Capitulo 44 Maraton 1/2

2.8K 229 2

Tal vez había corrido unas tres o cuatro cuadras cuando los pensamientos llenos de temor que me invadían se vieron suplantados por otro. ¿Cómo llegaría su casa corriendo?, no es que necesitara ser una corredora profesional, pero la casa de Freddy estaba bastante lejos de la mía, probablemente corriendo no llegaría ni a la mitad del recorrido. Por suerte, una bocina llamó mi atención y suspiré aliviada.
Mi hermano conducía tan rápido como podía y como la ley lo permitía, mientras que yo solo pensaba en llegar lo más pronto posible.
Me lo imaginé sobre el suelo con sangre por todos lados, okay, debía omitir mi imaginación porque solo hacía ponerme más nerviosa.
El hecho de saber que los que lo atacaron podían ser los que estaban detrás mío, era lo que más me asustaba, si ellos eran capas de eso, entonces serían capaces de cualquier otra cosa. 
La primer imagen que vi al llegar fue la de dos tipos arrodillados en el suelo realizando los primeros auxilios hacia Freddy, que permanecía con los ojos cerrados.
No dudé en bajarme de aquel auto y caminar hacía él, pero lamentablemente fui retenida por un brazo y luego otra al intentar soltarme.
-Solo quiero ver como está –exclamé desesperada-
-Él está bien –respondió Matt en un intento fallido de calmarme mientras veía como mi hermano se acercaba hacía su amigo casi tan nervioso como yo- solo recibió unos golpes y…
-¿Solo unos golpes? –pregunté de forma ironica como si “solo unos golpes” fuera muy poco- ¿es broma verdad? ¿por qué no han llamado a un medico? 
-Eso solo alertaría a los vecinos, que por cierto van a empezar a salir si no te calmas –
-¿Qué me calme? ¡Matt! Acaban de atacar a Freddy, está ahí tirado desmayado, inconciente o quien sabe como ¿y me pides que me calme? 
-No es bueno que estes aqui, es peligroso y lo sabés –no iba a convencerme de irme de allí-
-No me importa eso ahora –
-¿Qué es lo que querés ______? –gritó- ¿no te alcanza con lo que le acaba de pasar que sgues insistiendo? 
-¿Estás diciendo que lo que le hicieron es mi culpa? –miró hacia un costado furioso sin decir nada-
-Esto se nos está yendo de las manos –murmuró- yo debería llamar…
-Si, llamalos –dije molesta interrumpiéndolo- llamalos, decile lo que pasó, también cuentales sobre las amenazas,, y que me lleven a New York si quieren, pero ahora me voy a quedar aqui, y no, no es un capricho más –advertí-
-¡Está moviendose!- exclamó uno de los tipos y tanto Matt y yo nos acercamos haciendo que tanto el tipo que habia hablado junto con el otro se alejaran de allí para que Freddy no pudiera verlos-
Viendolo de cerca pude notar algo de sangre en su labio y además de que este estuviera hinchado, también tenía un moretón en el pomulo izquierdo de su cara. Poco a poco abrió sus ojos y al instante los apretó en un gesto de dolor mientras llevaba su mano derecha a hacia su cabeza.
-¿Estás bien? –Matt fue quien habló, obteniendo como respuesta un si en un leve susurro. Y con la ayuda de Bryan lograron parar a Freddy-
-¿Qué me pasó? –preguntó éste último algo mareado- 
-No sabemos –mentí y en parte decía la verdad porque técnicamente no sabíamos que era exctamente lo que le habían hecho. – nosotros pasabamos por aqui y te vimos tirado en la puerta de tu casa, de inmediato bajamos a ayudarte –sentí la mirada de Bryan en mi, estaba confundido, y era de esperarse-
-Yo solo recuerdo que venía de dejar a Sophie en la casa de mis abuelos –murmuró- después todo es confuso, dos hombres..
-Creo que intentaron robarte –miré a Matt enojada, él intentaba confundirlo- y por eso te golpearon, quizas te empujaron y cuando caíste te golpeaste la cabeza, por eso te desmayaste 
-Deberíamos llevarlo a un hospital –dije-
-Estoy bien –agregó Freddy- solo ayúdenme a entrar a mi casa –me adelanté para abrir la puerta mientras mi hermano y Matt lo llevaban- ¿y… quién es esa chica? ¿está soltera?–sentí que preguntó y no pude evitar reir-
-Definitivamente no estás bien –Bryan habló por primera vez en todo el rato que allí estabamos-
Una vez dentro de su casa, Matt y mi hermano discutían sobre que hacer, no podíamos dejarlo solo, al parecer el golpe le había afectado y estaba algo mareado por así decirlo.
-Necesito que te quedes quieto –le pedí y con una sonrisa tonta asintió- voy a limpiar la herida de tu labio ¿si?-
-¿Eres mi enfermera? –preguntó sin dejar de sonreír-
-¿Tu qué? –Exclamó Bryan- 
-Tranquilo Bry –contestó Freddy con tranquilidad- puedo compartir mi enfermera cuando necesites que te cuiden –guiñó un ojo y luego se puso serio- pero solo un rato –advirtió-
-Bryan- dije al ver los celos de éste- solo está así por el golpe –bufó molesto y volvió a su conversación con Matt-
-No es cierto –susurró el ojimiel- yo no te voy a compartir –puse los ojos en blanco y acerqué el algodón bañado en alcohol hacia su labio mientras soplaba para que no le ardiera demasiado- ¿podrías acercarte un poco más? Es que tu soplido no me llega bien 
-Si llega –respondí también susurrando-
-Yo solo quería darte la oportunidad de estar más cerca de mi –movió sus cejas de arriba hacia abajo unas cuantas veces y reí tomó mi mano libre y la llevo hacia su cabello moviendola para despeirnarse -No muchas chicas han tenido este honor, deberías sentirte muy agradecida
-Creeme si te digo que ya te conocía  –dije bromeando-
-Te creo solo porque me pareces una buena y linda enfermera –volvió a guiñar uno de sus ojos hacia mi mientras sonreía- ¿por qué siento que te conozco? –preguntó-
-Porque nos conocemos –respondí volviendo a reir- somos compañeros de clase
-Pero es de otro lado, otro lugar –se quedó en silencio mientras pensaba de donde es que me conocía- ¡ya sé! –exclamó- no, no sé 
-Solo estás algo afectado por el golpe que tuviste, lo mejor es que intentes dormir Freddy-
-¿Podrías acompañarme a mi habitación? –asentí y con su brazo rodeando mis hombros lo ayude a subir la escalera- es aquí –me indico una vez que estuvimos frente a la puerta. Luego entramos y lo ayudé a recostarse en su cama- ¿no te vas a quedar conmigo? –preguntó cuando volteaba para irme-
-Tienes que descansar –
-¿Y si me duele otra vez la cabeza? ¿O si el labio sangra de nuevo?-
-Entonces me llamás –expliqué- 
-¿Podrías traerme agua? –
-Si, pero intenta dormir-
Bajé rápidamente por el vaso con agua y al volver ya estaba totalmente dormido, no pude evitar sonreir, cuando recordara lo que acababa de pasar seguro se moriría.
-Ya se durmió –avisé sentándome en el sillón que minutos antes compartía con Freddy-
-No podemos quedarnos aqui toda la noche –dijo Matt-
-Yo puedo –dijimos a la misma vez con mi hermano-
-No, yo puedo –remarcó Bryan- es mi amigo, además tu sola con él sería peligroso, en todos los sentidos –me dedicó una mirada de pocos amigos y se la devolví- ¿Por qué no dijeron nada sobre esto que estaba pasando? 
-Porque si sabías de las amenazas no me dejarías acercarme a él –murmuré-
-Porque no queríamos alertar a nadie –respondió Matt- pero creo que es hora de que Peter y Sara lo sepan…
-Pero… -suspiré angustiada y me hermano frunció el ceño-
-¿Qué sucede? –preguntó-
-Si Peter y Sara se enteran de esto, me van a llevar con ellos –expliqué- no quiero irme y tener que separarme de todos 
-No vas a hacerlo –respondió con seriedad-
- Bryan, esto es por el bien de ella, lo que acaba de pasar con Leyva es por las amenazas que hemos estado recibiendo, no podemos seguir asi, quien sabe que puede pasar mañana –Matt continuaba rigido y serio ante el tema en cuestión-
-¿Podes dejar de decir que es culpa mía? –exclamé molesta- yo no quería que esto pasara
-Pero pudiste evitarlo –confrontó- te advertí con que te alejarás, te dije que no fueras a esa cita, y sin embargo no cumpliste con nada –mi actitud pasó de estar tensa a sentir culpa- 
-Ya basta Matt ¿si?, ya entendí –
-Claro, ahora la señorita se siente culpable y no quiere escuchar que yo tenía razón –se cruzó de brazos mientras hacía una mueca-
-Matt –dijo Bryan- creo que esto no hace falta
-Si hace falta, porque pudo ser peor, pudieron hacerle daño a ella, y por sus caprichos estamos aqui, con Leyva que ha sido golpeado
-Me voy a casa –informé- si quieren me dicen como despertó Freddy y si no quieren no me digan 
-No te puedés ir sola-
-Mirá como me voy –lo desafié con la mirada y caminé hacia la puerta, pero antes de que pudiera abrirla, alguien lo hizo por mi desde el lado de afuera-
-¿Qué fue lo que pasó? –Mandy, la prima de Freddy entró furiosa a la casa-
-Mandy, Leyva está bien –dijo Matt-
-Esto es tu culpa –me miró realmente enojada mientras con su dedo índice me señalaba- yo sabía que si te acercabas a él iba a traerle problemas, hemos estado muy bien durante estos dos años, no necesitamos que una nena inmadura nos traiga problemas-
-¿Perdón? Yo se que también están detrás de Freddy, la culpa no es totalmente mia, tu tendrías que decirle la verdad para que él sea conciente de lo que está pasando, y que pueda decidir si quiere alejarse o no de mi –
-Es cierto que lo buscan, pero a la que más quieren es a ti, y lo sabés, deberías estar encerrada en algún lugar para que nadie que este cerca de ti corra peligro –fruncí el ceño, pero lejos de estar enojada estaba dolida, sabía que ella tenía razón-
-¿Por qué le dices esto? –la enfrentó mi hermano- ya se siente muy mal como para que encima la critiques así, tu no tienes idea de lo que todos hemos sufrido cuando la secuestraron de pequeña –las lagrimas no tardaron en caer de mis ojos haciendo que mis mejillas se humedecieran- no tenes derecho a siquiera pensar en que debe estar encerrada o que se yo, porque ella como todos nosotros merece una vida con su familia, y ¿sabes qué? No me importa correr peligro, porque es mi hermana y prefiero mil veces que me llenen de amenazas a tenerla lejos de mi
-No tenés idea de lo que dices –murmuró Mandy-
-Si se lo que lo digo –contestó Louis- y no le vuelvas a hablar asi, porque que Freddy este así, no es su culpa, la culpa la tienen esos tipos 
-Vamos Bryan –dije tomandolo del brazo- por favor –le pedí-
Mi hermano accedió a mi petición, y me llevo de vuelta a casa en su auto. Ambos ibamos en silencio, no sabía que pasaba por su cabeza pero por la mia solo una palbara rondaba “culpa”. Y también era ese el sentimiento que tenía. La prima de Freddy y Matt tenían razón, que a Freddy lo atacaran fue por mi culpa. Debía alejarme de él, y esta vez era en serio.
----------------------------> Sigue leyendo

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!