Capitulo 24

3.1K 255 3

Íbamos junto a Matt camino a casa, quiso seguir haciendo preguntas pero yo no quería responder ninguna. Apenas caminamos unas dos cuadras sentí a Freddy gritando mi nombre, al parecer venía corriendo desde la fiesta.
-¿Qué pasa? –Pregunté cuando estuvo a un metro de distancia-
-Yo… -tomó aire y a la vez vaciló, tal vez pensando que decirme- ¿podemos hablar? –colocó sus mano en sus rodillas y volvió a tomar otro poco de aire – 
-No se que queres decirme, pero adelante –lo animé. Él miró a Matt quien permanecía a mi lado –
-Te espero ______ -dijo Matt al entender que Freddy quería hablar a solas-
-Bien… -hice un gesto esperando que hablara-
-Bueno…-vaciló- lo que acaba de pasar…
-¿Qué? ¿Tu y tu novia? ¿A eso te refieres? –Reí de forma irónica como él solía hacerlo siempre- no me interesa la clase de explicación que quieras darme o… ¿por qué estás aqui? –tal como las veces anteriores él sin previstos se acercó a mi. Rodeó mi cintura para evitar que me alejara y por inercia puse mis manos en sus hombros para evitar que la poca distancia que separaba su rostro del mío terminara de acortarse- No quiero que me beses Freddy –Me miró frunciendo el ceño y yo pestañeé, pero al abrir mis ojos aparecí en mi habitación – 
-¿Qué dijiste ______? –preguntó mi hermano que se encontraba parado a los pies de mi cama. Me di cuenta que había sido un sueño-
-¿Eh? – quise parecer desentendida a lo que me acaba de preguntar-
-Estaba soñando y dijiste algo –me explicó - ¿qué fue?
-Pues verás Bryan, generalmente cuando alguien habla dormido no se da cuenta, y menos se acuerda de haberlo hecho, por lo tanto no se de que me estás hablando –esperé unos segundos mientras el pensaba lo que yo acaba de decir –
-Tu y Freddy… ¿todo bien con él? –me miró dudoso y expectante a la respuesta que yo iba a darle-
-Todo bien ¿por? –no sé si era buena tratando de mantenerme tranquila, pero lo que si sabía era que Bryan me estaba creyendo
-Nada, solo preguntaba –sonrió y yo también lo hice- ya está listo el desayuno –dicho esto salió de mi cuarto-

-Gaby ha vuelto – exclamó irónicamente Maríana mientras se unía junto con Paola a mi caminar con Camila hacia el salón de clases-
-Lo sé, yo tuve la primicia –comenté y nos detuvimos
-¿Cómo es eso de que tuviste la primicia? –esta vez habló Camila
-¿Quién es Gaby? –Preguntó Paola-
-Bueno creo que hay algo que no les he contado…-dije dudosa-
-No se porqué, pero por algún motivo se que tiene que ver con Leyva –Miré a Camila quien acababa de hablar y asentí-
-Bien…-suspiré y les conté todo tal cual le había contado a Matt –
-¿Un chico te besa dos veces y no nos cuentas nada? – Maríana parecía enojada- se supone que nos contamos todo ______ -me recriminó-
-Lo sé- admití- pero cuando alguien está confundido no es fácil 
-Te hubiésemos aclarado la confusión –dijo Camila-
-Ustedes solo hubiesen dicho que él me gustaba y me hubiesen lavado tanto la mente convenciéndome de que así era –sabían que yo tenía razón- cambiemos de tema –pedí-
-¿Quién es Gaby? –Volvió a preguntar Paola-
-La pero pesadilla de este colegio –comentó Maríana y junto con Camila reímos- ya la vas a conocer, y luego vas a desear no haberlo hecho –Le dedicó una sonrisa amplia y Paola la miró confundida- Oh ______ Parece que ahí viene tu amado- se burló dándome unos golpecitos en mi espalda-
-Por está razón no quería contarles –bufé y las tres rieron- vamos –caminamos juntas hacía el salón y al llegar a la puerta chocamos con Freddy que también tenía la intensión de ingresar. Mis amigas me miraron divertidas y de alguna forma entraron las tres dejándome en la puerta- las damas primero Leyva –dije al ver que no me iba a dejar pasar, tomé su campera por detrás y lo cinché haciendo lugar – gracias –agregué una vez dentro-
-¿No se supone que estas dolida por lo de anoche? –Preguntó Paola- Pensé que no le ibas a hablar
-No estoy dolida –aseguré- ok, quizás no me gustó la idea de verlo con Gaby –admití- pero no voy a dejar que él lo sepa –sonreí orgullosamente- me voy a sentar en el fondo –dicho esto me dirigí al banco que se situaba al lado de Freddy- No me mires así –le dije al ver que me miraba molesto- se supone que hoy es él último día que nos vamos a dirigir la palabra así que… vas a tener que soportarme
-Creí que solo hablábamos al momento de hacer el trabajo –dijo mirando hacia el profesor que estaba pasando lista-
-¿Hoy a las cuatro en tu casa ok? –informé ignorando su comentario. No respondió pero yo sabía que era un sí-
¿Qué estaba haciendo? Ni yo lo sabía. Ok, quizás estaba actuando justo como Matt dijo que debería hacerlo. ¿Acaso estaba mal eso?, el chico me ignora rotundamente, luego como por arte magia entabla conversación conmigo y no solo eso si no que además sonríe de por medio y de pronto aparece su novia. ¿Qué clase de chica era yo si solo lo dejaba pasar? Por supuesto que no iba hacer eso. ¿Qué si estoy celosa? No no lo estoy, ¿qué si soy un poco orgullosa? Quizás.

Toqué timbre unas tres o cuatro veces, hasta que por fin abrió la bendita puerta. Claro que yo no contaba con encontrarlo con el torso descubierto y sus cabellos todos desordenados parecía recién levantado de una siesta. Santo cielo era terriblemente sexy, era la perfección en persona. Ok estaba divagando un poco ¿pero como no hacerlo teniendo semejante belleza frente a mis ojos? 
-¡Al fin! –Exclamé- hace como veinte minutos que estoy acá afuera –fui algo dramática -¿me vas a dejar entrar o qué? –Sin decir una palabra se corrió a un costado dejándome entrar – bien…- lo observé de nuevo. Si no me equivocaba le dedicaba varias horas al gimnasio- traje mi laptop –pestañeé para salir de mi concentración y creo que lo notó porque sonrió mientras cerraba la puerta- ¿y Sophie? –pregunté esperando que no respondiera lo que yo pensaba-
-No está hoy, se queda con Mandy –contestó. Genial, estábamos solos- tomá asiento, voy a buscar mi computadora –subió las escaleras y yo respiré –
-Tranquilízate ______ -me hablé a mi misma murmurando – solo es un chico terriblemente guapo sin remera, no es que ya no hayas visto algo así, ¿Qué hay de los amigos de Bryan? Bueno claro que nunca has estado sola con alguno de ellos, pero nada va a suceder ¿qué podría suceder? –
-¿Con quién hablas? –preguntó Freddy a los pies de la escalera. Y para suerte mía ahora tenía puesto un buzo-
-Con nadie… yo solo estaba leyendo lo que habíamos puesto en este informe –no fue la mejor excusa pero esperaba que me creyera- ¿vamos a empezar o no? –el asintió y se sentó a mi lado – bien deberíamos colocar algún mapa en está parte, y explicarlo debajo, o tal vez podríamos…
-La primer opción está bien –me interrumpió- cuanto antes terminemos esto mejor
-Creeme que lo mismo estoy pensando –agregué y el silencio se apoderó en aquel lugar, si hablamos era solo por algo que tenía que ver con él trabajo – Ok, ponemos una imagen de un espacio geográfico acá al final…-entré a Google a buscar y creí que era el momento de molestar –así que… ¿tu novia no se enojaría si nos ve trabajando aqui solos? 
-Sabía que en algún momento dirías algo –bufó- ¿tu novio no se molestaría?
-Yo pregunté primero, y no, Matt confía en mí
-No se si confiaría tanto si supiera que no dejabas de mirarme cuando llegaste 
-¿Qué? –Exclamé- yo no te miré, ¿Qué dices? –Me puse a la defensiva y no era bueno – yo creo que tu novia no confiaría en ti si sabe que recibís a otras chicas en esa situación
-¿Qué situación? –preguntó irónicamente-
-Sabes a que situación me refiero –hice una mueca y lo miré seriamente- 
-Estaba pensando… ¿si te gusto por qué no lo dices y ya? 
-¿Perdón? ¿Acaso fui yo quien te beso dos veces? 
-¿Fui yo quién utilizo esto del trabajo para poder estar mas cerca de mi?
-Eso no fui así –me defendí- o si, pero no en ese sentido, sabes que yo quería ayudarte. 
-Sabes muy bien que no quiero tu ayuda 
-Me hubieses echado –mi tono de voz descendió-
-Como si no lo hubiese intentado, pero tu te empeñaste en meterte en mi vida
-Que bueno que hoy sea la última vez que lo hago –de nuevo permanecimos en silencio mientras yo le daba algunos retoques al trabajo. Ya había terminado y está vez fue él quien habló-
-Ella no es mi novia –dijo como si de verdad quisiera darme una explicación-
-No me interesa en lo absoluto –traté de ser creíble- además, no lo niegues, hacen linda pareja –guardé mi laptop en mi mochila y me levanté para irme- 
-¿Por qué tenés que ser así? –Esa pregunta me hizo detener- ¿por qué no escuchas cuando intento explicarte algo? –Parecía frustrado- ¿por qué tenés que redoblar la apuesta? Si yo tengo novia entonces tu tienes novio, si yo la quiero, entonces tu lo quieres el doble.
-Tu

 supiste de mi novio, antes de que yo supiera de la tuya –dije firmemente-
-Deja de mentir –exclamó- yo se que él no es tu novio – se acercó a mi, parecía seguro en lo que decía o mejor dicho estaba muy seguro-
-¿Y qué es lo que quieres Freddy? –Pregunté fijando mi mirada en sus ojos- ¿queres que te diga que me gustas? ¿Qué me confunden tus actitudes? –Estaba derrumbada y no me importaba que decir o que callar- ¿queres que te diga que estaba celosa al enterarme que tenías novia? O peor... ¿Qué morí de celos al verlos juntos anoche en la fiesta? –Se acercó un poco más y yo retrocedí- ¿ves a lo que me refiero? Un día me ignoras, me odias, me queres fuera de tu vida. Otro día me besas, y no solo una sino que vuelvo a repetirte que fueron dos veces, después volves a ser serio conmigo, anoche estabas diferente, sonreías y de pronto tienes una novia-
-Si hablamos de actitudes a mí también me gustó la ______ que estuvo anoche riendo conmigo
-Tengo que irme –emití tratando de convencerme a mi misma de que eso debía hacer-
Di un pasó hacia el costado y Freddy me detuvo, no me tomó del brazo, no me acorraló contra la puerta, simplemente puso sus mano en mis mejillas y me atrajo hacia él logrando que mis labios chocaran con los suyos y comenzaran a moverse sincronizadamente para convertirse en un beso. Un beso que no fue igual a los anteriores, esta vez puede decirse que fue tierno, era algo que ambos queríamos, esta vez no lo aleje rápidamente, esta vez, me deje llevar.

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!