Capitulo 32

2.7K 241 4

Flash Back

Abrí mis ojos aún temerosa por lo que pudiera encontrar frente a mí. Sentí como me golpeé la espalda contra lo que parecía ser un muro, así que imagine que debía estar acorralada por alguien, precisamente quien me tomó sin previo aviso cuando las luces de aquel auto me encandilaron.

Frente a mi se encontraba un hombre, tal vez medía un metro con ochenta centímetros, o un poco menos, el hecho es que era más alto que yo. Eso le daba ventajas. Ni hablar de sus brazos fornidos y su abdomen que parecía una tabla de lavar. Al lado de él yo era una insignificante hormiga. Su rostro, auque no lo podía distinguir bien, vi que era de color blanco, bastante diría yo, un poco de sol no le vendría mal. Llevaba puesto un traje de vestir, no dudé al pensar quien había mandado a este hombre.
Tal como lo supuse, estaba acorralada, contra una pared. Estaba en un callejón. 
-Me habían dicho que eras linda, pero no imagine que tan así era –sonrió y eso me causó repulsión-
-Antes me dieron unos padres, ¿ahora quieren un novio para mi? –Me imagine el simple hecho de que me volvieran a secuestrar y me estremecí-
-Nada de eso –rascó su nuca – aunque no me molestaría que así fuese 
-Pedófilo – dije frunciendo el ceño - ¿Cuántos años tienes cuarenta?
-Veintisiete –afirmó- ¿pero la edad es algo que no importa no linda? –Sus palabras cada vez me causaban más asco-
-No creo que quieras seguir con esto, sabes que te puede ir mal –No estaba mintiendo-
-¿Quién va a hacerme algo? ¿Peter acaso? –Rió- no seas ilusa 
-Ilusa o no, tengo razón, y lo sabés. No podrías jamán contra él o quien sea que me cuide-
-Yo puedo contra quien yo quiera –gritó y levantó una mano con la intención de pegarme. Como acto reflejo cerré mis ojos apretándolos- Oh, parece que la pequeña _____ tiene miedo –suspiré- 
-Oh ya veo, no me pegas porque me necesitan sana y salva ¿no? –El hombre desvió su mirada. Un punto a mi favor- ¿Me vas a secuestrar? 
-Si lo quisiera, ya lo hubiese hecho, por hoy solo vengo a darte un mensaje –lo miré incrédula, ¿qué clase de mensaje? – Estas jugando con fuego ______ -advirtió- y sabés que no te conviene
-¿A mi no me conviene? Creo que es a ustedes a quienes no les conviene –hice una mueca- ¿Qué pasa? ¿Les estoy perjudicando las cosas cierto?
-No tienes ni la mas pálida de idea de lo que hablas. ¿Acaso mamá Sara no te lo explico? Si vos te acercas a Leyva, a nosotros nos facilitas las cosas
-¿Tu punto es? 
-Testaruda –murmuró- también me lo advirtieron –bufó molesto- No importa cual es el punto aqui, ti tienes que estar lejos de Leyva ¿escuchaste? 
-¿Piensas que tengo miedo? –hablé segura-
-Pienso que eres una estupida adolescente más, y si no fuera porque estoy cumpliendo ordenes yo mismo te hubiese matado ahora –Ni siquiera me asusté, a su jefe no le convenía tenerme muerta- una cosa más, -saco de su bolsillo un sobre blanco- dale esto a Sara 
-¿Soy tu mensajero acaso? –protesté y creo que mi actitud no le agrado demasiado ya que una vez más amenazó con golpearme-
-Hey hey! –un grito distrajo al hombre quien segundos después estaba tirado en el piso- tranquila –no pude ver quien era, ya que estaba encapachado- 
-¿Lo mataste? –pregunté asustada-
-Solo le disparé algo para dormir –me tranquilizó- vamos, Matt y tu hermano están esperándote-
Caminé siguiendo a esa persona, pero de un instante a otro todo se volvió negro para mí

Fin Flash Back

-Y eso es lo que recuerdo –comenté Matt que me miraba- ¿Cómo supieron que estaba ahí? –pregunté-
-Eso no importa –respondió Matt - ¿De donde venías?
-Eso no importa –dije empleando su tono de voz- Sara va a matarme cuando se entere de esto
-¡No! –Exclamé- no le cuentes, si se entera me va a querer llevar para New York y no quiero, por favor Matt –rogué- ¿Qué es lo que dice la carta? 
-“No descuides a tu pequeña” –leyó Bryan quien se acercaba con un vaso con agua que le había pedido- No entiendo que es lo que está pasando, ¿podrían explicarme? -¿Cómo decirle que me estaban pidiendo alejarme de Freddy? Su mejor amigo, el chico que me gustaba-
-Yo, lo que no entiendo es porque me duele tantota cabeza –ambos se miraron entre si-
-Yo le dije que abriera la puerta –gritó mi hermano –
-Bryan te tría en sus brazos porque estabas desmayada, y te golpeó contra la puerta al entrar- me explico Matt-
-Gracias hermano, tu si que me proteges –dije sarcásticamente-
-No es mi culpa, necesitaba ir rápido al baño, y tu pesabas mucho, entonces no vi la puerta… -reí ante su explicación- acabo de recordar que no fui al baño –dijo corriendo hacia allí-
-¿Le vas a contar a Sara? –Matt ignoró mi pregunta-
-Por favor, Matt, de todas formas él y yo no vamos a hablar más, no es necesario 
-Yo no quiero que te pase nada, y le prometí a mamá que le avisaría sobre cualquier problema que hubiese 
-¿Por qué si antes les convenía tenerme cerca de Freddy, ahora me quieren lejos? –Quise desviar el tema por un momento-
-Porque saben que te involucraste con él, saben que él perdió a sus padres, y saben que si tu le dejas de hablar va a hacer como un abandono que lo va a derrumbar. Eso es lo que quieren, un Freddy débil y para eso te amenaza, para que tengas miedo y así te alejes
-A Freddy no le molestaría si yo me alejo o no. Ni siquiera le intereso un poquito. Además no me dan miedo sus amenazas 
-No hay que estar tan tranquilos –aseguró- por esta vez, no le voy a decir nada a Sara

Narra Freddy

-¡Freddy! –exclamó la maestra de mi hermana, quien había sido también mi maestra cuando era niño. Recordé a mis padres dejándome en la puerta de la escuela y yo despidiéndome mientras fingía ser un hombre grande para evitar llorar, porque me dejaban ahí “solo” – tanto tiempo, que grande estás –sonrió-
-¿Qué tal señorita Hanson? –Correspondí al saludo- ¿me dijeron que quiere hablar conmigo? ¿Hay algo mal con Sophie?
-Por supuesto que no –dijo con la típica alegría de las maestras - esperame un momento por favor –asentí, en lo que entro al salón le comunico algo a los niños y luego salió con unas hojas en sus manos – quiero que veas esto –pidió- tomé las tras hojas que me dio y las miré una por una -¿sabés lo que es? – preguntó-
-Dibujos –respondí- dibujos que ha hecho Sophie por lo que veo –agregué-
-Quiero que observes cada dibujo, ¿Qué podes ver? –Nada. Pensé. Unos garabatos típicos de un niño-
-No entiendo –admití-
-Este dibujo, es de hace dos meses. Lo que tu hermanita planteó fue, a ti junto a ella, en un día gris, donde se ve tu tristeza y eso causa que ella también lo este. Este otro es de hace un mes –tomó otros de los dibujos- y representa lo mismo- sin embargo este –tomo el tercero y me lo enseño- ¿ves la diferencia? No solo el día esta soleado, sino que tu estas feliz y ella también lo está. Pero hay algo más, ¿ves que en este hay otra persona más? Parece ser una chica.
-Sigo sin entender-
-Freddy, mes a mes, a los niños les hacemos una evaluación con un psicólogo. Todo es para ver como se van desarrollando. Una parte de esa prueba consiste en representar como se sienten a través de un dibujo. Tu hermana la mayor parte del tiempo dibuja un día gris, donde tu y ella están tristes. Al preguntarle ella dice que su tristeza es a causa de la tuya –un nudo se me formó en mi estomago. Como puede ser que jamás me di cuenta- Pero la última vez, que fue hace unos días, hizo esta representación, donde todo es diferente. ¿Sabés cual fue explicación? –Negué con la cabeza y ella prosiguió –“mi hermano está feliz, y por eso yo también lo estoy” –citó sus palabras- “eso es por ______, ella lo hace feliz” –Sabía que a Sophie le agradaba _______. Pero no que había llegado a este punto – 
-Disculpe señorita Hanson. ¿Pero a que quiere llegar con esto? –todavía estaba confundido-
-Tu hermana, ha pasado por varias situaciones donde se la ha visto mal. Y Ella siempre dice que es por que tu estas triste
-¿Me esta acusando acaso?
-No, No, por supuesto que no Freddy, solo estoy tratando de decirte, que realmente hemos notado un cambio en ella este último tiempo, y creemos que la razón es esa chica que Sophie tanto nombra. 
-¿Creen que Sophie ha cambiado por _______?
-Creemos que tu has cambiado, y eso se ve reflejado en tu hermana –fruncí el ceño- Yo no quiero meterme en tu privacidad, pero si esa chica es un amor adolescente, no es bueno que Sophie se involucre, ella es la que va sufrir después, sabes que las perdidas no son buenas, y menos cuando ya ha pasado una muy fuerte-
-Muchas gracias por su consejo –dije sarcásticamente- pero se muy bien que hacer con mi vida, y la de Sophie –
Salí de aquel lugar furioso, la señorita Hanson no era quien para meterse en mi vida. Era simplemente la maestra de mi hermana menor.
Por favor, que ______, me ha cambiado si claro, esos dibujos eran simplemente cosas que Sophie imaginaba.
Subí a mi auto y me dirigí al colegio, con un único objetivo en mi mente. Buscar a esa chica que era la causa de mis fastidios.

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!