La euforia es una de las mayores sensaciones en el universo, y últimamente había estado viniendo en pequeñas dosis. Tanto si pasaba tiempo con Harry, o tratando de pensar en nombres de bebés con Casey y Liam. Básicamente todo lo que hice fue pasar tiempo con la gente que amo. En cuanto ahora, estoy experimentando una de las mejores euforias que hay.

"Probablemente no deberíamos de haber hecho eso por tus costillas," Rio."Pero nosotros seguimos haciéndolo, cuando realmente no deberíamos." Digo, respirando con dificultad en el momento en que he acabado.

Harry se da la vuelta, su respiración sigue entrecortada, "Han pasado dos días y me siento casi de vuelta a la normalidad. Además, estoy bastante seguro de que el sexo puede curar cualquier cosa."

Pongo los ojos, "eso debe ser lo que todos los hombres piensan."

"Especialmente este chico, así que mejor acostúmbrate a él." Harry ríe, plantando un beso en la mejilla mientras lo hacía.

"Eres un tesoro, ¿cómo tuve tanta suerte?" Digo sarcásticamente.

Hary imita mi rodadura de los ojos antes de correr la mano por mi lado desnudo, sus dedos recorren la piel muy suavemente. Él sabe exactamente lo que está haciendo cuando sus labios encuentran mi cuello, plantándolos en todos los lugares correctos. Cuando me doy cuenta de la hora, me alejo cuando no quiero.

"Debo vestirme e ir a clases." Digo. Aunque prefiero estar todo el día en la cama con Harry mientras hablamos de cualquier tema que nos venga a la mente, o terminar lo que acabamos de empezar. Eso básicamente resume mi día perfecto, pero por desgracia, no siempre puede ser así.

"Te digo que te saltes las clases y te quedes aquí conmigo durante todo el día", dice en un intento de convencerme.

"Yo ya he faltado a la mitad de las clases de escritura de ficción, y realmente no tengo ganas de preparar un trabajo." Me quejo, temiendo a tener que escuchar conferencias inútiles todo el día.

"Está bien, pero no te enfades si llegas a casa y me he comido toda la comida."

"No te enfades si luego te hago reponer la nevera." Yo respondo mientras me levanto de la cama, a toda prisa corro hacia mi armario y me enfundo en un par de pantalones vaqueros y una sudadera gris.

"Asegúrete de no coquetear con cualquier chico universitario." Harry dice en un tono serio.

"¿Quién eres, mi padre?" Rio ligeramente, poniendo mi pelo en un moño.

"No, pero si quieres estar soltera-," dice riendo, "bromeaba. Diviértete en clase con tus entretenidos profesores, nena." Él me da una sonrisa cuando salgo de la habitación para ponerme los zapatos.

Después de darle a Harry un beso de despedida, que seguramente durará mucho tiempo, hago mi camino fuera y me meto en el coche de Casey. Yo le estoy agradecida a Liam mientras conduzco al campus, porque ahora él puede llevarla cuando sea necesario. Sin el coche de Harry realmente no hay otra opción para el transporte, y yo prefiero no preguntarle Casey si me lleva en coche con todo lo que ella y Liam han pasando.

Recojo mis cosas una vez estaciono en el campus, preparándome para la caminata que tendré que soportar debido a lo tarde que llego.

Por desgracia, ya he perdido toda la clase de escritura de ficción, así que hago mi camino a la clase de historia. Sonrío cuando veo Casey caminando por el patio, ella me ve a mi también y camina en mi dirección, y me da un gran abrazo.

"¿Cómo has estado?" Le pregunto una vez que nos alejamos, encontrando su aspecto saludable y contenido.

"Sólo han pasado unos días Leah, actúas como si no me hubieras visto en años." Ella se ríe. "He estado bien. Liam finalmente se está ajustando a la idea de tener un bebé."

"¿Qué ha necesitado para darse cuenta de eso?"

"Le mostré un montón de vídeos de bebés riendo y creo se enamoro de golpe. Ahora quiere salir y comprar todo lo necesario antes de que siquiera sabemos el sexo." Ella sonríe feliz, y puedo ver que ser madre es algo que ella realmente le encantará.

"Vais a ser unos padres increíbles, ya puedo verlo." Digo con confianza.

"Realmente espero que lo seamos." Sus ojos se abren, "Oh, y aun no hemos encontrado ningún pido, así que espero que no te importe si todas mis cosas se quedan en el apartamento por ahora."

"Pueden permanecer allí durante todo el tiempo que sea necesario, no hay prisa." Le aseguro, no queriendo añadir ma presión que ya tiene por su embarazo.

"¿Cómo ha estado Harry desde el accidente?"

"Odioso porque apenas puede hacer nada, por supuesto. Aparte de eso, se está curando muy bien, o por lo menos es lo que el médico dice."

"¿No lo crees? "

"Es un poco difícil cuando se el corazón de Harry se detuvo literalmente. Quiero decir, ¿cómo se puede recuperar alguien después de algo así? "

"Harry es un chico fuerte, tal vez será una especie de milagro porque él está bien. Debes de estar agradecida de que él no tiene que renunciar a sus sueños, debido a lo que paso." dice ella, y por supuesto que tiene razón.

"Lo sé, sólo me hubiera gustado que dejara de hacerse daño así. No creo que mi corazón lo pueda aguantar mucho más."

"A veces, la vida pasa y es inevitable, sólo tenemos que lidiar con eso a veces. Tu tienes que lidiar con el hecho de que Harry podría salir gravemente herido en cualquier momento, es sólo una parte de la vida."

Me río, "Juro que el embarazo te ha hecho una de las personas más sabias que conozco."

"Supongo que sacó ese lado de mí." Se detiene para comprobar su teléfono, "probablemente deberíamos irnos a nuestras clases, preferiría no entrar en una habitación llena de la gente en silencio escuchando una conferencia." Casey dice, abrazándome mientras decimos adiós.

Recorro mi mismo caminando a clase. Sinceramente, no tengo ganas de llegar allí cuando lo hago, mi profesor por suerte no está enseñando, y me encuentro con un asiento en las primeras filas.

Me encuentro sentada, escucho, escribo, y básicamente mi mente está aburrida durante el próximo par de horas. Cuando mi última clase ha terminado siento una oleada de alivio.

El viento se ha levantado una vez estoy caminando al otro lado del patio, los estudiantes se abrazan a sí mismos para mantener el calor durante la caminata. Me río cuando veo a alguien literalmente llevando una bata mientras se sientan en un banco.

Paro en seco cuando un chico bajito con el pelo negro chilla mi nombre, y corre con algo en la mano.

"¿Leah Hudson?" Cuando yo asiento él me da un sobre, "que tengas un buen día," dice con una sonrisa antes de alejarse y perderse en la multitud de estudiantes. Estoy un poco confundida cuando abro con cuidado el sobre, por temor a lo pueda encontrarme.

Dentro hay imágenes, en su mayoría fotos de mis padres. En algunas están sentados cómodamente en mi antigua casa, en otras están en un restaurante con amigos o en el trabajo. Nikolai claramente ha enviado a personas para que los vigilen, y al instante me siento enferma.

Todo parece ir fuera de foco cuando le doy la vuelta a la imagen final sólo para encontrar una nota:

Si Harry no hace lo que se le dice, ya sabes lo que puede pasar.

Leo la nota una y otra vez hasta que las palabras se graban en mi mente. Este mensaje no es una amenaza, es una promesa que puede ser fácilmente mantenida si tomo la decisión errónea.

Automáticamente sé lo que tengo que hacer, que va a terminar con la mayor angustia que tengo, y tal vez nunca jamás la experimentaré.

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!