Capitulo 18

3.7K 258 7

-Vamos a la tienda! Vamos a la tienda- exclamaba la pequeña mientras daba saltitos-
- También vinimos ayer Soph –dijo Freddy –
-Si, pero hoy está Carmen –gritó contenta. Quien fuese “Carmen” le agradaba mucho a Sophie
-Lo sé. Aún asi no es necesario dejarme sin oído – aunque no se notara mucho debido a su actitud, se podía ver que a Freddy también le gustaba la idea de encontrarse con esa persona, y fue entonces cuando me pregunté, “Carmen” ¿quien era?, una tía, una prima, una amiga, una vieja de 90 años, o quizás una mujer que trabaja en la tienda de dulces, o lo que más importaba: una chica que podría no se, tal vez gustarle a Freddy o peor aún ser su novia. ¿por qué me preguntaba eso? Allá él si tenía novia o no, aunque no creo que la tuviera, porque de ser así no me hubiese besado, o quizás era un mujeriego como mi hermano y por eso eran amigos, o son porque ahora volvieron a serlo. Volviendo al tema anterior ¿tenía o no novia Freddy?. Debía dejar de pensar y me preguntarme eso; para aclarar no me lo preguntaba por celos, por supuesto que no.
Ibamos caminando, Sophie adelante como si fuera apurada, de hecho iba a apresurada, se notaba que quería llegar rapido. Freddy iba un poco más atrás que ella con las manos en los bolsillos de la campera que llevaba puesta y más atrás venía yo, hasta que la pequeña niña tomó mi mano y la mano de Freddy, caminando asi los tres juntos, no pude evitar sonreir, realmente era una niña tierna.
Al llegar a la tienda, Sophie cubrio su boca con una mano y rió nerviosa, Freddy frunció el ceño y yo me limite a quedarme atrás de ellos en silencio. El motivo de esto; del lado del mostrador donde van los empleados había una chica y del otro lado, donde nos encontrábamos nosotros había un chico, para resumir, estaban unidos por un beso y vaya beso era ese. 
Freddy intentó tapar los ojos de su hermana, sin lograrlo mientras carraspeaba con la intención de que esos dos se separaban, pero parecían no molestarse.
-Chau Alex –dijo alto Freddy logrando que se separaran. El chico lo miró y salió del lugar, parecía ser algo rutinario- te he dicho mil veces que no quiero esto en el trabajo –claramente era rutinario-
-pareces un viejo de unos ochenta años, o pero mi papá –dijo la chica de forma desinteresada-
-Parece que hay cosas que nunca cambian –agregó Freddy antes de ser interrupido por Sophie-
-Carmen! –gritó su hermanita y corrió atravesando una puertita para llegar al otro lado del mostrador y abalanzarse sobre la chica dandonde un gran abrazo- te extrañé! 
-Yo también preciosita –contesto amable – creo que en mi bolso hay un regalo para ti –Sophie salió corriendo otra vez, hacia la parte trasera del lugar, donde se fabrican los postres y dulces, el lugar de donde Freddy habia salido la noche que yo había venido luego de mi cita fallida Luis- Una persona no cambia en un mes –contestó a lo que anteriormente le había dicho Freddy- 
-cómo estaba tu padre? –le preguntó él-
-Bien, resulta que se va a casar y voy a tener un hermanito, wiii la familia se agranda –dijo sarcásticamente ella- como estuvo tu mes? –al decir eso pareció haber notado que yo estaba allí- veo que bien –hizo una mueca – soy Carmen, un gusto –solo me limité a sonreir- eres muda? 
-Por desgracia no lo es –respondió por mi Freddy
-Soy ____ y no, no soy muda –dije
-Perdón no quise sonar así, soy un poco confiada a veces y trato a los demás como si los conociera de toda la vida 
-Tranquila, ella es igual –dijo en tono ironico Freddy
-Parece que alguien va a hablar por mi el día de hoy –comenté cruzandome de brazos algo fastidiada
-Te refieres al “aburrido”? –reí cuando la chica dijo eso, al parecer no era la única que le decía asi
-Aburrido? Más bien diría “amargado” –agregué y fue ella quien rió esta vez-
-No había pensado ese sobrenombre –dijo entre risas- no entiendo como hiciste para fijarte en esta piedra –se refería a Freddy- cuanto hace que salen?
-Ella está aca porque va a cuidar a Sophie –contestó él frunciendo el ceño y salió a buscar a su hermanita- 
-Somos compañeros de curso –agregué y me apoye sobre el mostrador-
-Yo pensé que ustedes…no me hagas caso…
-Freddy es una persona difícil de conquistar –confesé
-Entonces él te gusta?
-No! –exclamé- es decir, no –dije con mas calma- por supuesto que no, yo solo estoy aca porque estamos haciendo un trabajo, aunque hoy no teníamos que hacerlo, de todas formas vine porque Sophie me llamó, y voy a llevarla al partido de esta noche ya que Freddy no puede porque el juega y…estoy hablando rapido cierto? –ella asintió y yo suspiré- hace mucho que lo conoces?
-Desde que los cinco años, somos vecinos y se podría decir que mejores amigos también
-Él ha sufrido mucho por lo de sus padres cierto?
-Demasiado, Freddy no es el mismo de hace dos años atrás, igual ha mejorado, quiso volver a su antiguo colegio y de hecho lo hizo, volvió al equipo de futbol, no había jugado futbol desde aquel entonces, tambien supe que recuperó a sus amigos y eso denota un cambio, desde que volvió al colegio ha estado diferente
-Eso es bueno, de hecho yo ayude con lo de sus amigos
-Lo se, Freddy me lo dijo
- Te habló de mi? –pregunté sorprendida
-No le digas, porque me mata –respondió nerviosa- pensé que eras algo diferente –comentó –yo la miré sin entender- Eres la hermana de Bryan Mouque cierto? –más que pregunta parecía afirmarlo-
-También te usó y luego te dejó tirada? Él es asi, yo no me hago cargo 
-No –rió- soy su compañera de curso y te había visto hablando con él, bueno a decir verdad, todos los han visto. Yo pensé que como él es el capitan del equipo, él más popular vos tal vez eras igual a él
-Por suerte no lo soy –reí- no encajo en su grupo
-Pero también eres popular 
-No lo soy, todo es por mi hermano, pero cuando el se vaya este año, yo voy a ser una más ahí dentro 
-No es cierto, muchas chicas quieren ser igual que tu y tu grupo de amigas, los chicos mueren por ustedes 
-No es verdad –dije dudosa- 
-Si lo es, tu y tus amigas son temas de conversación a la hora de chusmear, es más hace un mes que no voy al colegio y ya se que hay una nueva en su grupo que se llama Paola –yo la miré sorprendida, jamás me había puesto a pensar en que mis amigas y yo eramos populares, quizás por la simple idea de que tampoco me interesaba-
-No es un tema que me importe ser popular o no –admití- 
-Volviendo a Freddy, ¿él te contó lo de sus padres? –me preguntó-
-En parte si, algo me entere por Sophie y luego él me terminó de contar, más bien fue como gritándome que lo dijo –reí al recordar aquella situación que había concluido con un beso- y luego me contó como se sentía respecto a todo incluyendo su hermanita 
-Wow – de nuevo la miré sin entender que decía- Freddy no habla de eso con cualquiera, es más jamás habla de eso con nadie, solo lo expresa con enojo –sonreí para mi misma, me gustaba el hecho de que tal vez él confiara en mi, sumándole que había hablado sobre mi también-
-De todas formas, me odia, o como dice él, no me soporta porque soy fastidiosa
-Entonces le encantas –me miró asustada y se rectificó – no dije eso, no dije eso
-Tranquila no escuche nada, es más ¿de qué hablábamos? –ella rió-
-Querés como algo de lo que vendemos?
-No traje dinero, pero probe unos muffins hace uno días, eran muy ricos
-La casa invita. Siempre quise decir eso –dijo sonriendo
-Gracias, pero los “la casa invita” implican descuento del sueldo de alguien, 
-Si de Freddy seguro –dijo ironica- al dueño generalmente no le descuentan
-Freddy es el dueño de esto?
-Bueno, quedó como herencia de sus padres para él y su hermana –ahora entendía lo de su madre repostera y que a Sophie le gustara mucho también-
-No lo sabía, igual no quiero nada, gracias 
Estuvimos conversando un rato más, hasta que Freddy salió con su hermana que traía un bolso rosado en su mano –supuse que era el regalo que Carmen le había traído- luego ella le pidió unas rosquillas con crema y chispitas de colores.
-Qué otro secreto tenes guardado Leyva?- Cuestioné divertida- no sabía que eras el dueño de la tienda de dulces
-No lo preguntaste
-Si te preguntaba no ibas a responderme
-Quien sabe…
-Eres el dueño? 
-No te interesa –respondió con aire de orgullo dejandome atrás mientras caminabamos-
-Acá me voy –exclamé, y giró al igual que su hermanita- por acá es el camino a mi casa, asi que sigo
-Puedo irme contigo ____? –preguntó Sophie- por favor por favor
-Claro, me encantaría –contesté y estiré mi mano para que ella la tomara-
-No! –dijo Freddy- a la tarde te llevo a su casa Soph, ahora te vas conmigo
-Nadie te estaba pidiendo permiso Leyva –no se que le fastidió más, que yo lo haya desautorizado delante de su hermanita o que le dijera “Leyva”- nos vemos después del partido –sonreí con suficiencia y el me miró molesto-
Caminé la mitad del camino junto a la pequeña, mientras ibamos cantando canciones infantiles, la otra mitad la lleve cargada a mi espalda-
-Quién es esta niña? –preguntó mi madre al verme llegar
-Ella es Sophie, Soph ella es mi mamá y ellos son Sara, Peter y Matt –dije al verlos sentados en el living- no tengas vergüenza –la alenté- son mi familia- querés comer o tomar algo? –ella negó con su cabeza- queres que ponga dibujos animados? –ahora asintió-
Busque un canal con caricaturas, pero encontré una película de Disney, y ella prefirió ver eso. Se sentó en un sillón y yo fui hacia la cocina seguida por Sara y mi mamá.
-Qué se supone que hacés? –me preguntó Sara-
-Se supone que voy a tomar agua 
-Quién es la niña? –preguntó ahora mi madre-
-Ya les dije, es Sophie
-Es la pequeña Leyva, es la hermana del muchacho –respondió Sara-
-Si –afirmé- solo va a estar un rato por si les molesta
-_____ –dijo mi madre- Sara y Peter ya me contaron lo que está sucediendo, me parece un poco peligroso que andes con esa niña, es mucha responsabilidad
-Un poco peligroso? –agregó Sara- demasiado diría yo. ¿qué pasaría si le hacen algo a ella, o a vos, o peor aún a las dos juntas? Te expliqué muy bien que tenías que alejarte de Styles y mas de su hermana
-Nada nos va a pasar, por dios sean un poco optimistas, además yo te pedí tres días, y ya me alejo
-En tres días puede pasar cualquier cosa ____, no hay que arriesgarse, ¿acaso prefieres volver a New York lejos de tu familia y amigos? 
-Yo no elegí esto para mi
-Yo creo que no habría que preocuparse tanto –me apoyó mi madre- no podemos impedir que ____ tenga amigos, 
-Ella puede tener amigos, pero no ese muchacho
-Pero es mi compañero, tampoco puedo no hablarle
-Puedés hablarle, pero lo minimo posible mejor, si podés hacer ese trabajo que están haciendo ¿pero relacionarte con su hermanita?, eso no me parece
-Ok, de todas formas tres días mas y ya
-Hagamos un trato, ¿te parece? –propuso Sara, mi madre y yo la miramos atentas-
-Te escucho –dije-
- Puedes relacionarte con el chico y toda su familia si queres, pero la minima amenaza que yo vea, es decir si me enteró que alguien quiso atarcarlos, te vas para New York conmigo y Peter 
–Trato –asentí, nada me había pasado en tres años, ¿por qué iba a suceder algo ahora?- 
-De todas formas Matt se va a quedar para vigilarte,
-Eso no me molesta. 
-_____ como tu madre debo decirte que sabes que si algo pasa tenés toda la responsabilidad 
-Tampoco lo digas así, suena feo
-Esa es la realidad –se sumó Sara-
-Ok, no molesten, y dejenme festejar que Matt se queda conmigo –grité contenta y salí a abrazarlo-
-Qué Matt qué? –preguntó Bryan, que llegaba a la casa-
-Matt se va a quedar, ¿no es genial?
-Uy si! Genialísimo –respondió con sarcasmo- ella es la hermanita de Freddy? –dijo al verla y yo asentí-
Las ocho marcaba el reloj de mi celular, cuando Sophie y yo ingresábamos junto a Matt a la cancha del colegio. Habia mucha gente, como en casi todos los partidos, los tambores de la orquesta retumbaban a todo volumen, las porristas cantaban y hacían sus piruetas, este parecía ser un buen partido. Los jugadores de ambos equipos entraron a la cancha y luego de unos minutos el árbitro dio por comenzado el juego. 
Finalizó perdiendo nosotros por dos goles a uno, muchos se iban desilusionados, pero el campeonato recién empezaba, y solo habíamos perdido un partido.
En el estacionamiento esperabamos a Freddy y a mi hermano, que salieron bromeando entre sí, empujandose uno al otro. Sophie al ver a su hermano corrió a sus brazos, gritando su nombre. Bryan se acercó a mi y a Matt y me miró algo desilusionado antes de subir a su auto, pero yo sabía que no era por el partido.
-Bien Freddy, está sana y salva, le gustó mucho el partido deberías considerar traerla siempre
-Si Freddy! –exclamó ella- eres el mejor jugador! 
-Hey! El mejor es mi hermano 
-No lo es
-Si lo es –reí- chau pequeña –me incline para darle un abrazo- cuando quieras podes volver a mi casa, nos vemos mañana si?, 
-Si! En mi cumpleaños
-Exacto –sonreí y ella subió al auto de Freddy- Chau Leyva –hice un mueca y me dirigí al auto de Bryan
-Gracias –respondió serio-
-De nada –dije. 
Nos fuimos a mi casa junto a Matt y Bryan quien no cambiaba su cara, y no demoré en adivinar que le pasaba
-Bry –golpeé la puerta de su cuarto y entré-
-Me estoy cambiando ____, ven luego
- No veo nada –dije cubriendo mis ojos mientras me tiraba sobre su cama- Bryan sabes que te quiero cierto?
-Si, a que viene eso?
-El hecho de que Matt tenga que vivir unos meses con nosotros no va a cambiar nada, tu sigues siendo mi hermano
-Ya lo sé
-Eres un celoso –reí y luego sentí todo su peso sobre mi-
-No soy celoso, solo quiero que entiendas que eres MI hermana, y no de él -tomo un almohadón para pegarme en la cara, lo que inició una guerra-

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!