HARRY'S POV:

Hace una semana.

Una semana sin su risa, su sonrisa, sus suaves labios moldeados a los míos.

Dios, la echo de menos.

Ella era la única persona con la que podía hablar de cualquier cosa que estaba en mi mente, eso es lo que más hecho de menos.

Sólo el pensamiento de ella hace que quiera perforar un gigantesco agujero en la pared. Poner toda mi ira, frustración y sentimientos en un solo puñetazo.

Es como si ese profundo vacío está creciendo dentro de mí cada segundo de cada minuto que pasa. Cada vez que intento distraer mi mente, se vuelve en contra.

Esto es una ruina, yo nos arruine. ¿Por qué no puede simplemente decirle la verdad?

Debido a que la pondrías en peligro, mi subconsciente añade.

Tal vez soy egoísta para hacer precisamente eso. Para tenerla pondría todo en peligro, incluso nuestra seguridad.

Soy un idiota.

"¿Ya te han crecido un par?" Miro hacia arriba para encontrar a Louis con una mirada de suficiencia en su rostro, apoyado en la pared que separa la sala de estar del pasillo.

"Cuando yo nací, idiota."

"¿Sabes lo que quiero decir, con Leah." Él precisa.

Aquí va, perjudicando de nuevo.

"No lo sé, incluso si lo hago siendo honesto no estoy seguro si ella me recuperaría. Le he estado mintiendo sobre quien soy, y eso no esta bien." Digo, recostándome más en el sofá.

"Nunca lo sabrás si no lo intentas, Harold."

"No me llames así." Digo con los dientes apretados.

"Si tu me vas a llamar Lewis, yo tengo todo el derecho a llamarte Harold." Louis dice.

"Lo que sea, tráeme una cerveza."

Louis rueda los ojos antes de caminar en dirección a nuestra cocina. Después de dos minutos él vuelve con dos cervezas frías, ya abiertas. Le murmuro un gracias antes de beber un gran trago de lo que hay en la botella.

"Alguien está pensando en conseguir lo perdido." Louis pregunta, mirando como acabo el resto de la botella.

"Supongo que sí."

"Tienes clases mañana." Louis señala, como si yo no lo supiera.

"Beber para mantener lejos mis sentimientos suena más importante en este momento." Digo antes de levantarme, dirigirme a la cocina y conseguir otra botella, pero esta vez de whisky. Esto irá mucho más rápido que una cerveza.

Tiempo para beber y mantener lejos mi dolor y tristezas.

-

El sonido horrible de mi despertador me saca de un sueño profundo.
Golpeo el molesto dispositivo, haciéndolo callar.

Mi cabeza me está golpeando, y me siento como si fuera a vomitar. Anoche todo lo que recuerdo es terminar la mitad de la botella de whisky y jugar a la wii con Louis, entonces todo se desvanece en la oscuridad.

Llego rápidamente al cuarto de baño, consiguiendo Advil y lo trago con un poco de agua del grifo, que por cierto fue muy difícil de beber.

Después de orinar por una cantidad récord de tiempo, me dirijo a la planta baja y entro a la cocina.

"Buenos días." Liam está contra la barra vertiendo cereales en un tazón, con su siempre aparente sonrisa en su rostro.

"Cierra la boca." Me queje, cogiendo mi propio plato y poniendo al azar una marca blanca de cereales, junto con la leche y la cuchara.

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!