Capitulo 25

3.3K 251 3

-Creo que…- él se separó de mi y agacho su mirada- creo que si tenés que irte –completó- ¿Qué? ¿Qué me fuera? ¿Me estaba diciendo que me fuera?, tal vez en otro momento hubiese hecho caso a lo que decía, es más unos minutos antes era yo quien había dicho que me iba, pero de pronto cambié de opinión, no iba a dejar que simplemente luego de que le dijera que me sentía confundida me bese para decirme que me vaya y así confundirme más de lo que ya estaba-
-¿Ves a lo que me refiero? –dije en tono de exclamación. Él me miró y supuse que no esperaba mi reacción – ahora no quiero irme –

Narra Freddy

-Ahora no quiero irme – dijo segura. ¿Cómo podía cambiar de actitud en tan solo segundos? Era malditamente orgullosa – vas a tener que sacarme si queres que me vaya –de nuevo habló segura, y para demostrar mas firmeza colocó sus manos a los costados de su cintura. Yo reí-
-¿Y qué vas a hacer si intento sacarte? –pregunté burlándome. Podía tan solo tomarla de un brazo y sacarla de allí sin siquiera hacer esfuerzo, claro que no lo iba a hacer-
-No sé, inténtalo –Me provocó y yo reí- ¿por favor no lo hiciste en dos semanas y lo vas a hacer hoy? –definitivamente amaba quedarse con la última palabra, pero yo sabía como jugar y no iba a quedarme callado-
-Quizás tuve mis motivos –ella rió-
-A ver… ¿y cual es o cuales son tus motivos para no haberme corrido? –me miró desafiante, debía responder algo bueno-
-Tal vez yo solo quería utilizarte por una noche y ya –respondí esperando una cachetada la cual nunca llegaría porque yo lo evitaría, pero eso no fue necesario porque ni siquiera lo intentó, simplemente volvió a reír esta vez con un tono de ironía-
-¿Y no pudiste hacerlo en dos semanas? –preguntó-
-Esperaba el momento indicado – ella miró las uñas de sus manos demostrando desinterés por lo que yo decía-
-El momento indicado –repitió mis palabras- ¿cuándo se supone que era el momento indicado? ¿Hoy? ¿Por eso me recibiste sin remera? Claro querías generar el ambiente –una vez más rió – yo se que lo que dijiste no es verdad –aseguró-
-¿Cómo estas tan segura? –pregunté-
-En primer lugar no soy la clase de chica que utilizarías para una “simple noche” esa sería sin ofender, tu novia. En segundo lugar ya lo hubieses intentado, porque claro que no iba a pasar, y en tercer lugar, tu no eres así –me observó expectante a mi respuesta-
-Sigues juzgándome, y aún no me conoces –respondí-
-En tal caso –estiró sus brazos como quien va a recibir o dar un gran abrazo y sonrió – aqui me tienes – Volvió a sorprenderme con su respuesta, cualquier otra chica en su lugar ya me hubiese pegado, o me hubiese dicho de todo. Ella no, ¿por qué? Porque no era como cualquier otra chica- ¿Lo ves? No eres así –dijo haciendo cara de “te lo dije” – parece que después de todo si te conozco- agregó- ¿sabes qué? Ahora si quiero irme –tomó su mochila que había dejado sobre el sofá y la colgó en su espalda, para luego dirigirse hacia la puerta pero no notó que dejaba su celular así que fui más rápido y lo escondí sin ella si quiera haberlo notado-
-Claro, si la discusión la ganas. Entonces te vas –insinué y ella se detuvo-
-Estás admitiendo tu derrota entonces - ¡Dios! ¿Porque siempre sabía que decir? –
-Puede ser –ella rió – ¿pensas irte sin esto? –le mostré su teléfono mientras lo movía con mi mano para intentar atraerla-
-No me importa si te lo quedas, tiene código de desbloqueo, no vas a poder hacer nada 
-Oh –fingí sorpresa- ¿tiene código? – Presioné el botón de desbloqueo y no pidió ningún código- me parece que no es así
-¿Vas a leer mis mensajes? ¿Revisar mi agenda de contactos? O mejor, podes hacer bromas dejándome mal delante de todos
-Mucho mejor, puedo contestar esta llamada que esta llegando –ella no pudo notarlo porque estaba en modo silencio – veamos… llamada entrante Luis 
-Dámelo Fredddy, puede ser importante –bufó- además no es gracioso
-Tampoco me pareció gracioso cuando me quitaste el mío –me quejé – creo que voy a atenderlo –ella corrió hacía mi pero antes de que llegara atendí- ¿Hola? 
-Hola ¿______? –Por su tono de voz parecía confundido- ¿quién habla? 
-Dame mi teléfono –exigió ella- 
-No no soy ______ -dije-
-¿Quién eres? ¿Por qué estas con su celular? –Yo reí y me distraje, logrando así que ella me quitara el teléfono –
-Hola Luis –dijo seria, yo aún reía- si…no importa quien es… ¿precisas algo? … no molestes…bueno no tengo nada que perder así que… ok, en mi casa hoy a la noche… chau –
-¿Una cita ______? –pregunté-
-¿Celoso acaso Leyva? – ¿lo ven? Siempre tiene algo para responder –
-Luis, definitivamente un gran candidato –me burlé-
-Habló el más indicado –comentó sarcásticamente- además ¿Qué sabes de Luis?
-¿Qué se de él? Lo suficiente como para darme cuenta de que la noche que fuiste a la tienda de dulces, estabas llorando por él
-¿Cómo sabes eso?- estaba intrigada-
-Él alardeaba en las prácticas de fútbol con que algún día saldría contigo. Ese día, el domingo, fue a la tienda a comprar unos postres y apenas me vio me lo comentó, dos horas más tarde volvió con una chica, y me dijo que había habido un cambio de planes, un rato después apareciste tu –_______ me miró sorprendida-
-Toda una investigación agente –ironizó-
-Como sea, tenía razón, es un gran candidato –volví a burlarme-
Ella me ignoró saliendo de mi casa sin pronunciar alguna palabra.
Apenas unos segundos después de que se fuera el teléfono de mi casa comenzó a sonar, lo tomé y me recosté en el sillón para hablar.
-Hola  sexy divino, mi amor –reí al escuchar eso-
-Hola Bryan –contesté-
-Que amargado Alfredo –protestó. Si no lo conociera diría que era hermano de ______- como sea, tengo una propuesta –agregó-
-Dime 
-Partidos de play, comida, cerveza, los chicos también vienen, ¿te sumas? –indagó. Lo dudé, no tenía muchas ganas de salir – hoy a la noche en mi casa – bastó solo eso para que a mi mente viniera ______ “ok, en mi casa hoy a la noche… chau” –
-Seguro, a eso de las siete estoy ahí –aseguré-
-Chau, sexy divino, mi amor –una vez más reí- amargado –gritó antes de colgar –
Dejé el teléfono a mi lado y el instante volvió a sonar, seguro Bryan quería molestarme un rato.
-Hola Bry divino –dije apenas contesté-
-Hola Alfredo–contestó una voz grave, masculina del otro lado. Yo solo cerré mis ojos y me pegue en mi frente con la palma de mi mano-
-Hola abuelo – respondí-
-¿Qué tal todo? –preguntó-
-Bien, abuelo sobre lo de recién yo solo estaba bromeando porque… -no me dejo terminar de explicar porque me interrumpió-
-Yo solo llamo para pedirte disculpas por no haber ido al cumpleaños de tu hermana –dijo-
-Entonces creo que las disculpas deberías pedírselas a ella –él se quedó en silencio y una vez mas me golpeé la frente- perdón abuelo, no pasa nada entiendo que tenías cosas que hacer
-Si muchas, tu sabes que soy… -“un hombre que se sacrifica mucho por está familia” completé en mi mente- 
-Lo sé 
-También llamo por otro asunto Alfredo- ¿Mi abuelo con otro asunto? Generalmente llamaba una vez al mes y era solo para decir, “¿como estás?” “¿hay algo que precises?” “chau”-
-Soy Freddy abuelo –bufé. Él amaba llamarme por mi segundo nombre, quizás por el hecho de que él también se llamaba así - ¿y qué es lo que sucede? –pregunté-
-Tu abuela me ha dicho que ayer a la fiesta de Sophie fue una chica, la cual no conocemos –sabía a que o mejor dicho a quien se refería-
-Ella era parte de los que animaban –mentí- al igual que los payasos 
-También me dijo que los vio hablando solos en la cocina – agregó- 
-Si es que…-titubeé unos segundos pensando que decirle-
-¿Es acaso tu novia? –Cuestionó- ¿Qué ha pasado con Gaby?
-No, no es mi novia –dije tranquilo- Y abuelo, Gaby y yo terminamos hace un tiempo –era de esperarse que me preguntara por ella, ahora que lo pienso no debería habérsela presentado. Mi abuelo era un hombre muy estricto y algo anticuado por lo que creía que si comenzaba una relación debía ser por el resto de mi vida. En parte lo entendía, cuando él era joven las cosas eran así, creo que por eso se casó con mi abuela cuando tenían apenas 16 años- 
-¿Han terminado? Ella me agradaba Alfredo – pero no a mí. Pensé- ¿Cómo se llama la otra chica?
-_______- comenté- pero eso no importa, en verdad ella y yo no somos nada
-Deberías traerla a cenar - ¿por qué tenía que ser tan insistente?- Tu abuela y yo queremos conocerla
-Gracias –tenía que decir algo que lo convenciera- no por ahora 
-¿Por qué no? –Pensé seriamente en colgar, pero eso solo me traería problemas para con él-
-Porque como ya te dije, ella no es nada mío –dije- Quizás más adelante 
-¿Cuándo sea tu novia? –preguntó-
-Si –respondí al instante sin siquiera pensarlo. Había sido un acto fallido y me sorprendí al darme cuenta de lo que acaba de decir. ¿______ mi novia? Si claro- 
-Muy bien, los espero el domingo por la noche Alfredo –sin más que decir colgó. Yo quedé con el teléfono aún pegado a mi oído, con la intensión de querer explicar que ______ no era nada mío. Genial, ¿como la diría que tenía que fingir ser mi novia, por que eso es lo que cree mi abuelo que es muy estricto? –


Golpeé la puerta de la casa de los Mouque y unos segundos después me abrió una chica.
-Hola –dijo-
-Hola –le respondí – estoy buscando a Bryan –
-Si… ¿te acuerdas de mi no? –Preguntó- empezamos juntos el mismo día en el colegio…
-Si, ¿Paola cierto? –ella asintió-
-Hola Pao –dijo alguien detrás de mí, al segundo entró a la casa pechándome. Era Luis-
-Pasa –me dijo la chica a lo que yo hice caso-
Me paré en el medio de la sala y vi a las otras dos amigas de ______ sentadas comiendo palomitas de maíz, ambas movieron su mano en forma de saludo. Luis se acercó a saludarlas-
-Está arriba en su cuarto – la voz de _____ resonó a mis espaldas – sube la escalera y es la segunda habitación por la derecha –me indicó – 
-Hola linda –le dijo Luis mientras le daba un beso en su mejilla, no obstante ella parecía querer ignorarlo- ven –tomó su mano y la llevo hacia la cocina- tenemos algo de que hablar ¿cierto? –tras haber entrado cerró la puerta, quedando ambos solos-
Me quedé mirando la puerta que estaba cerrada, había algo que no me agradaba y era la idea de que ______ y él estuvieran ahí encerrados, ¿Tendría que importarme? Claro que no. 
Las amigas de _____ me miraron haciéndome sentir algo incomodo, así que subí las escaleras y me dirigí a la segunda habitación tal como ella me había dicho-
-¡Pero miren quien vino! –El primero en recibirme fue Alan-
-Freddy, es bueno que estés acá –habló Jos-
-Volvemos a los viejos tiempos –gritó Alonso que junto a Bryan disputaban un partido de fútbol en la play station-
-¡Te hice un gol! –festejó el último nombrado-
-No es justo, estaba dándole la bienvenida a Freddy –protestó Alonso – ahora tengo hambre –bufó-
-Jos te toca ir a buscar la comida –dijo Alan-
-Bueno Freddy, fuiste el último en llegar así que… en la cocina hay unas pizzas que recién trajeron del delivery y algunas cervezas – Jos me dio unos golpecitos en el hombro y puse los ojos en blanco-
Volví al primer piso, pero no vi a las amigas de ______, quizás se habían ido, como sea era mejor que no estuvieran seguro me hubiesen mirado de la misma forma que hacía un rato, y me hubiese sentido intimidado. Iba a entrar a la cocina, y recordé que allí estaban Luis y _______, supuse que aún seguían allí porque la puerta permanecía cerrada. No sabía si entrar, quizás estaban hablando y luego ella me molestaría con que los interrumpí por estar celoso, o cosas así. ¿Y si no estaban hablando? ¿Y si estaban haciendo otra cosa? La sangre me hirvió tan siquiera pensarlo, no dudé y entré.
Para mi sorpresa no estaba ninguno de los dos allí. Tomé las pizzas y unas botellas de cerveza, estaba a punto de volver con los chicos cuando escuché la voz de ______ en el patio. Miré hacía afuera y estaban ambos hablando, no lo pensé dos veces y me acerqué a la ventana que allí había para escuchar-
-Todo fue un mal entendido –dijo él-
-Si claro –le contestó ella irónicamente. Por lo menos no solo a mi me hablaba así- Luis conozco a los chicos como tu, convivo con uno ¿sabías?
-Entonces si tanto me conoces, sabes que nunca vuelvo una segunda vez por la misma chica 
-Es verdad, pero solo lo estás haciendo porque necesitas agregarme a tu lista –aseguró ______-
-¿De que hablas? 
-Me enteré que alardeabas delante de todos los del equipo porque ibas a salir conmigo ¿Qué soy una clase de premio o algo? –Era bastante difícil que diera el brazo a torcer-
-Lo hice porque ninguno se atreve a pedirte una cita por Bryan, quería que supieran que yo no le temo a nada para estar con vos - ¿quería conquistarla así? Que estupido-
-No seas tonto Luis –dijo ella. Por lo menos coincidíamos en algo. Al instante rió- 
-¿Me vas a dejar invitarse otra vez? –preguntó él-
-No tengo nada que perder - ¿qué? ¿Porque fue tan fácil convencerla? – aún así, no, no quiero salir contigo –Reí en mi interior, la cara de Luis en ese momento era épica- 
-No puedo creerlo, ¿te vas a arrepentir sabes? –ella se cruzó de brazos restándole importancia. Él bufó molesto y entró a la cocina para ir luego hacia el living, no sin antes dedicarme una mirada bastante seria-
-¿Ahora eres espía? –giré para verla, aún permanecía de brazos cruzados y sonreía-
-Yo solo vine por estas cosas y los escuché hablando –contesté-
-¿Y decidiste quedarte a escuchar? –se burló-
-¿Por qué no aceptaste salir con él? –pregunté-
-Para reconquistarme hace falta más que una simple disculpa y palabras cursis –dijo seria-
-¿Reconquistarte? Eso quiere decir que él ya te había conquistado, puede volver a hacerlo 
-Si lo que queres saber es si algún día voy a salir con él, mi respuesta es no –coloco una mano sobre mi hombro – tienes el camino libre Leyva–se puso en puntita de pie y me dio un beso en mi mejilla para después irse. Esta chica quería volverme loco-

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!