Capitulo 16

3.9K 259 3

-Que no le hable, no me acerque y ¿qué más?-Pregunte ingenua
-No quieras hacerte la graciosa, sabes muy bien porque te lo decimos
-En realidad no entiendo, bueno si entiendo, pero, ¿por qué alejarme? 
-No es bueno que estes cerca, cualquier cosa podría pasar… -lo mire confundida y el bufó- a ver _____, tanto tu, como él y su hermanita son blancos fáciles, pero si se relacionan lo serían más aún
-Lo entiendo, pero él es mi compañero de clase, no mi futuro esposo, no estamos relacionados, no puedo alejarme de una persona de la cual ni siquiera estoy cerca 
-Pero…dijiste que te gustaba, y te conozco y por eso se que no te gusta alguien sin conocerlo. Lo que nos lleva a la conclusión de que has hablado con él más de una vez
-He ido a su casa un par de veces, por un trabajo del colegio, pero nada más –suspire- quiero que entiendan que ni amigos somos, además en tres días no voy a hablar más con él, 
-Tu entiendes que esto puede ser peligroso?
-Si, lo entiendo. Me hubiesen dicho esto una semana atrás –me quejé- asi nunca le hubiese hablado
-Por qué estas tan interesada en ese muchacho?
-No se, es muy serio, según Bryan es asi desde la muerte de sus padres, pero cuando yo lo veo siento que en realidad finge rudeza para no mostrar la tristeza que siente y yo siento o mejor dicho sentía que debia ayudarlo. Eso fue hasta hace dos días cuando me trató pesimo, por eso acordamos terminar el trabajo y yo ya no lo voy a “molestar”.
-Me perdí de mucho? –llego Mattel había ido al baño-
-Solo del hecho de que te vas a quedar en Mexico
-Qué? –dijo sorprendido-
-Si! –festejé-
-Tienes que estar cerca de _____ y evitar que se relacione con Leyva
-Esperen, ¿qué?. No preciso un niñero, se cuidarme sola
-Sabemos muy bien que no te vas a alejar del muchacho, por eso, Matt quedas a cargo 
-Si me voy a alejar, para lo unico que voy a hablarle es por temas del colegio, nada más. Solo son tres días más y listo
-Matt, mañana mismo empezas a ir al colegio,
-Mañana?, ustedes ya tenian esto planeado, por eso vinieron. ¿me están espíando?
-Te estamos cuidando-Aseguro Sara
-Eso quiere decir, que hay alguien muy cercano a mi que finge ser algo, pero lo que está haciendo es cuidarme y todo lo que hago se los cuenta
-Si _____, pero no fue esa persona quien nos dijo. Fue alguien que al igual que contigo, está a cargo de los hermanos Leyva, te vió y nos informó
-Puedo saber quien? –antes de que me contestaran, atendí una llamada que llegaba a mi celular – hola, quién habla? –pregunté al ver que era un número que no tenía agendado-
-Soy yo
-Quién es yo?
-Soy Freddy
-Quién es Freddy?
-No empieces con tus bromitas, no estoy de humor
-Nunca estas de humor. –reí pero supe que del otro lado de la línea se mantenía serio- como conseguiste mi número?
-Tengo mis fuentes
-Este número del cual llamas es tuyo?
-Que pasa si digo que si?
-Pues, quizás te guarde como “el mas amargado”
-No vas a llamarme a cada rato molestandome?
-¿Quién eres acaso? El principe Guillermo? –ahora fui yo quien utilice un tono seco al hablar- en conclusión, para que llamabas?
-No puedo hacer el trabajo hoy
-Ok
- ¿Ok?, no vas a preguntar, por qué? Si me pasa algo? Si tengo que hacer algo?
-No me interesa. Precisas algo más?
-No
-Genial –corté, y guarde de nuevo el celular en mi bolsillo, al levantar la mirada noté como Sara y Peter me miraban serios- ¿qué?
-¿Qué?, a eso me refiero. Pensás que vas a poder no hablarle al muchacho? primero hablabas simpáticamente, y de pronto tu tono fue indiferente, 
-Y..?
-Lograste dejar al chico pensando en ti, y lo hiciste a proposito
-No es cierto. Matt podrías defenderme?
-Lo haría, pero tienen razón, si una chica te trata bien y de golpe ya no lo hace, te deja loco –reí por lo que había dicho, con mi hermano jamás había sucedido eso, quizás porque ninguna chica le hablaba mal, tendría que preguntarle-
-Cambiemos de tema, ¿me van a decir quien vigila a Freddy y su hermanita?
-No podemos decirte, pero…vamos a hacer una excepión. Su nombre es Mandy
-Mandy? Es la muchacha que siempre está con ellos
-Es también su prima, y además tiene la tutoría de ambos
-Ellos saben que Mandy, además de cuidarlos por ser su tutora, también los vigila constantemente?
-No, no lo saben
-Quién me vigila a mi?. Ya se, no me lo van a decir cierto?
-Muy cierto.
Mi celular, comenzó a sonar otra vez, y al mirarlo vi que era el mismo número anterior.
-Te arrepentiste, y ahora si puedes hacer el trabajo? –esperaba una respuesta ironica, o algo de forma seria, o por lo menos esperaba escuchar la voz de Freddy, sin embargo, una voz finita que me dijo “hola _____” me hizo dar cuenta que no era él- Sophie?
-Si –contesto timidamente-
-Sucede algo? Como hiciste para llamarme?
-Freddy dejo su celular en la mesa, y fue al baño, no sabe que te llamé
-Ok, no le voy a contar si queres que sea secreto. Ahora cortá para que no rete si se da cuenta
-____, puedes venir a mi casa?. Mi prima Mandy no puede
-Pero que pasa pequeña?
-Freddy está triste, no quiere jugar conmigo, tampoco comió la comida que mi tía nos hizo –creo que siguió contandome las cosas que Freddy no hacía, y que la hacían pensar que él estaba triste, pero yo me concentré en mis pensamientos, ella era un niña de tan solo cinco años y estaba llamandome porque su hermano mas grande estaba triste, era sencillamente lo más tierno que existía en este planeta- vas a venir?
-Si Soph, en un ratito voy, ahora colguemos para que no sepa, chau 
-Chauuu –gritó, antes de que yo finalizara la llamada-
-Me tengo que ir –les informe a Peter y Sara- van a cenar en casa cierto? –ellos asintieron- nos vemos ahí entonces. Matt me llevas?
-Estamos en Mexico, no tengo permitido manejar aqui, tengo 16 años
-Yo no tengo permitido, arreglarte una cita con mi amiga…
-Te llevo!!
-Sabía que ibas a ser tan amable
Me despedí y salí junto con Matt hacia el auto en el que sus padres andaban. Le indique a donde quería ir, calle por calle, ya que él no conocía muy bien, junto a sus padres vivían en New York. Al llegar, le agradecí por haberme llevado, y me baje para caminar hacia la puerta de la casa. Toqué timbre y en cuestión de segundos, Freddy salio a recibirme.
-Que estás haciendo aqui? –ok, quizás no quería recibirme- te dije que no podía hacer el trabajo hoy
-No vine por el trabajo, solo es una visita 
-Por qué no vas a visitar al presidente?
-Tu dices que me dejaran entrar a visitarlo?, debería intentarlo algún día –sonreí pero él ni se inmuto – que poco sentido del humor tenés. Me vas a dejar entrar o qué?
-  No, puedes irte por donde viniste
-____! –gritó Sophie al verme y corrió hacia mi-
-Hola Soph –me hinqué para quedar a su altura y así recibir un abrazo de su parte-
-Vamos a jugar!, querés jugar a las princesas? –cinchó de mi mano haciendome entrar a la casa- 
-A las princesas? –sonreí- puedo ser Bella? Y tu Freddy serías la bestia –frunció el ceño, mientras que Sophie largo una enorme carcajada-
-Quieres jugar Freddy?
-Esas son cosas de chicas
-Uyy, hablo el machote –de nuevo, molesto frunció el ceño – hola soy Freddy el más malo del mundo –dije fingiendo una voz gruesa- hola Sophie soy tu hermano –la niña volvió a reir. Luego corrió escaleras arriba en busca de juguetes-
-Cual es tu problema?-Pregunto
-Yo no tengo ninguno, tu itenes uno grave, no tenes humor, ¿acaso sabes lo que es reír? Reír es cuando una persona…
-No me tomes por estupido 
-Que conste que yo dije que no tenías humor, tu dijiste lo de estupido
-Realmente no es un día para que me molestes, asi que por favor te lo pido, vete 
-Eres bastante descortés, y nunca es un día para que te moleste asi que…
-Freddy, puedo usar el vestido que Mandy me regalo? –gritó Sophie desde el segundo piso-
-Ese vestido es para tu fiesta –le respondió-
-Por favor, solo un rato 
-No!, que estás haciendo que demoras?
-Mirá lo que encontré –exclamó bajando muy contenta, en su mano traía lo que parecía ser una foto. Con una enorme sonrisa se acercó a Freddy- 
-Donde encontraste esto!? –dijo elevando su voz-
-Yo la encontré en tu habitación
-Que hacías en mi habitación Sophie!? 
-Yo.. había dejado mi corona de princesa. Y en tu cama había una caja donde estaba esa foto-Te dije un millón de veces que no revises mis cosas! –no solo había elevado la voz, mas bien parecía estarle gritando-
-No le hables asi Freddy –dije al ver como se le llenaban sus ojitos de lagrimas-
-No me digas como tratar a mi hermana
-Si te digo, porque no la estas tratando bien
 -suspiró- perdón Soph, yo no quise..
-Me haces esas trenzas?-Pregunto Sophie
-Yo no se…
-Por favor… si?
-Sophie no se hacer trenzas, en serio
-Eres malo! 
-Yo soy malo!? Yo no soy malo, simplemente no se hacer esas estupidas trenzas! –Ahora si había gritado y feo. Su hermanita explotó en llanto y él en vez de calmarla se retiró de la sala. En el mismo instante entró a la casa Mandy, asi que Sophie se abalanzó sobre ella-
-Que sucede? –Sophie intentaba explicarle lo sucedido pero por su llanto no se le entendía, hasta que se disntinguio un “Freddy me gritó”- hola ¿Qué tal? –me saludo-
-Hola –“buchona” pensé en mi interior, recordando lo que Peter y Sara me habían contado- bien –contesté incomoda, no me sentía muy bien sabiendo que ella contaría las cosas que yo hacía- yo…voy a ver si Freddy…ya vuelvo –me retiré por donde él se había ido y llegue al patio que al igual que la casa era enorme. Busqué a Freddy con la mirada y lo vi sentado debajo de un árbol pequeño que allí había- qué es lo que te pasa? –grité- el hecho de que seas un amargado es tu problema, ella no tiene la culpa, asi que no te descargues con ella. 
-No te metas, no es asunto tuyo, no te interesa 
-Si me interesa, y no por ti, sino que por ella. Tratandola asi no vas a lograr nada. es una niña pequeña Freddy, es tu hermana, Me parece que debes dejar tu amargura de lado
-Hoy se cumplen dos años de la muerte de mis padres –de su mano dejo caer la foto que unos minutos antes su hermana le había dado-
-No tienés sentimientos o qué?. Todo el tiempo serio, sin sonreir, tratando mal a todos y… -de pronto me detuve, “yo y mi gran bocota”-lo siento… yo no sabía –miré la foto, allí había una mujer con un hombre abrazados y en medio de ellos una niña pequeña con un chico a su lado, eran Sophie (que tenía unas lindas trenzas en su cabello), Freddy y sus padres-
-No tenías porque saberlo, pero claro a vos lo unico que te importa es que soy un “amargado” si sonrío o no lo hago, no todo en la vida es sonrisa
-Depende de cómo quieras verlo
-Tenía quince años, un día antes de que mi hermana cumpliera cuatro, mis padres fallecieron en un accidente, desde ese día mi hermana es todo para mi, prácticamente soy como un padre, un padre adolescente, no tengo ni idea de cómo cuidar a una niña , tenemos a Mandy pero yo siento la total responsabilidad sobre Sophie, tengo que jugar a las princesas, tengo que sonreir todo el tiempo fingiendo que todo está bien para que ella no se sienta mal, pero no puedo más, ¿como voy a sonreírle al hablar de mis padres si por dentro me siento pésimo?. ¿Te parece que puedo estar todo el día feliz? –suspiré y me senté a su lado-
-Cuando nací, me raptaron, me llevaron a un lugar lejos de mis padres y familia, allí me criaron una mujer y un hombre diciendo ser mis padres, a los 6 años la policía llegó a nuestra casa y me separaron de mis supuestos padres, ¿te imaginas lo que es que a una niña de seis años la separen de su padres y se los lleven delante de sus ojos?, fue terrible, todavía recuerdo la sensación de tristeza y desespero al ver como me separaban de las personas que yo más amaba. Me llevaron a otro lugar, estuve días sin comer, en ese lugar conocí a dos personas, eran los encargados de cuidarme, estuve meses yendo a psicologos y especialistas, una vez que logre superarlo, a los 7 años me dijeron que yo tenía otros padres y no eran los que yo creía que eran, y además, tenía un hermano apenas mas grande que yo. Para mi era como ser adoptada, tenía que adaptarme a un mundo nuevo, cuando en realidad acaba de conocer a mi verdadera familia, la cual me habían ocultado durante siete años. Luego de que supe la verdad, no pude venir a vivir con ellos, aún corría peligro, ya que las personas que me habían críado no eran las culpables de todo, sino que detrás de todo había un hombre, sin poder capturarlo aún podía volver a intentar hacer algo contra mi. Bueno, hasta los diez años mis padres y Bryan iban a New York a visitarme. Por fin a los diez pude venir a Mexico, y de nuevo tenía que adaptar mi vida, a los doce, intentaron volver a secuestrarme mientras salía del colegio, no pudieron, pero como era peligroso volví a New York, con las personas que me cuidaban, Peter y Sara se llaman, un año después volví, y hasta ahora no me ha pasado más nada. El punto es Freddy, que no tuve un niñez facil, pero aún asi no me encierro en mi misma
-No entiendo porque me contaste eso
-No precisas perder a tus padres para tener una vida dura, hay mil formas de pasarla mal. Pero el sonreir está en nosotros mismos. –ambos quedamos callados por unos minutos, hasta que yo hablé- deberías ir a pedirle perdón a tu hermanita
-Si –se levantó y comenzó a caminar, pero se detuvo y giró hacia mi- gracias
-Gracias?
-No sé, por contarme tu historia, y por hacerme ver que soy un egoísta que solo pienso en mi mismo
-De nada, y Freddy… Sophie me llamó diciendome que estabas triste
-Soy un pésimo hermano
-Yo creo que no –camine hacia él- o tal vez un poco
Freddy! –gritó Mandy  saliendo al patio- que hiciste?
-Se que estuve mal, ¿Dónde esta Sophie?
-¿que estuviste mal? Le gristaste a tu hermana pequeña, que lo unico que quería eran unas trenzas y ok…lo siento, se que estas mal –se acercó a él y lo abrazó- disculpame, estos son problemas familiares, no quiero sonar descortés pero… -me dijo-
-Si, está bien, nos vemos mañana Freddy 
-No Mandy, yo le pedí que viniera –sonreí en mi interior, ¿y si de verdad había logrado cambiar a Freddy?-

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!