La sonrisa de Harry aparece frente a mí, con los labios tirando hacia arriba de la manera más siniestra. Lleva todo negro, mezclándose con el entorno."Yo nunca podría amarte." Él dice con una sonrisa, una que envía escalofríos por mi espina dorsal.

"¿De qué estás hablando?" Pregunto con voz temblorosa. Todo mi cuerpo se siente entumecido, como si estuviera paralizada por alguna fuerza invisible.

Fue entonces cuando me di cuenta, una pistola colocada en su mano derecha mientras continúa sonriéndome. Esto se siente todo tan mal, que no debería ser así. La risa continúa llenando mi cabeza, como si viniese de todas partes. Caigo de rodillas, el sonido se vuelva demasiado molesto.

Yo chillo de dolor cuando algo me golpea en la cabeza, sólo para darme cuenta que era el mango de la pistola de Harry. Él se ríe mientras yazco en el suelo, la sangre muy probablemente procedente de cabeza donde he sido golpeada. Comienzo a sollozar cuando me da una patada en la cara, un fuerte chasquido suena a través de mis oídos.

A medida que comienza a inclinarse me doy cuenta de que sus ojos son más oscuros de lo normal, cerca del negro. Este no es Harry, no puede ser él. Este no es el hombre que me besa sin razón, o se ríe cada vez que me sonrojo sin querer. No lo es.

Él deja escapar un sonido decepcionado, "debería haberte obligado a follar conmigo cuando tuve la oportunidad."

"Por favor, no hagas esto." Le ruego, con las lágrimas empapando mis mejillas.

"Adiós." Harry levanta el arma y me apunta antes de apretar el gatillo.

-

Me despierto con mi pelo pegado a la frente, húmeda de sudor. Fue sólo un sueño, más bien una pesadilla. Pero solo fue un sueño.

Mi alarma está sonando fuerte en la mesita de noche, la apago y salgo de la cama. Este día no podría haber empezado peor.

Pienso en tomar una ducha, pero decido no hacerlo. No hay mucho tiempo para prepararse aparentemente me quedé dormida durante unos minutos cuando mi alarma sonó. Casey está en la cocina, comiendo avena mientras lee a través de su teléfono, "Te has levantado tarde de lo habitual." Ella comenta, mirando hacia arriba momentáneamente.

"Lo sé, gracias por darte cuenta." Digo con sarcasmo, esperando a que ella reaccione.

"Esta onda que recibo de ti en este momento no es positiva, ahora come tu avena." Ella ordena, y suena una vez más, al igual que mi madre.

"Siempre eres un buen padre para mí." Digo al recoger el cuenco que ella ha preparado para mi.

"Es lo mínimo que puedo hacer." Ella sonríe antes de salir de la cocina y dirigirse a su habitación, para vestirse ya que ella sigue en pijama.

Termino el tazón de avena, enjuago el bol antes de regresar a mi habitación. Me enfundo en un par de pantalones tejanos y una sudadera de color púrpura. Hoy no estoy de humor para emperifollarme, simplemente no estoy de humor.

Después de que todo lo demás este listo, Casey y finalmente dejamos el apartamento. Llegamos al campus unos cinco minutos después de que la clase empiece. Camino rápidamente a la sala de conferencias, no quería llegar una vez que Baldwin ya ha empezado la clase.

Camouflage [h.s] (Español)¡Lee esta historia GRATIS!