Capitulo 11

3.3K 258 3

-Y eso es todo por hoy-dijo el profesor.
“No es justo” “no se vale” “es muy malo” esas fueron algunas de las quejas hacia el profesor de geografía. ¿El motivo? A la carpeta que ya habíamos hecho teníamos que agregarle mas información que nos llevaría por lo menos una semana de trabajo y todo porque él se había olvidado de decirnos.
Sentada junto a mis amigas miré hacia el fondo del salón, pero para mi sorpresa, no estaba allí, recorrí con mi mirada el resto de la clase y lo vi sentado un poco mas adelante, mordía la tapa de una lapicera mientras por debajo del banco escondía su celular, parecía estar mandando un mensaje.
Salimos al recreo, fui hasta mi casillero, y en el camino vi como todos murmuraban, al parecer un nuevo chisme rondaba en el colegio. Trate de escuchar algo pero no pude, de todas formas iba a enterarme luego. Después de haber guardado unos libros y haber sacado otros cerré el casillero y me asuste al ver a Freddy allí parado.
-Hoy, en mi casa, a las 2 –me dijo y comenzó a alejarse-
-No –creo que no esperaba esa respuesta ya que se dio vuelta y volvió hacia donde yo estaba- hoy tiene que ser en mi casa
-No compliques, a las 2 en mi casa –volvió a repetir- 
-En todo caso yo pongo la hora, y tiene que ser mas tarde, salimos a la una, no me da el tiempo para almorzar, cambiarme de ropa e ir
-Mas tarde no puedo.
-Entonces, tendremos que entregar la mitad del trabajo –contesté. No iba a dejar que siguiera teniendo la misma actitud, yo sabía confrontar, y era muy difícil que diera el brazo a torcer-
-A ver –dijo exasperado- tengo cosas que hacer si? Trabajar por ejemplo. Tu no vas a hacer nada en toda la tarde y puedes ir a cualquier hora.
-Bien, entonces nos vamos juntos a la salida
-Si claro
-Ok, ya que estas de acuerdo que asi sea
-No conoces el sarcasmo?

-Mira Leyva...
-No me digas asi
-Como sea, si queres hacer el trabajo temprano entonces nos vamos juntos, de otra forma voy mas tarde y con mas tarde me refiero a las cuatro tal vez
-Ando en moto
-Genial, amo las motos –dije usando el mismo tono que el usaba cuando me hablaba-
Me acerqué a mis amigas que hablaban muy entretenidamente de lo mismoque el resto del colegio hablaba.
-Y que va a pasar con el entonces?-dijo Paola
-Quizas tambien lo incluyan, digo no lo van a dejar de lado, pero igual Luis nunca fue muy unido a los chicos, no tanto como Freddy-comento Mariana
-De que hablan?
-Todo el colegio se entero de que tu hermano y sus amigos hablaron con Freddy en los vestuarios, y también saben que se reconciliaron-contesto Camila.
-Al parecer al unico que esto no le agrada es a Luis –hablo Paola e hizo un gesto con su cabeza señalandolo, estaba con los demas pero a diferencia de los otros se mantenía serio-
-Por que no vas a consentirlo? –preguntó de forma divertida Mariana-
-No molestes 
-Siempre te dijimos que era un tarado, pero tu no querías escucharnos-espeto Camila.
-Igual, ahora tienes a Leyva –las tres rieron y yo las miré enojada-
 -Hasta se te esta pegando su humor-se burlo Mariana
-Yo no soy una amargada, y no discuto todo lo que me dicen porque pienso que siempre tengo la razon, no soy egocentrica, tampoco orgullosa y no ando besando porque pienso que le gusto a una persona, y digo gracias cuando tengo que decirlo, en serio piensan que me puede gustar una persona asi?
-No, no te gusta-rodo ls ojos Camila
-Te encanta –concluyó Paola
No es cierto, no es cierto, no es cierto, no, no lo es. Asi estuve toda la mañana tratando de convercerme a mi misma que lo que mis amigas decían no era asi. Bueno, pero… ¿si estaba convencida porque me cuestionaba tanto?, no _____ sacate esa idea de la cabeza, Freddy Leyva no te gusta, aunque, es lindo, eso tengo que admitirlo, pero su humor, es un amargado.
-Hey! –Freddy me gritó sacandome de mis pensamientos-
-Qué?
-Ya nos vamos
-Ok –dije y comencé a caminar siguiendolo, hasta que alguien me interceptó tomandome por los hombros y empujandome hasta que choque contra una pared- que haces Luis?
-Perdoname, perdoname, perdoname, -repitió varias veces- te juro que…
-No tienes que explicarme nada, entiendo que te olvidaste y no me molesta, de hecho tampoco me interesaba mucho salir contigo –punto bajo, sabía que le había dolido, a un chico como él nadie le decía que no, y mucho menos que no le interesaba-
-Es cierto lo que dicen?
-Que cosa?
-Estas saliendo con Leyva
-No, -dije mirando a Freddy que recién se había percatado de mi ausencia y se cruzó de brazos esperandome- pero, si asi fuera qué?
-El no te conviene
-Gracias por tu consejo –intente correrme pero me empujo suavemente de nuevo contra la pared-
-Por favor _____, yo se que te gusto hace mucho tiempo y tu también a mi, tienes que darme otra oportunidad
-Chau Luis –lo aparte y con todo mi orgullo camine hasta donde Freddy estaba- vamos
-Puedes tomarte tu tiempo para relacionarte con tu novio si quieres –dijo de forma irónica-
-Luis no es mi novio, solo es un estupido y no quiero hablar de eso. Donde esta tu moto?
-Ahí –señalo un auto que estaba estacionado frente al colegio- 
-Ah, pero que gracioso. Espera –dije antes de subir- tIenes licencia?
-No
-No!? no me voy a subir a tu auto si no tIenes licencia
-Bueno, si prefieres caminar, no me opongo –encendió el motor obligandome a subir. Ambos ibamos en silencio hasta que como siempre yo rompí el hielo -
-Por qué ahora si quieres que vaya al cumpleaños de Sophie?
-Ya te dije que no quiero, pero mi hermana insistió
-Me adora –reí-
-Porque no te conoce
-Tu tampoco
-Se lo suficiente como para quererte lejos
-A si?, y ya que me conoces tanto, dime, ¿como soy?
-Eres de esas personas que creen que todo es facil, que todo es alegría y eso es porque siempre te dieron todo, nunca te ha faltado nada, no sabes lo que es el sufrimiento y por eso piensas que todo se puede arreglar como si nada
-Eres injusto, gracias a mi recuperaste a tus cuatro mejores amigos, ademas no tenemos la confianza como para que me digas eso 
-Tu puedes decirme que soy amargado y orgulloso y yo no puedo decir lo que pienso de ti?
-Que estes mal no implica que te la tengas que agarrar conmigo que ni me conoces, no eres la unica persona de este mundo que sufre Freddy, aca el unico que se tiene lastima eres tu mismo y lo usas como barrera para relacionarte con los demas, o conmigo
-Yo no pongo ninguna barrera, deja de hablar de mi, porque no sabes nada
-Se lo suficiente asi como tu sabes sobre mi –se quedó en silencio- nadie te había dicho esto, porque todos piensan “oh pobre Freddy, perdió a sus padres” pero yo no te voy a tratar como todos, porque lo unico que haria sería tratar de que siempre estes contento y las cosas se hagan como tu quieres. La vida no es asi
-Que sabes tu sobre la vida?
-Quizas no sepa nada, pero tu tampoco –detuvo el auto frente a una casa y bajo dandome a entender que lo esperara-
Quizas había sido un poco dura, pero yo no iba a ser como el resto, Freddy merecía que alguien le dijera como son las cosas. Y si para eso tenía que tratarlo como el a mi, lo iba a hacer.

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!