Capitulo 17

3.1K 258 2

Freddy, estaba en el cuarto de su hermana pequeña hablando con ella, y yo esperaba abajo sentada en el living, debo admitir que estaba un poco incomoda, a dos metros mios, tomando un café en la puerta de la cocina estaba Mandy, y sentía su mirada constantemente sobre mi, como si estuviera juzgandome. Me debatía entre si hablarle o no, en todo caso no sabría que decirle. Entre que me debatía mentalmente, ella habló.
-Mirá _____ yo… no quería ser desortés 
-Está bien, te entiendo
-Entiendo que con Freddy tengas las mejores intenciones, pero…él vive una realidad diferente a la tuya y…
-Una realidad diferente?, acaso estas de acuerdo en la idea de que se encierre en si mismo por la muerte de sus padres?
-No estoy diciendo eso
-Entonces, qué?
-No estoy de acuerdo con eso, pero contigo no es la mejor manera de salir adelante
-Y como es la mejor manera? Porque hasta donde yo sé, nunca nadie había hablado con él, nunca le pusieron los puntos sobre la mesa, siempre lo miraron con lastima, es un chico cerrado y nadie hace nada para cambiar eso
-Freddy no siempre fue asi
-Y por eso intento que vuelva a ser como me contaron que era antes
-Está muy bueno que seas así, sos muy amable, pero deberías olvidarte de él, ustedes son muy distintos, ni siquiera amigos podrían ser. 
-Por qué me dices esto?
-Porque… porque si, creo que deberías dejarte el pelo de ese color y no teñirlo, natural es mejor –la miré confusa, pero luego entendí porque había reaccionado así- Freddy! –exclamó
-De que hablaban?-Pregunto
-Yo le decía a _____ que no debe teñirse el pelo y…ya debo rime, pasó por Sophie temprano
-No, hoy va al partido de esta noche
-Ok Freddy, que duerma temprano, nada de televisión después de las nueve
-Y nada de golosinas antes de dormir, ya lo sé –se despidió de Mandy y ella se fue-
-Tu hermana, te perdono?-Pregunte
-Estaba algo mal por haberle gritado, pero me perdono cuando le dije que la llevaba al partido
-Genial –sonreí- bueno supongo que me voy –un gran silencio de apoderó de la sala, y ninguno hacia nada por romperlo- es raro… no se que decir porque no me estas echando o tratando pésimo –reí- ya que estas de buen humor, antes de irme podemos jugar a las diez preguntas, 
-No lo creo
-Anda, yo quiero preguntarte algunas cosas, o aunque sea una sola pregunta porfa
-Preguntame
-La tienda de dulces… ¿trabajas ahí?
-Si, listo ahora te vas?
-No, preguntame tu a mi, -el se negó- debe haber algo que quieras saber
-De que color son tus medias?, listo ya pregunté
-Eso no vale
-Dijiste que tenía que preguntar, no especificaste sobre que, 
-Tramposo –reí y me acerqué a él-
-Que hacés? –preguntó exaltado-
-Generalmente cuando una persona saluda o se despide de otra le da un beso en la mejilla, sabías eso? –me puse en puntitas de pie, pero él retrocedió un paso- bueno era de suponerse que el amargado no se había ido –rodé los ojos y me encamine hacia la puerta, pero Freddy me detuvo tomando mi brazo- epa, que hacemos?
-Si hay una pregunta
-Oh, el juego termino, pero anotala quizás algún día puedas preguntarme
-Por qué me hablaste así hoy?
-Asi como?
-Cortante
Yo: no recuerdo haberte hablado asi
-Cuando te llamé
-Ah… cuando llamaste, si ahora me acuerdo,
-Bueno, por qué entonces?
-Básicamente, asi me hablas tu, siempre
-Era por venganza? Tanto te afecta que te hable asi?
-Venganza? Claro que no, a mi no me afecta que me hables asi. Parece que el afectado aqui es otro –parecía que la tortilla se había dado vuelta y el mando lo tenía yo, no iba a desaprovechar la oportunidad-
-Yo te gusto –soltó de golpe, haciendome sorprender, no esperaba que dijera eso-
-Que tu qué? –reí- no será que yo te gusto a ti, y siempre te hablo bien pero como hoy te hable cortante, te deje … como decirlo? Eh…
-Loco?
-Fueron tus palabras, no mías
-No digas estupideces
-Lo dijiste tu
-No intentes jugar conmigo 
-Lo unico que intento es irme a mi casa, pero como no me sueltas el brazo no puedo –soltó mi brazo junto con un largo suspiro- al fin –exclamé- creo que hasta marcas me dejaste, debería denunciarte, pero no lo voy a hacer porque soy muy buena
-No exageres 
-Chau Leyva –abrí la puerta con intención de irme pero me habló deteniendome e vuelta-
-No me digas asi, me llamó Freddy
-Si te molesta que te llame asi, más lo voy a hacer Leyva 
-Por qué te empeñas en fastidiarme?
-No sé, es divertido –dije adelantandome unos pasos a la puerta que permanecía abierta- 
-Espera…
-Si no queres que me vaya, solo tienés que decirlo –sonreí divertida y el frunció el ceño-
-Invite a mi hermana al partido, pero no puedo llevarla porque como sabrás tengo que jugar –dejo de hablar y me miró fijo, tal vez pensó que yo diría que la llevaba, es decir no me iba a negar, pero quería que me lo pidiera-
-Pues no hagas invitaciones si no puedés cumplir Leyva
-Si puedo cumplir, es decir, si alguien la lleva por mi
-Me necesitas –dije con una sonrisa de suficiencia acercandome hacia él-
-Yo no dije eso- exclamó rapidamente-
-Técnicamente si, me estás pidiendo que la lleve, 
-Eso no significa que te necesite
-Bien, entonces, está noche no puedo, tengo un compromiso, quizás puedas conseguir a otra persona para que vaya con Sophie al partido
-No seas infantil –sacudió su cabello fastidiado, y resopló- 
-No sé quien es el infantil aqui, -di dos pasos mas hacia delante acortando aún mas la distancia entre nosotros- solo admite que me necesitas
-Yo… - juro que por un segundo iba a decir que me necesitaba, pero instantáneamente cambio de parecer- podes llevarla o no? 
-Tal vez si, tal vez no. ¿cualés son las palabras mágicas? –susurré a centímetros de su boca y reí en mi interior, se notaba su nerviosismo, y lo mejor, yo generaba eso- 
-Por…por favor –titubeó y entreabrió sus labios ¿esperando que lo bese?, entonces sonreí victoriosa y me alejé de golpe-
-Okay, si lo pides tan amablemente, si puedo, llevala a mi casa a eso de las siete y media y de ahí yo voy con ella al colegio, llevale algo de abrigo luego en la cancha hace frío y no quiero que se enferme porque luego me hechas la culpa a mi… -iba a continuar hablando de no ser porque Freddy lo impidió, y si están pensando que fue con un beso, pues si, asi fue. Sus labios se entrelazaron con los mios, parecían encajar perfectamente, y eso provocaba millones de cosquillas en mi estómago, podía permanecer horas besando esos labios, pero no, no ahora que yo tenía el mando- lindo, pero he tenido mejores –eso no era verdad, pero lo que si era verdad era que le había dado en un punto bajo, había derribado totalmente su ego, de eso estaba segura-
-Solo hice lo que te morías por hacer, pero no te animabas –contestó, tratando de fingir que lo que yo le había dicho no le había afectado, e intentando que la situación volviera a sus manos-
-Cuando tomes iniciativas, trata de que la otra persona quiera que lo hagas
-Como dije, morías por besarme
-Y como estas tan seguro? –volví a acortar nuestra distancia tanto que nuestras respiraciones se mezclaban-
-Lo demuestrás, todo el tiempo –estiró su cabeza hacia delante pero yo me corrí a un costado-
-Sophie! –exclamé al ver a la pequeña, en los pies de la escalera mirandonos-
-Son novios! –gritó mientras daba saltitos - 
-No Sophie! –dijo para calmarla- _____ tenía una basurita en un ojo, eso es todo
-Eres pésimo con las excusas –murmuré- pequeña, no somos novios
-Pero los novios hacen eso –tapo su boca y largo una risita nerviosa- 
-Soph, anda a buscar tu abrigo, que nos vamos a la tienda. La campera que esta ahí sobre el sofá trae
-Pero Freddy…
-El abrigo Sophie
-Voy a poder comer crema?
-Toda la que quieras –reí al ver como Freddy quería evadir el tema-
-Ahora si me voy, a las siete y media en mi casa Leyva, ok?. chau…me estoy yendo…voy a atravesar la puerta…me voy…
-Qiueres ir con nosotros _____? –sentí su tono de fastidiado pero aún asi sonreí-
-Si tanto insistes, si! –puso los ojos en blanco y ayudo a su hermana a ponerse el abrigo-
-Vamos ____-! –Sophie tomó mi mano y me llevó corriendo a la vereda-

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!