Capitulo 55

2.8K 231 14


Narra Freddy

Las fotos no dejaron de llegar desde el día que recibi aquel sobre, al principio cuando las veía, sin darle tanta importancia llamaba a Peter y se las entregaba. Odiaba cuando eso pasaba, porque él aprovechaba la oportunidad y me volvía a hablar sobre New York.
No quería que _______ se fuera, y mientras estuviera bien en su casa, no me interesaría en hablar sobre ese tema con ella.
Sabía que si se iba, la perdería, podíamos tener una relación a distancia, pero no sería lo mismo. 
Pero justo, tenía que llegar un sobre más, y fue esa foto la que me hizo reaccionar. Esa foto donde vi el miedo en su rostro, vi las lagrimas, vi la desesperación, la incertidumbre, y comprendí que realmente estaba en peligro, que si no hacia algo, podía suceder cualquier cosa, y yo no estaba dispuesto a perder a alguien más.

-¿Ella va a estar bien? –le indagué a Peter, cuando estuvo en mi casa, luego de que lo llamara-
-Por supuesto que si, es un lugar casi irreconocible en el mapa, nadie va a saber que esta allí-
-¿Yo voy a poder hablar con ella?-
-Probablemente no durante un tiempo, para poder asegurarnos, luego si, hasta puedes ir a visitarla- me quedé en silencio adaptándome a la idea, de no verla más- mira Freddy, esto es lo mejor, solo tienes que decírselo a ella, convencerla –asentí no muy seguro aún-

Lo pensé durante días, y cuando no estaba muy convencido, solo bastaba pensar en la foto donde alguien le apuntaba con un arma a ella y Matt, pero sobretodo, a ella.
Finalmente, supe que la manera de decírselo, era al estilo _______. Si yo le decía algo que lo malinterpretara, entonces generaría una discusión, y en medio de eso, lograría hacerlo.
Me sentía culpable, probablemente ella pensaría que la discusión fue su culpa, cuando realmente yo iba con la intención de provocarla.
Llevé a mi hermana ese día, tal vez fue un poco inmaduro, pero no tenía tiempo de pensar si era muy maduro en cuanto a esto. Estaba a punto de hacer que mi novia se fuera a mas de 4mil km de distancia.
Justo después de que salí de su habitación ese día, me arrepentí. 
Quería entrar y decirle que lo que había dicho era mentira, que no quería terminar, que la quería como a nadie en este mundo.
Me enteré por Bryan que ella había tomado la decisión de irse, que en su familia pese a estar mal y tristes, ya sabían como era esto, y no les afectaba tanto, o si les afectaba pero sabía como llevarlo.
Pero yo, yo no, siquiera habían pasado cinco días sin verla, y parecía que había sido una enternidad. Llamenme cursi, o lo que quieran, pero pase de verla constantemente, a no saber de ella ni por un mensaje. Me estaba desesperando, y justo cuando decidi que una llamada no sería nada malo. Ella me llamó.
-No cortes por favor –fue lo primero que dijo-
-No lo iba a hacer _______- me costaba actuar seriamente, aunque probablemente me salía muy bien, porque eso me decía ella todo el tiempo-
-¿Cómo estas? –me preguntó. Su voz temblaba, ¿estaba llorando? –
-Bien supongo, ¿tu? – no respondió enseguida, la escuché suspirar, y la respuesta fue obvia. Estaba llorando-
-Bien…supongo –se generó un largo silencio- debes saber que me voy 
-Si, Bryan me lo dijo –otra vez, ambos permanecimos callados- ¿cuándo…?
-En dos días –dijo al instante. ¿Dos días? ¿dos? – se que nosotros ya no… pero…
-Quiero verte – le dije -
-Es lo que también quiero –respondió ella- 
-Voy para tu casa –
-No, aqui hay mucho revuelo por mi ida, yo tengo que ir a casa de Mariana, puedo pasar luego por ahí-
-¿Es seguro eso? –
-Matt me acompaña –y otra vez, ninguno habló. Pero estaba bien para mi, el solo escuchar su respiración y saber que estaba bien, me bastaba- entonces… nos…nos vemos Freddy –cortó sin darme tiempo a responder-


Narra _______

Tener que irme, me dolía. Tener que dejar a mi familia, a mis amigos, y claro…no ver más a Freddy.
No sabía bien por cuanto tiempo me iba, podía ser un mes, como otros siete años. Quizás pasaría el resto de mi vida allí, viendo a mis seres queridos unas pocas veces cada mucho tiempo.
Para mis amigas fue algo difícil de aceptar, jamás se va a borrar la imagen de las tres llorando, mientras yo intentaba hacerlas reir de alguna forma.
En mi familia, la que mas me dolia ver, era mi madre. Mi padre intentaba ser fuerte por todos, mi hermano, a Bryan lo había escuchado un día mientras todos creían que yo dormía, como discutia con Sara, mis padres intentaban calmarlo, pero el gritaba todo tipo de cosas, finalmente dijo “¡Es mi hermana! Si tengo que dar la vida por ella, lo voy a hacer, pero no se la lleven, no la alejen otra vez de nosotros”. Lo odiaba por hacerme esto, me hacia sentir mas culpable de lo que ya me sentía. Esa mañana no pude mas, que llorar. 
Volviendo a mi madre. La escuchaba llorar por las noches, mi padre le decía cosas para que estuviera tranquila, pero ella no hacía más que decir que no me habían cuidado bien, que todo era culpa de ellos. Y entonces yo lloraba escuchándolos. 
Finalmente, quedaban dos días para irme, y sentía que me faltaba una despedida más.
Había marcado su número unas cuantas veces, pero antes de llamar, lo borraba. Me era extraño estar en esa situación, generalmente suelo ser una persona que va de frente, y bueno ya saben el resto, no me gusta perder las discusiones entre otras cosas. Pero esto había empezado mal desde el momento que deje que Freddy dijera “Entonces, deberíamos terminar”. Ahí yo tendría que haber insistido, pero si no lo hice, es porque dudé. Dudé en si él todavía me quería. Y es por eso que realizar aquella llamaba, me costó demasiado. Apenas atendió, no pude evitar llorar.
Quedamos en vernos luego, no se imaginan la alegría que me dio el saber que quería verme. 
Asi que a eso de las seis,  y algo de la tarde, salí directo de la casa de mi amiga, a la suya. Me costó convencer de que me dejaran salir, pero cuando les dije que quería disfrutar mis últimos días, en el pueblo, los convencí.
Caminaba apresurada, porque lo único que deseaba era llegar cuanto antes. 
Cuando me aproximé a la puerta para golpear, él abrió antes de que pudiera hacerlo. 
Me quedé helada en ese preciso momento, había pensado en algunas cosas que quería decirle, pero en ese momento parecía, que de pronto era muda. Mis ojos se empañaron un poco cuando vi su mirada, estaba triste, y eso es algo que puedo asegurar, porque conocía muy bien cuando se sentía asi. Él se adelantó un paso, y cuando apenas estiró sus brazos me apegué a su cuerpo, y nos unimos en un abrazo. 
-Supongo que vengo a despedirme –murmuré, casi sin aliento, haciendo el mayor esfuerzo para no llorar-
-¿Querés entrar? –asentí a su pregunta, y lo seguí dentro de la casa-
-¿Cómo has estado Freddy? –
-¿No fue lo que hablamos por teléfono? –lo observé unos instantes, y deseé que fuera en ese momento ese amargado que tanto odiaba, para poder irme de allí cuanto antes posible-
-Es verdad –concordé- ¿pero de qué podríamos hablar? Como ya dije, vengo a …
-Si, si, lo sé –dijo él, interrumpiéndome- 
-Peter me contó, que fue él quien ha estado hablando contigo, en este ultimo tiempo-
-Perdón si no te lo dije –
-Esta bien, te oculte algo peor –me encogí de hombros y sonreí de costado- ya me hice la idea de estar en esa otra ciudad ¿sabes? Quizás me cueste acostumbrarme al principio pero luego, todo va a estar bien, puedes llamarme algún día
-No hables, como si no fueras a volver jamás-
-Ambos sabemos que hay una posibilidad de que pase-
-Esto no es justo ______, ¿por qué tu? Hay millones de personas en el mundo, millones de personas malas, que no digo que lo merezcan, pero si les sucediera algo, a nadie le importaría, –
-Freddy, si esto me paso a mi, es por algo, nada pasa en esta vida porque si nomas. Piensalo asi, si yo no hubiese vivido antes esto, quizás hubiese estado toda mi vida aqui en Mexico, y te hubiese conocido mucho antes. Quizás hoy seriamos simplemente amigos, o serias el amigo de mi hermano y nada mas –
-Yo te podría haber conocido como la hija del príncipe de la India, que igual te hubiese querido –
-¿Podemos por favor hablar de otra cosa? Me gustaría irme feliz y no llorando, porque ya lo he hecho demasiado
-Perdoname –
-Esta bien, pero hablemos…-
-No ______, escúchame –suspiré y desvié mi mirada, nerviosa- perdóname por lo que te dije, yo no quería, yo no…Yo te quiero, te quiero como nunca he querido a alguien, pero estaba asustado, lo estoy aún, el solo hecho de pensar que alguien quiere hacerte daño, me pone los pelos de punta, me desespera no poder hacer algo para evitarlo, me gustaría tener a ese hombre en frente y…no me imagino que le haría-
-Yo también te quiero, pero no me hagas esto mas difícil, por favor Freddy...-
-Te prometí que íbamos a llevar esto juntos, y lo vamos a hacer- 
-No, absolutamente no –me miró sorprendido y no me importó, solo coninue hablando- no sería justo, tu te vas a quedar aqui, y tienes todo el derecho de continuar tu vida, no puedes estar pendiente de mi, no podes esperar por mi, y aunque esto me duela, y no sabes como, va a ser asi Freddy.
-No voy a continuar sin ti, asi tenga que esperar veinte años-
-Lo lamento tanto Freddy, yo no tendría que haberme metido en tu vida, ahora no solo me lastimo a mi, te lastimo a ti también, te pido perdón. Y por favor, olvídate de mi
-¿Es broma? ¿Qué me olvide de ti? –asentí y como él no dijo mas nada me aproxime a besar su mejilla, lo hice tan lento como pude, intentaba de alguna forma, inmortalizar ese momento- No quiero que te vayas –susurró él a mi oído-
Me separé un poco para mirarlo a los ojos, y en ese momento el cerró los suyos, su cuerpo perdió equilibrio, y lo sostuve para que no cayera al piso, aunque se todas formas caimos porque no pude sostener su peso.
-Freddy –no respondió- ¿Freddy que te pasa? –apoyé como instinto mi oído sobre su pecho, sentí su corazón latir- 
Luego todo fue muy rápido, la puerta principal se abrió de golpe, dos hombres con capucha entraron, uno de ellos me tomó por la cintura y comenzó a arrastrarme, mis gritos fueron tapados por la mano de ese mismo hombre. 
El otro de los tipos, le quitó algo del cuello a Freddy, y comprendí que le habían disparado desde algún lugar un dardo. 
-¿Qué hacemos con él? –dijo uno de ellos-
-Llevemoslo –sacudi mi cabeza desesperadamente, y lloraba de impotencia- quédate quieta linda, y nada va a pasarte.

Desperté en una especie de habitación, las paredes eran bien blancas. Vi que a mi lado tenía un plato con algo de comida. Me pregunté si estaba en un hospital, pero la cama no parecía ser de un lugar asi. 
Una mujer entró, traía una túnica blanca puesta.
-¿Es usted una doctora? –pregunté-
-Es un placer conocerla al fin señorita _______, y si, soy una doctora-
-¿Qué fue lo que me sucedió? ¿qué le paso a Freddy? ¡Oh Dios! Freddy, ¿él esta bien?-
-Si por Freddy te refieres al muchacho apuesto de ojos cafe, él esta bien, por lo menos mejor de lo que podría haber estado-
-¿A qué se refiere? – 
-Necesito verlo, necesito ver a mis padres también –exigí-
-Yo necesito sacarte un poco de sangre –
-No, yo…-me quedé paralizada cuando vi una pequeña placa que colgaba de su túnica, reconocía muy bien ese logo- ¡ayuda! ¡por favor, alguien quiere hacerme daño! ¡Peter! ¡Sara! –
-Si te quedas tranquila nada va a pasarte –era igual a lo que el hombre en la casa de Freddy me había dicho-
-¿Estoy…estoy secuestrada? –
-Yo no quisiera darle ese titulo, ahora por favor, quédate quieta –
Empujé a la mujer, y logré que cayera al suelo, entonces salí corriendo, pude escucharla llamar a alguien, y enseguida una alarma comenzó a sonar.
Me encontraba en un largo pasillo, lleno de puertas, pero en ninguna habitación había alguien dentro. Al final del pasillo, una última puerta se encontraba. La abrí, y entonces me encontré con Freddy. Estaba tirado en el suelo, tenía golpes en todo su cuerpo, había sangre a su alrededor.
Apenas me vió, movió su cabeza pero antes de que pudiera comprender, la puerta detrás de mi, se cerró, dejando ver a un hombre que había estado escondido.
Retrocedí unos cuantos pasos, y cuando estuve al lado de Freddy, me senté a su lado.
El hombre, alto, gordo, canoso, y de traje, me sonrió.
-________ -dijo él- es bueno por fin conocernos, claro que yo ya te conocía, asi que el placer supongo que es tuyo-
-¿Por qué me hace esto? –
-De hecho es una muy buena pregunta, pero no te la voy a responder todavía. Voy a darles un tiempo para que puedan despedirse.
-¿Qué va a hacer con nosotros? –
-A él, lo voy a liberar, en cuanto a ti, ya lo veremos –
Salió de allí, y cerro la puerta. En seguida me apresure a intentar abrirla, pero era obvio que estaba trancada.
-Freddy, perdóname –dije, hincandome a su lado. Enderecé un poco su cuerpo y sostuve su cabeza con mi brazo- esto es todo mi culpa
-¿Te hicieron algo? –preguntó él con dificultad-
-No lo sé, creo que no, pero eso no importa ahora –
-Yo estoy bien –
-No lo estas, Freddy quiero que me escuches bien, cuando salgas de aqui le vas a decir a Peter y Sara lo mejor que puedas sobre este lugar, ellos van a encontrarme enseguida-
-Tu les vas a contar sobre este lugar, porque de aca nos vamos juntos –
-Tengo miedo, por primera vez, lo tengo, no se que va a pasar –
-Yo te prometo que va a estar todo bien, ¿confias en mi? –asentí muy segura- nada va a pasarte, y a mi tampoco-
Incline mi cabeza, y lo besé, lo besé con todas mis ganas, porque tenía el presentimiento de que esta iba a ser la ultima vez que lo haría-
-Te amo ______ -miré sus ojos, esos ojos abellana que me habían atrapado desde el momento en que se sentó a mi lado, junto al arco, en la cancha, aquella noche de lluvia –No me digas esto Freddy, suena a despedida, acabas de prometerme que todo va a estar bien –una de mis lagrimas aterrizó en su cuello, y se deslizo hasta terminar en el suelo –
-Todo va a estar bien, pero por mientras quiero que lo sepas –
-También te amo –dije sincera- 
-¿Y que si digo que ya lo sabía?
Nuevamente la puerta se abrió, esta vez entraron tres hombres, uno de ellos al igual que en la casa de Freddy, me tomó por la cintura, y comenzó a arrastrarme. Los otros dos se quedaron con el ojimiel. 
Era arrastrada por el pasillo por el cual había llegado, y nunca desvié la mirada de Freddy, pero entonces uno de los hombres que se encontraba con él, cerró la puerta.
Y esa fue la última vez que lo vi.
************************************
Gracias por leer chicas este el el penultimo capitulo y estoy pensando aun en hacer una segunda temporada porque como les mancione al principio es adaptad y solo tiene una temprada asi que si hay muchos comentarios intentare hacer la segunda temporada por mi cuenta ❤❤
**Las quiero**❤❤

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!