Las cosas han ido muy bien últimamente. Especialmente desde que Harry y yo decidimos volver a estar juntos bajo el radar. Sinceramente, era más que una cosa de protección, no queremos que Nikolai se entere. Por supuesto tuvimos que decírselo a Casey, Liam, Louis, Niall y Zayn. Todos ellos realmente no parecían muy sorprendidos, como si lo hubieran visto venir.

"Estamos juntos de nuevo." Harry anunció, esperando ansiosamente una reacción de nuestros amigos. Su mano estaba apretando la mía con fuerza mientras estábamos sentados en el sofá.

Liam sonrió ampliamente, levantándose y dando palmaditas en la espalda de Harry, "Sabía que podías hacerlo." Dice como si fuera un padre orgulloso.

Casey está al lado, recostada en el asiento de amor, sonriendo. "¿Significa esto que voy a tener alguien con quien hablar por la mañana?" Ella me mira, recordándome lo mucho que he estado evitándola últimamente.

"Voy a hablar contigo durante el tiempo que tu corazón desee." Digo, provocando una sonrisa en su rostro.

Harry se levanta con rapidez, tirando de mí, "Bueno, ahora que está arreglado, tenemos lugares donde ir." Fruncí mis cejas en confusión.

"¿Lugares donde ir?" Yo pregunté. Harry gimió en voz alta, un poco molesto.

"Sí, te voy a invitar a salir." Él dice obvio.

"Sois tan lindo." Casey dijo desde el sofá, que nos hace recordar su presencia y la de Liam.

Harry y yo la hacemos callar al mismo tiempo, y antes de que pueda protestar, estoy siendo empujada por la puerta sin poder despedirme.

"Lo bueno es que salimos de allí." Harry dijo una vez que la puerta se cerró detrás de nosotros y comenzó a caminar por las escaleras. "¿Por qué?"

"Ellos han tratado de ir a una cita doble con nosotros, y eso no está sucediendo." Harry dice cuando redondeamos el Range Rover negro.

"¿Así que esto es una cita?" Pregunto una vez que estamos dentro del coche.

"Haces demasiadas preguntas mujer, tal vez yo debería haber dejado tu culo allí también." Él dice de broma, llegando a través de la consola y suavemente apretando mi muslo, y envío de una sensación por todo mi cuerpo.

"Voy a dejar de hablar entonces."

"Gracias a Dios". El viaje en coche se mantiene relativamente en silencio después de eso, el sonido melódico llena el vacío. No había estado conduciendo por mucho tiempo cuando me entró curiosidad, "¿A dónde vamos?"

Harry voltea hacia mí, "Pensé que ibas a dejar de hablar." Él dice antes de mirar la carretera de nuevo. "Hemos estado conduciendo por una buena media hora, por supuesto que voy a preguntar."

"Ya casi estamos." Él dice antes de volver a tararear. Miro por la ventana, observando todo lo que pasa en falta de definición antes de cerrar los ojos. Una mezcla de puntos de colores se muestran detrás de mis párpados.

Una vez que siento que el coche se para me siento hacia arriba, y abro los ojos para mirar mi entorno. Estamos estacionamos frente a una heladería.

"Tienes que estar bromeando. ¿Hemos conducido todo ese camino solo para comer un helado?" Le pregunto a Harry quien ya tiene una sonrisa infantil en el rostro.

"Este lugar tiene el mejor helado."

"¿Sabes la cantidad de helado que he comido en el último mes?" Me estremezco sólo de pensar en todas las cajas de cartón vacías.

"Yo te voy a comprar un helado y te lo vas a comer, fin de la discusión." Él dice antes de salir del coche y caminar rápidamente hasta el negocio. Me quedo en el coche durante unos segundos antes de ceder y alcanzarlo. En el momento que entro, Harry ya está mirando detrás de una cristal probablemente veinte sabores de helado.

Literalmente parece un niño pequeño, y es absolutamente adorable.

"¡Hay demasiados sabores!" Harry exclama emocionado, sus ojos esmeralda brillan. "¿Cuál vas a escoger?" Él voltea hacia mi, como si mi decisión fuera a marcar la diferencia.

Miro a través del cristal, leyendo cada descripción. Todos ellos tienen nombres ridículas, claramente queriendo atraer a público joven. El chico esperando detrás del mostrador da golpecitos con el pie, impaciente. "Eligiere lo que tu escojas." Digo una vez que ninguno de ellos tiene mi atención.

Harry suspira ruidosamente, "No eres de gran ayuda." Él dice antes de rápidamente escanear a través del cristal una vez más. "Ambos escogemos el helado de mantequilla de cacahuetes caramelizado, ¿te parece bien?" Él pregunta y yo asiento. El trabajador saca el helado y lo deposita en pequeñas tarrinas antes de entregarlas. "Vamos a sentarnos." Harry sugiere, caminando hacia una mesa y sentándose enfrente mío.

Mantenemos una corta conversación mientras comemos, la mayoría del tiempo es Harry hablando de lo bueno que está el helado, y honestamente está delicioso, pero sigo sin entender porque conducimos todo el camino hasta aquí para esto.

"¿Lista?" Harry pregunta una vez que los dos hemos acabado. Él agarra mi mano, llevándome hasta el coche y abriéndome la puerta del copiloto, cerrándola una vez que estoy dentro. Observe como Harry rodea el coche, entrando al asiento del conductor antes de salir del aparcamiento. "Tenemos que hacer una parada más."

"¿También vamos parar en una tienda de dulces?" Digo en broma.

"No, pero deberíamos hacerlo. Hoy tengo un fuerte antojo por lo dulce." Dice con una sonrisa. "Aquí estamos." Él aparca de nuevo, sólo a unas millas de donde acabamos de estar. Una vez que salimos del coche Harry agarra mi mano de nuevo, llevándome hasta una joyería.

"Harry no tienes porque-" Él rápidamente coloca su dedo sobre mis labios, haciéndome callar.

"Quiero comprarte algo, por favor sólo déjame ser un novio excepcional." Él dice, haciéndome reír.

"Enserio Harry, no necesito nada como esto." Insisto, no quiero que se gaste más dinero en mi.

"Para de ser tan cabezota." Harry rodea mi cintura con su brazo, formándome a caminar hasta el mostrador de la cara joyería.

"Hola, ¿en qué les puedo ayudar?" Una dependienta pregunta, lleve puesto un vestido y fuerza una sonrisa.

"Quiero conseguirle algo para mi novia, ella está siendo muy terca, así que voy a tener que recogerlo yo mismo." Él ríe entre dientes.

"Bien, estoy segura que aun no estás preparado para un anillo, pero tenemos una extensa variedad de brazaletes, colgantes y pendientes a buen precio." La mujer dice, utilizando sus manos para señalar los diferentes accesorios. Muchos de ellos estas hechos con diamantes, algo que definitivamente no necesito.

Una cadena de plata con un corazón capta mi atención, me recuerda a un collar tenía cuando era pequeña. Lo perdí en tercer grado y estaba absolutamente devastada, sólo para olvidarme de él, mi padre me compró un nuevo brazalete en su lugar. Claramente mis ojos permanecen por mucho tiempo. "Nos quedamos con eso." Harry dice, señalando al mismo mismo collar que estoy mirando.

La mujer sonríe, "Vamos a conseguir esa sortija para usted de inmediato señor"

"¿Aceptáis tarjetas de crédito? " Le pregunta, y ella asiente con la cabeza rápidamente. Harry le tiende su tarjeta de débito, y ella se la coge.

"No sé cómo puedo agradecértelo."

"No tienes que darme las gracias, solo recuerda lo que siento por ti cada vez lo lleves puesto." Harry se refiere al collar, palabras que calientan mi corazón. Me pongo de puntillas, con las manos apretadas contra su pecho antes de besarlo rápidamente. Harry sonríe contra mis labios, algo a lo que nunca me acostumbre.

"Siento interrumpir, aquí está tu tarjeta de nuevo." Ella le entrega la pieza rectangular de plástico, "¿te gustaría que lo envuelva?"

"No, gracias, a ella le gustaría ponérselo ahora", dice Harry. La dependienta asiente secamente antes de alejarse para ayudar a un cliente diferente. "Date la vuelta." Harry dice al sacar el collar de su caja.

Mantengo un profundo suspiro cuando el collar entra en contacto con mi piel, el frío por nunca haber sido usado. Harry se pelea con el cierre durante unos segundos antes de finalmente conseguir cerrarlo.

Observo por unos minutos el colgante, dándome cuenta de cuán profundos son mis sentimientos por Harry.

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!