces, y me estire en la cama.

Durante un tiempo me dedique a mirar al techo, pensamientos inútiles cruzaron mi mente hasta que todo se volvió oscuro.

-

En cuanto me levante me golpeó de nuevo, un fresco dolor en mi pecho. Es como se hubiera sido disparada o alguien me hubiera golpeado en las costillas.

Después de unos minutos estirada en la cama recomponiéndome, me levante y empecé a vestirme con el atuendo ahora habitual, pantalones del chandal y suéteres.

Casey ya estaba lista esperando en la cocina con un caliente bol de avena, siendo igual de madrugona que siempre. No hablamos mientras comimos, ella sabia que yo no quería.

"¿Preparada para irte?" Casey preguntó una vez que salí del baño después de lavarme los dientes. Yo simplemente asentí, ambas caminamos hasta afuera y entramos al coche sin otra palabra.

"Sé que necesitas tu espacio, pero Liam y yo estamos muy preocupados." Le eche una ojeada para encontrarme con un ceño fruncido en su cara.

Yo reí, ¿ellos están preocupados por mi por ser una chica normal que se traga sus sentimientos?

"Estoy muy bien, he tenido unos días de descanso. Eso es todo." Digo, espero que le haya convencido.

"Bien, ya sabes que estoy aquí si tu necesitas hablar." Casey dice con sinceridad, dándome otra razón de porque ella es la mejor compañera de piso.

"Gracias." Digo antes de darme la vuelta para mirar fijamente por la ventada. Honestamente, prefiero ser yo misma en este momento. Especialmente como si fuera mi primera clase con él.

Casey aparco en nuestro sitio, que milagrosamente es el mismo que siempre. Bastante cerca del campus, y lo suficientemente grande para su pequeño coche.

"Creo que me voy a quedar aquí un rato más, divertirte en clase" Ella dice, dándome una sonrisa tranquilizadora. Tome una respiración profunda antes de salir del coche y hacer mi camino por el campus.

Estudiantes abarrotaban los pasillos, al parecer ya hacía demasiado frío para estar fuera. Finalmente hice mi camino a clase, sentándome en mi asiento habitual.

Aunque no era tan habitual sin él.

En lugar de quedarme merodeando saqué un libro y comencé a leer. Dios sabe cuánto tiempo tardara Baldwin en llegar.

Así cuando voltee a la siguiente página de la novela, él entró.

Por supuesto que podía atraer mi atención desde el otro lado del aula. Con su mata de rizos, sudadera oscura y pantalones vaqueros negros. Pensé que podría darse cuenta de mi presencia, tal vez incluso un vistazo, pero por supuesto no sucedió.

Pero, honestamente, ¿qué esperaba?

Hoy ese sentó al lado de Niall y ambos rieron por algo. Bueno, al menos uno de nosotros puede reír.

Suspirando, regrese a mi libro, no quería mirar durante más tiempo. Finalmente Baldwin llegó, sin aliento y de alguna manera ya sudoroso. Él hizo su rutina habitual, poniendo fin a la clase muy temprano.

Casi todo el mundo había dejado el aula, a excepción de la que yo realmente quería. Se sentó allí, de nuevo frente a mí mientras hablaba con su amigo.

Esa solía ser yo.

Basta, Leah.

Saqué mi teléfono, jugando un rato con él para pasar un poco de tiempo. Una vez aburrida, lo puse de nuevo en mi bolsa.

Fue entonces cuando nuestros ojos se encontraron, por primera vez en lo que pareció una eternidad. Los suyos eran añoranza, como si estuviera en algún tipo de dolor oculto. Se me hace duro verlo de esta manera. Los dos desviamos la mirada simultáneamente. Sólo duró unos segundos, pero eso fue todo lo que necesitaba, dejando esta sensación inusual en mí.

Me sentía reanimada, sólo mirándome hizo esto.

Parecía como si todas mis emociones vinieran de él.

-

El resto del día transcurrió relativamente rápido, sin protuberancias o contratiempos en el camino.

Casey nos llevó a casa, con la radio a todo volumen para ahogar el silencio.

La cama era mi destino inmediato una vez que llegamos al apartamento, una especie de refugio seguro. Un sueño rápido sonaba perfecto, por lo que fue justamente lo que decidí hacer.

Un golpe en la puerta me trajo a la conciencia. Ni siquiera puedo recordar conciliar el sueño.

Poco a poco salí de mi habitación, el sueño todavía tenía efecto en mi. Casey no parecía estar cerca, probablemente estaba con Liam en alguna parte.

Me acerque a un espejo en la pared, y rápidamente me fije en mi pelo muy desordenado. El que estaba en la puerta volvió a llamar, claramente impaciente.

Gemí antes de acercarme, y abrirla. Impactada sería un eufemismo cuando lo encontré esperando detrás.

"Tenemos que hablar."

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!