Capitulo 30

3.5K 249 3

Narra _______

Bien, supongo que debo decir hola, ok no, que tontería. Empecemos poniéndonos al día en cuanto lo que ha sucedido. Así que debo decirles que a esta altura de mi vida he aceptado que tal como Freddy lo dijo, soy histérica, infantil, caprichosa, orgullosa, creo que no fue infantil su palabra, pero no importa, infantil, inmadura, no varía mucho el significado. 
Ahora, analicemos porque he llegado a aceptar eso, y analicemos cada uno de los puntos respecto a los dos últimos días. 
Primero veamos como fue lo que pasó luego de la cena con sus abuelos.

-Flash Back –

Me había bajado de su auto unas cuadras antes de llegar a mi casa, no quería que mi hermano cuestionara acerca de donde estaba, porque estaba con Freddy, y sucesivas preguntas molestas. 
Caminé tal unos veinte metros cuando sentí que el ojimiel gritaba mi nombre. ¿A caso me había olvidado algo dentro del auto?
-¿Sucede algo Freddy? –pregunté- 
-Gracias –dijo ¿sincero?- por intentar ayudarme hoy con mis abuelos, sobre todo con mi abuelo
-Bueno de nada –respondí aún no segura de su actitud. Y sin darme tiempo a decir algo más, habló de nuevo- 
-¿Piensas qué quiero retenerte?- Lo mire confusa, pero al instante sonreí- 
-Quiero no pensarlo – admití de forma sincera-
-¿Por qué no? – cuestionó- 
-Porque si tu intención es retenerme, probablemente es porque sientes algo por mí, y en caso de que sea así, no quiero que pase – Ok, ni yo misma sabía porque había dicho eso 
-No te entiendo –dijo sacudía su pelo, queriendo así, peinarse -
-No pido que lo hagas – No se en que momento, decidí actuar así, pero de algo estaba segura, lo había confundido -
-¿Sabes que creo? –por su tono de voz, supe que venía alguna critica. Así que de la forma mas orgullosa que pude, lo miré como si lo que me iba a decir, no me interesara – yo creo que a ti lo que te gusta es que yo este a tus pies, te encanta hacerte la orgullosa, la que tiene respuesta a todo, te fascina el hecho de creer que puedes hacer conmigo lo que quieras, un segundo hablarme bien, al otro discutir todo lo que digo. ¿Crees que por qué te besé me gustas? Solo me sacaba las ganas, ¿crees que cuando tienes esas actitudes de coqueteo a mi me gusta? Al contrario, sigo pensando lo mismo de ti que pensé desde un principio, eres fastidiosa, y no todo es como tu queres. ¿Sabes algo más? eres histérica -¿Tanto me conocía? ¿O tal vez yo era tan obvia? Pensé en no responderle e irme de allí, pero no quería que él quedase con la última palabra- 
-¿Terminaste? –Clavé mi ojos sobre los suyos y traté de ser firme con mi mirada- Dime Freddy…. ¿Terminaste con mis defectos? –noté su incomodidad al notar como lo miraba y entonces supe que era mi momento. Coloqué mi mano en mi nuca y lo atraje hacia mí capturando sus labios. Por supuesto yo sabía lo que iba a pasar luego, y tal como lo predije, el no se negó a mi beso, si no que coloco sus manos en su cintura y me apretó mas contra su cuerpo. Sonreí en mi interior, había logrado mi cometido - ¿lo ves? –Susurré en alejándome apenas de sus labios –yo te encanto – Ahora la sonrisa pasó de mi mente a la realidad. ¿Lo ven? Él tenía razón, y hacha va uno de sus puntos, soy histérica – 

Fin Flash back

Bueno, ni contemos que luego que yo intenté separarme, él lo impidió besándome. Y no supe como reaccionar, así que solo sonreí y me fui. Pero ese es otro tema.

Flash Back

-¿Te parece que podría estar pendiente de ______? Ella es insoportable, fastidiosa, orgullosa, molesta, caprichosa, inmadura y si, es bastante histérica – esas fueron exactamente las palabras de Freddy, hacia un compañero. Cualquiera en mi lugar, hubiese ido a decirle de frente que no tenía que hablar así de mi, no se, a defenderme. Pero yo, solo pasé fingiendo estar enojada frente a él. Quería que me pidiera perdón. 
Y es aqui cuando vemos que soy inmadura.

-Yo quise continuar porque tu morías por seguir besándome –Dijo él, con aires de superioridad, y se acercó a mi, tanto como para hacerme poner nerviosa- admite que ese beso te movió el piso. Por más que quieras disimularlo no puedes. Yo soy el que te tiene loca a ti, no sabes como actuar cuando estas frente a mi y lo único que te sale es ser una nena caprichosa, que quiere siempre salirse con la suya –me quedé en silencio. No supe que responder - ¿lo ves?, ¿ves como en tan solo un segundo puedo sacarte la ficha y que la situación de un vuelvo total? ¿Ves como ahora la que esta sin habla eres tu? ¿Ves lo nerviosa que estás en este momento? –Rió y de un momento a otro se alejo, dejándome aún temblando y con lo que según denominan “mariposas” en el estómago- ya te dije, tu no me conoces –Tenía dos opciones, una: dejarle en claro que eso que acaba de decir era verdad y aceptar “mi derrota” en cierta forma, o dos: ganar yo. ¿Cuál piensan que habré elegido?-
-¿Tan tarado eres como para actuar así? –Pregunté fingiendo estar enojada- Eres increíble Leyva –por su mirada, noté que mi pequeña actuación era bastante buena-
-¿Pero qué…? ¿Acaso no puedo yo también jugar un poco? ¿Acaso eres la única que puede hablarme y cortarme el rostro cuando quiere? 
-¿De verdad piensas que yo estoy jugando? – Me miró aún más confundido, y supe que por su mente solo pasaba la idea de que tal vez yo le confesaría “mi amor”- ¿Cuan estupido podes ser como para no darte cuenta? –Lejos de entender, parecía que lo confundía aún más- ¿Cómo puede ser que no lo hayas notado? –
-Tu…Yo…- tartamudeó, y reí-
-Si Freddy –exclamé- una vez más logré ganar la discusión, aún cuando creías que tenías esto bajo tu control. Por favor ¿Qué pensaste? ¿Qué estaba enamorada de ti acaso y te lo iba a confesar? Que iluso –estaba molesto y lo supe cuando frunció el ceño- Admitelo, mi actitud te supera de sobremanera, pero aún así no sabes como hacer para que no te vuelva loco, te encanta –sonreí victoriosa y me alejé-
Una vez más Freddy tenía razón respecto a mí-

Fin Flash Back

Ya no quiero retroceder más así que en resumidas cuentas, soy todo eso que Freddy dice. 
Faltó explicar, porqué soy caprichosa, bueno, veamos, le pregunté acerca de porque se había alejado de todos cuando sucedió lo de sus padres, no quiso responder y yo insistí, por supuesto que no cedió, así que sin razón aparente, me enojé, claro que mi verdadero motivo era que él no había querido responderme.
¿Saben? Ahora que lo pienso, yo antes no era así, y con antes me refiero a antes de conocerlo, o tal vez si, pero jamás lo había demostrado de tal manera., quizás una vez más Freddy tenía razón, yo simplemente no sabía como actuar frente a él, y solo me salía el papel de una nena caprichosa. 
Debía dejar de hacerlo.

Era martes, y estaba caminando junto a mi hermano por los pasillos del colegio, los chicos no habían pasado por mi casa, y mis amigas tampoco así que ahí estábamos, los dos hermanos juntos, hacía mucho tiempo que no pasaba. Sentía las miradas puestas en nosotros y eso me incomoda, no dudé en hacérselo saber.
-Bryan, todos nos miran – dije por lo bajo-
-Si, ¿Y? - entendí su actitud, para él era muy normal que todos lo miraran todo el tiempo-
-No me gusta –admití- 
-Solo están viendo a los hermanos más lindos de este universo –rodeó mis hombros y reí- mira, allí está Freddy –miré hacia donde me dijo que estaba, y hacia donde ahora nos dirigíamos y lo vi sacando cosas de su casillero- ¿qué tal te esta yendo con él? 
-¿Qué? –pregunté algo alarmada-
-¿Dijiste que querías ayudarlo no? 
-Ah si, -suspiré- bueno, no nos llevamos muy bien que digamos, pero creo que algo he logrado ¿no? Ahora habla más contigo y los chicos, también lo vi hablando con compañeros de la clase
-Aún no entiendo como lo haces, nosotros lo intentamos millones de veces, pero el siempre nos ignoró
-Hacía falta un toque femenino –ambos reímos-
-Hola Freddy–saludó mi hermano –
Luego no supe de que más hablaron, yo solo me concentré en mirar los ojos cafe de aquel chico, sin escuchar lo que decían. Solo de algo estuve segura, en ningún momento me dirigió su palabra, ni tan solo para pronunciar un miserable “hola”.
Si, debía cambiar mi actitud, pero no iba a ser ese día. Y mucho menos luego de acordarme de la última conversación que tuve con Freddy donde la que terminó “enojada” fui yo. Si alguno de los dos debía estar molesto, enojado, y con la posibilidad de no quedarse con la última palabra, ese debía ser él. Así que, tenía que buscar la manera de entablar una discusión y de alguna forma “ganar”, dejándolo así con ganas de hablarme, y luego yo ignorarlo. Todo mi plan era perfecto. 
Si, perfecto hasta el momento en el que, mi hermano se alejo y nos dejó solos, Freddy ignorándome totalmente dio unos pasos con la intención de alejarse, y yo como un acto reflejo, lo llamé, y cuando se detuvo me acerqué, me puse en puntitas de pie, y lo besé, al principio se sorprendió, pero al instante me correspondió, y fue entonces cuando me separé de él, y sin darle tiempo a nada, ni siquiera a respirar, me aleje de donde estaba. 
Caminé lo más rápido en busca de mis amigas, sabía que si estaba con ellas, él no se acercaría a hablarme. Es que sinceramente no sabía porque lo había besado, y no tenía ganas de escuchar lo que tenía para decirme.
-Hola _______ -precisamente no fue un saludo de ninguna de mis amigas-
-Chau Gaby –dije de mala gana –
-Hey hey –me detuvo- hablemos, hace mucho que no hablamos
-No hay nada que yo quiera hablar contigo 
-Pero yo si –sonrió hipócritamente- 
-Pero a mi no me interesa –le devolví la sonrisa- 
-Me han contado algunas cosas acerca de mi novio y tu –detuve mi paso y ella rió-
-¿Ah si? ¿Qué te contaron acerca de Freddy que por cierto no es tu novio y acerca de mí? –pregunté fingiendo interés-
-Mira _______, yo se muy bien que estás muerta con él, pero antes de que sufras, quiero que sepas que me ama a mi, así como yo lo amo –largué una fuerte carcajada y ella se cruzó de brazos- ¿Qué pasa? ¿No me crees?
-Te lo creería ¿sabes?, si no fuese porque se que no es así
-¿Cómo es eso? 
-¿Sabías que fui a cenar a casa de sus abuelos? –su rostro se desfiguró- pero ese es un detalle menor, ¿sabías que me presentó como su novia? –sonreí y ella se alejó bufando-
-¿Por qué hiciste eso? –La voz de Freddy retumbó detrás de mí-
-No sé, no la soporto –me encogí de hombros sonriendo y él frunció el ceño-
-Tu no eres mi novia –agregó enojado. Ok, no lo era pero tampoco tenía que decirlo de esa forma – y lo sabés
-Si, lo sé, pero agradeceme –se cruzó de brazos esperando mi explicación de porque tenía que agradecerme- te libré de ella, probablemente se crea que entre nosotros hay algo, que por cierto lo hay, y te deje de molestar –palpé su hombro y volví a sonreír- de nada –agregué-
-Entre nosotros dos no hay absolutamente nada –dijo poniéndose a la defensiva- y no tienes que andar diciéndoselo a nadie
-Ay Freddy, no seas tan negador. Entre tu y yo –lo señalé y luego respectivamente me señale a mi misma- si pasa algo, aunque sea muy mínimo, pero tu eres “tan rudo” –me burlé haciendo comillas con mis dedos- que no lo quieres admitir
-¿Por qué me besaste? –Cada vez parecía estar más enojado-
-Porque quise hacerlo y ya, ¿no es lo que tu hiciste también aquella vez en tu casa? –le recordé- 
-¿Esa es tu excusa? –ahora el que se burlaba era él-
-Acá te va otro motivo entonces, lo hice porque me gustas –no se quien de los dos se sorprendió más, si él quien seguro no esperaba esa respuesta, o yo, que lo dije sin pensarlo –
-¿Ahora te gusto? –No me creyó, y por primera vez estaba hablando en serio- si claro –acotó irónicamente- eso es lo que dices ahora, pero mas tarde...
-Eso lo digo ahora, lo dije ayer, y lo voy a seguir diciendo 
-No se porque motivo será que no te creo 
-Si no queres creerme, estás en todo tu derecho, vivimos en democracia así que cada uno opina lo que cree –ya no tenía nada más para decir y me iba a retirar-
-Necesito pedirte un favor –dijo impidiendo que me fuera-
-¿Cómo es eso? ¿Primero me tratas pésimo, y ahora me vas a pedir un favor? –Ahora fui yo quien se cruzó de brazos-
-No, ¿sabés que? Dejalo así –yo reí-
-Vamos, si de todas formas vas a pedirlo 
-¿Puedes cuidar a Sophie en la tarde? Tengo que ir a la tienda y Mandy esta de viaje, así que….
-No tienes con quien dejarla, y por eso acudes a mi, pensé que no querías que me relacionara con ella –enarqué una ceja y el bufó-
-¿Podrías no ser tan infantil? 
-Infantil o no, me necesitas –sabía que tenía razón-
-¿Vas a cuidar a mi hermana, o no? –preguntó ya fastidiado. Y sin que tuviera que decir algo más volvió a hablar- por favor –dijo de mala gana-
-Esta bien. Lo voy a hacer porque se que me necesitas –eso fue algo así como una indirecta-
-Para lo único que te necesito es para que cuides a mi hermana –de nuevo se ponía a la defensiva-
-¿Puedes no ser tan tierno? –Dije sonriendo- me necesitas –puse una mano sobre su mejilla y se relajó- no podes vivir sin mi –murmuré-
-Eres tan cínica –respondió. Y lejos de fruncir el ceño o hablarme de mala gana. Sonrió-

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!