Harry's POV:

Ella poseía cada uno de mis pensamientos, mientras yo estaba aquí sentado mirando algún estúpido dibujo animado en la sala de estar, ella vagaba en una esquina de mi cabeza. Estaba obsesionado con sus labios, básicamente todo sobre ella me atraía. Un codazo acabó con mis pensamientos .

"Estas super colado macho, no puedo creer que esto esté sucediendo." Louis dijo,riéndose de su propia broma.

"No estoy colado, Lewis"

"Deja de llamarme así, estúpido." Me reí, sabiendo que había tocado una fibra sensible."Te gusta mucho, ¿no? "

"Sí, eso creo."

Leah era todo lo que quería, todo lo que necesitaba para ser feliz en este mundo. Estar con ella es cómo estar en las nubes, y no me gustaría que fuera de ninguna otra manera.

"Entonces asegúrate que no quede atrapada en el medio de esta mierda con Nikolai. Él la usará cómo tu punto débil, y no quiero quiero que le pase nada tanto cómo tú."

"No le pasara nada, puedo protegerla." Dije con falsa confianza en mi mismo.

"Nadie puede ser protegido de Nikolai." Louis dijo fríamente, intentando hacerse entender.

"No quiero hablar de esto ahora." Dije, levantándome y agarrando mi abrigo, parecía que el invierno se estaba acercando.

"Sólo asegúrate que ella no se vea envuelta. Ya sabes cómo acabó Ed."

"¡No vuelvas a sacar ese tema, Louis! Ya sabes que pienso en eso cada maldito día y yo no te necesito, mi mejor amigo, para echarmelo en cara." Le grito, las manos apretadas en puños mientras mi ira toma el control.

"Ves a clase Harry, pero no me hagas decir: te lo dije." Louis dice como si estuviera hablando con un niño.

"Vete a la mierda." Escupo antes de salir por la puerta principal.

El cuero ya agrietado del volante de mi coche sufre mientras conduzco hasta el campus. Rápidamente pasó con ansiedad una de mis manos desde el volante hasta mi pelo para peinarlo. El coche que está delante de mí va muy lento, haciendo mostrar mi rabia en el volante mientras continuamente doy bocinazos. Finalmente hay una abertura para adelantarlo y llego a la escuela a tiempo.

Me apresuro para llegar a clase, Baldwin no está aquí todavía, Leah me llama la atención, haciendo que todo mi estado de ánimo se desplace. Esto es lo que me hace, me hace sentir invencible, incluso en mis momentos más débiles.

Su pelo castaño oscuro está recogido en un moño apretado, sin maquillaje que cubra su rostro mostrando su belleza natural. Ella lleva puesto un suéter gris oscuro acompañado con unos vaqueros pitillo de color azul claro, quedando perfectamente en ella.

"Llegas justo a tiempo. "Su voz resonó en mi mente, suave y dulce como la primera vez que nos vimos.

Del mismo modo que me senté a su lado, Baldwin llegó a tropezones, el sudor ya recorría su frente.

Mientras él hablaba tomé la mano de Leah con la mía, dibujando patrones en la parte posterior de su palma. Un indicio de una sonrisa se dibujó en sus labios y me di cuenta de que estaba feliz, le hacía feliz.

¿Cómo podría Louis decir que esto es un error?

"¿Estás bien? " La voz de Leah rompió el hilo de mis pensamientos, sus profundos ojos me miraban preocupados.

"Lo siento, ¿qué has dicho?" Dije mirando hacia arriba, aparentemente Baldwin debió terminado su charla, ya que casi toda la clase se había dispersado.

"Dije que tienes un poco de pasta de dientes en la cara." Ella dijo con una risa que sonaba más como una risita.

"¿Me lo podrías sacar?" Vi como ella lamió la yema del pulgar, llevándola a la esquina de mi boca y ligeramente frotando los restos de pasta de dientes.

No podía dejar de mirarla mientras tomaba su lengua entre sus dientes, centrándose en la tarea. "Ya está." Ella sonrió mientras se alejaba, pero mi mano atrapó la de ella y la acercó más hasta que nuestros labios chocaron enviando un apuro ajetreo a través de todo mi ser. Ella sonrió en el beso, inclinando su cabeza mientras nuestros labios se movían en sincronía.

Me distancie, con una sonrisa tonta en la cara."Vamos." agarré mis cosas, agarrando su mano y ayudándola a levantarse antes de bajar por las escaleras y salir de la sala de conferencias.

"¿A dónde vamos?" Leah dijo lo suficientemente fuerte para escucharla a medida que nos movíamos a través de una multitud de estudiantes.

Gire un poco la cabeza para asegurarme de que ella pudiera oírme."A algún lugar más privado."

Finalmente entramos a la librería, pasando por los estudiantes que leían novelas. Guíe a Leah hasta la sección que nadie le interesa, los libros de información. Con Internet, no hay uso para ellos por lo que nadie viene aquí.

"Me pregunto cómo encontraste este lugar." Ella dijo en broma. Sí, tal vez ya he traído algunas chicas, pero nunca se lo diría a Leah.

"Calla. " Dije con una sonrisa antes de besar sus labios con avidez, y dios, se sienten tan bien junto los míos. Cuando mi lengua entró en su boca, ella tiró de mi pelo sabiendo que eso me volvía loco. Mis manos encontraron su culo, apretándolo, lo que le hizo chillar en sorpresa. Simplemente me reí de ella antes de colocarlos en las caderas, disfrutando de la sensación de nuestros cuerpos al estar tan cerca.

No sé cuánto tiempo nos quedamos allí, besándonos. No nos alejamos totalmente hasta que sonó el teléfono de Leah.

"Esa fue una buena práctica." dije mientras Leah recogía sus cosas, y colocaba su bolso sobre sus hombros.

"Bueno tu eres un buen maestro." Ella me besó suavemente por última vez, alejándose de mi pecho para no hacer nada más. Vi como ella salió de la librería, y me dejó absolutamente aturdido.

-

Concentración. Era el principal componente de este deporte. Por supuesto la fuerza importaba, pero cuando estás en un ring todo se reduce a que competidor tiene más concentración, y el primero que la pierda, pierde.

"¡Otra!" Mi entrenador gritó, asentí antes de hacer el número exacto de golpes en las almohadillas en sus manos. Él asintió con la cabeza mientras cogí mi agua, tomando un trago grande y limpiándome el sudor de mi frente.

"Eres el mejor luchador de aquí Styles, si sigues trabajando así podrás ser profesional algún día." Frank, mi entrenador, dijo lleno de confianza. Le di una sonrisa, en realidad no quería pensar en la decisión.

"No estoy tan seguro de si voy a ir a por ello, si lo hago toda mi vida va a cambiar."

"Ese es el punto Hary, es una oportunidad única, se supone que todo cambiara. Conseguirás más dinero con el que nunca podrías soñar."

"No todo para mi es el dinero Frank, al menos ya no."

"Solías quererlo Harry, siempre soñabas con todas las chicas que conseguirías." Frank dijo con una sonrisa.

"De hecho, he encontrado a alguien especial, y eso es todo lo me importa en este momento."

"¿Y qué pasará si las cosas no salen bien? Mira, sólo estoy diciendo que necesitas pensar en tu futuro. No te quedaras con esta edad para siempre, este es el mejor momento de tu carrera."

Yo sabía que él estaba en lo cierto, al infierno, Frank siempre parecía tener la razón, pero las cosas parecían demasiado perfectas en este momento.

"Tienes una visita." Frank dijo, los ojos miraban justo por encima de mi hombro.

Voltee mi cabeza para encontrarme con Nikolai, y no se veía muy contento.

"Harry, tenemos algunos asuntos que discutir."

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!