Los libros siempre han sido una parte muy importante de mi vida, las historias dentro de ellos permiten que me convierta en alguien más mientras leo las palabras escritas por un autor quien puede cambiar mi perspectiva sobre la vida.

Así que, mientras estoy sentada aquí empezando a meterme en un nuevo libro soy molestada cuando dos manos lo cierran. Por supuesto miro hacia arriba para encontrarme a Harry de pie con una sonrisa satisfecha y sin vergüenza alguna.

Finalmente hemos terminado de desempacar todas sus cosas. y yo por fin comparto apartamento, por lo que ahora es nuestro hogar. Harry y yo pensamos que después de estar juntos durante más de un año y medio deberíamos ahorrarle conducir hasta aquí todos los días sólo para dormir aquí y vivir juntos.

"¿Quieres escuchar una broma?" Harry me pregunta antes de sentarse a mi lado en el sofá.

"En realidad no, pero adelante." digo, mentalmente diciéndome a mí misma de no reírme del chiste absurdo que está a punto de decir.

"Knock Knock."

"¿Quién es?"

"Lechuga."

"¿Lechuga quién? "

"¡Lechuga y te darás cuenta!" Termina antes de estallar en un ataque de risa, y no puedo evitar unirme a él después de aquella terrible broma.

"Probablemente no deberías estar en una carrera que tiene que ver con la comedia." Yo digo una vez que nos hemos calmado.

"¡Pero si te reíste de mi chiste!" Harry dispara de nuevo, parece ofendido por mi comentario.

"Eso era para que te sintieses mejor acerca de tus chistes, sé que tienes un montón más."

El otro día, mientras que desembalaba una de las muchas cajas, encontré un diario de cuero y me sorprendí cuando encontré páginas y más páginas de chistes. Tengo que darle méritos, algunos de ellos no estaban tan mal, pero otros eran definitivamente muy malos.

Las mejillas de Harry se convierten en un tono claro de color rosa por la vergüenza, "Sólo me imaginó que cuando tengamos un hijo, voy a ser capaz de contarle bromas hasta que sea un adolescente y esté cansado de ellos."

Mi corazón se hincha cuando habla de nuestro futuro, "Te quiero, ¿lo sabes verdad?"

Sonríe antes de besarme dulcemente, "y a mis chistes de knock knock."

"Está bien, y todos tus tremendos chiste de knock knock."

"Bien, porque no creo que pueda estar con alguien a quien no le gusten."

En ese momento yo lo empujo en el hombro haciendo que él pongo sus manos en defensa. Harry se ríe antes de levantarse, estirar los brazos hacia el exterior antes de traerlos de vuelta a sus lados y girandose hacia mí.

"Vamos a salir, creo que hemos estado encerrados en el apartamento desembalando mierda por mucho tiempo." Él dice con decisión antes de entrar en nuestra habitación.

Lo sigo hasta el dormitorio, encontrándolo sin camiseta y removiendo el cajón de la ropa que ayer desempaquete.

"Será mejor que no desordenes la ropa que perfectamente plegué", digo mientras voy al armario para encontrar mi ropa.

Últimamente hemos tenido buen tiempo parece que estemos en primavera, el sol brilla a través de las persianas de nuestro dormitorio demostrándolo. Escojo un vestido de flores que me queda muy bien y unas botas negras. Una vez que me he cambiado, me doy la vuelta para encontrarme a Harry apoyado en la cómoda, con una camiseta blanca y pantalones vaqueros negros.

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!