A primera vista

sólo eras simplemente otro,

pero ahora eres mucho más

por lo que no me dejes

porque una vez que lo hagas

me temo que no te voy a recuperar.

Suspiro antes de cerrar mi diario y ocultarlo de nuevo bajo mi colchón, sin querer que nadie encuentre mi horrible escrito.

"¡Me voy! ¿Estás lista para irte?" Casey llamó desde algún lugar en el apartamento.

"Sí, ya voy." Chille, echándome una última mirada en el espejo antes de salir a la sala. Casey esperó pacientemente en la puerta, asintiendo con la cabeza mientras salía antes de abrir la puerta y salir al coche.

"¿Cómo estuvo Harry anoche?", preguntó Casey, moviendo sus cejas para darle efecto.

"De echo, no fui a verlo me fui a la biblioteca."

"¿Biblioteca?" Ella preguntó, sonando poco convencida.

"Sí, quería conseguir algunos libros"

"¡Ya tienes, como, mil libros Leah! Definitivamente eres adicta."

"Gracias Dr. Phil." Dije sarcásticamente, como si yo ya no supiera que tenía una adicción a la lectura.

"Recalco, tu nariz siempre está metida en alguna novela", dice suavemente.

"Y tú siempre la tienes metida en tu teléfono cuando mandas mensajes a Liam." Digo triunfalmente, sabiendo que ya he ganado este argumento.

"Ahí me has pillado." Casey dijo con un suspiro, estacionando en una plaza de aparcamiento libre en el campus. Las dos salimos del coche,y nos dirigimos a nuestras primeras clases.

Hoy Harry llegó antes a clase, llevaba un gorro de lana azul, una sudadera negra y unos pantalones vaqueros azules. Él estaba encorvado detrás de su escritorio.

Parecía casi medio dormido cuando saqué mi silla hacia atrás, tratando de ser lo más silenciosa posible mientras me sentaba.

Cuando mi silla involuntariamente chirrió, Harry saltó de su asiento como si él hubiera sido electrocutado, probablemente habría sido gracioso bajo cualquier otra circunstancia.

"Buenos días." Le dije con una risa cuando él vagamente me miró fijamente.

"Buenos días Hudson". Dijo antes de deslizar descuidadamente la lengua por los labios.

"¿No pudiste dormir mucho? ", Le pregunté mientras él juntaba sus manos detrás de la silla y se estiró durante unos diez segundos.

"No, en absoluto."

"¿Por qué no dormiste?"

"Una apuesta de Niall para ver quién podía mantenerse despierto por más tiempo, ¿quién crees que gano?"

"Niall. "

" Tienes que estar bromeando."

"No estoy bromeando."

"Para tu información, yo he ganado. Tomó mucha dedicación y me gustaría dar las gracias a todas las diferentes bebidas energéticas que me mantuvieron despierto."

Mientras él hablaba yo no podía dejar de pensar en lo que de verdad pasó anoche.

¿A dónde fue después de perder de vista su coche?

"¡Despierta!" Harry dijo mientras se asomó a mi lado.

"Lo siento, ¿qué dijiste?" Dije, saliendo de mi aturdimiento.

"Dije que Baldwin llega tarde."

Ni siquiera lo había notado.

"El profesor no va a venir, ¡clase libre!" Alguien en la clase gritó en voz muy alta.

Por suerte, yo ya había aprendido que si un maestro se retrasa más de veinte minutos, entonces puedes hacer lo que quieras hasta la próxima clase.

Los otros estudiantes vitorearon antes de salir del aula, claramente Baldwin no se había presentado.

"Bueno, esto funcionó bastante bien." Harry exclamó una vez que casi todo el mundo se había limpiado.

"Ahora puedo retomar mi sueño, todavía está en pie lo del viernes ¿cierto?" preguntó Harry mientras se ponía de pie, arrojando su mochila sobre los hombros.

"¿El viernes?"

"Mierda, se suponía que te iba a invitar a salir. ¿Quieres salir conmigo el viernes?" preguntó Harry, haciéndome reír.

"Por supuesto." Respondí casi de inmediato.

Harry se inclinó hacia abajo, presionando un beso rápido en los labios antes de salir corriendo a toda prisa del aula, dejándome sonriendo cómo tonta.

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!