Capitulo 21

3.3K 236 4

-Perdón, perdón, perdón… -repetía a modo de suplica mientras me colgaba de los hombros de mi amigo-
-Ya ______-colocó sus manos en mi cintura y me apartó de él. Estaba enojado – no importa
-Si importa… ¡por Dios! –Exclamé- no se como pude olvidarlo, yo simplemente no tengo excusas, bueno en realidad ando un poco perdida, ¿sabías que yo creía que hoy era jueves 20? –Reí nerviosa, pero el moreno simplemente hizo una mueca-
-Claramente hoy es jueves, si –afirmó- pero jueves 21 de Octubre, ¿Qué pasó con mí llamado a las doce de la noche?-
-Perdón Jos –dije una vez más- sabes muy bien que no soy buena con esto de acordarme fechas- ignoró mi comentario, por lo que decidí alejarme-Jos –dije apenas un metro lejos. Él giró para verme – Feliz Cumpleaños –iba a continuar mi camino pero sentí una risa, proveniente de mi espalda, la risa inconfundible de mi amigo resonó haciendo que volteara- ¿Qué es lo gracioso?-
-Para empezar, tenías que ver tu cara rogándome que te perdonara, en segundo lugar es obvio que no estoy enojado, es un simple cumpleaños _______ -sonrió y extendió sus brazos para recibirme en un abrazo-
-Ni lo sueñes –dije, pero el igual me abrazó- eres un mal amigo, eso no se hace
-Solo quería bromear un rato, de todas formas la mala amiga eres tu, eres mi única amiga mujer y encima te olvidas de mi cumpleaños, aunque al parecer no solo tu te olvidaste –señaló con un gesto hacia algún lugar y dificultosamente (ya que estaba encerrada en los brazos de Jos) giré para mirar hacia donde me indicaba-
-Era de esperarse –le dije y Jos rió- ya vengo –me solté de su agarre y me dirigí hacia donde un Freddy totalmente amargado como solía serlo se encontraba. Estaba hablando por su celular, pero no me importó-
-¿Qué mier…-dijo luego después que yo quitara su teléfono de sus manos. Yo no deje que terminara esa ultima palabra-
-Te olvidaste del cumpleaños de tu mejor amigo, grandísimo tarado- creo que había elevado un poco mi voz –es el cumpleaños de Jos y no eres capaz si quiera de saludarlo
-Si me olvidé o no, es mi problema ¿no te parece? –Estaba enojado, y no, sabía muy bien que este no bromeaba- por lo que vi también te olvidaste, así que no se que haces aqui gritándome –se levantó del banco donde estaba sentado y me miró serio –devolveme mi teléfono –exigió –
-Primero, vas a ir a saludar a Jos, y luego tal vez te lo devuelva –sonreí desafiándolo -
-Por qué tienés que ser tan…tan…dame mi celular –pidió esta vez- por favor –dijo resignado-
-Primero lo primero –seguro quería matarme, y yo solo disfrutaba de esto- así que anda –señalé hacia donde Jos estaba, y bien implementado fue el verbo “estaba” porque ahora ya no estaba más allí- de todas formas no te lo devuelvo hasta que lo encuentres y lo saludes-
-Como quieras –bufó molesto y se alejo de mí-
Tal vez podría revisar su agenda de contactos, o sus fotos, quizás sus mensajes –pensé- No no _______tu no  eres asi, además si se entera te mata, bueno no tiene porque enterarse ¿no?
Tuve ese celular conmigo en lo que restó de la mañana, habían llegado unos dos o tres mensajes, pero no lo leí. Reía al ver como Freddy estaba molesto y en clase me miraba queriendo matarme.
Cuando el timbre que avisaba que las clases por ese día habían terminado, salí rápido junto a una bola de alumnos. Me quedé afuera junto a Matt con es celular de Freddy en mi mano esperándolo para dárselo, pero no lo vi salir, así que me fui, se lo daría en la tarde.
-¿Solo dos semanas? –Gritaba Bryan y lo pude escuchar desde afuera de mi casa-
-¿Solo dos semanas qué? –pregunté al entrar-
-Tu padre y yo nos vamos dos semanas de viaje a Australia –dijo mi mamá-
-¿Qué? ¡Dos semanas! –Exclamé- por favor no quiero quedarme dos semanas sola, Bryan va a hacer muchas fiestas, y yo no quiero limpiar, además cuando ustedes se van siempre vienen muchas chicas, todos los días una diferente…
-Son amigas –se apresuró a decir mi hermano-
-No lo son, y Matt se va a mudar a un apartamento, por lo que voy a tener que lidiar yo sola… mamá ¿puedo ir con ustedes?
-No –me contestaron mis padres a la vez-
-Me voy a ir a casa de los abuelos
-Te vas a quedar aqui con tu hermano –dijo mi padre- eres la única madura y espero que puedas cuidar la casa
-¿Cuándo se van? –Preguntó Bryan-
-El sábado en la mañana –contestó mamá-
Bryan siguió haciendo algunas otras preguntas absurdas, a las cuales no preste atención ya que el celular que tenía en mi bolsillo, no dejaba de vibrar, y no, no era justamente era el mió. 
Miré la pantalla, allí se reflejaba escrito “llamando… mi amor”, dude en atender, ¿acaso era una novia de Freddy? Jamás había dicho que tenía una, bueno a decir verdad el no me decía nunca nada. Pero me había besado ¿cierto? Dos veces, ¿estaba engañando a su novia? Si es que realmente la tenía. Y si la tenía… ¿por qué me había besado? Las preguntas mentales no son buenas.
El teléfono cesó, para segundos después volver a vibrar. Esta vez no dude y atendí de una.
-¡Freddy! –la voz de una chica se escuchó del otro lado- al fin te dignas a atenderme, me estuviste ignorando todo este mes, no contéstate nunca un mensaje, hoy a la mañana te mande unos cuantos –claro los que yo no había leído- igual no importa, solo llamo para decirte que esta noche estoy de vuelta, no sabes como te extrañé –luego de decir todo eso casi sin respirar, largo un suspiro- ¿estas ahí?
-¿Hola? –dije dudosa-
-¿Quién habla ahí? ¿Quién eres tu? ¿Qué haces con el celular de mi novio?
-Yo…lo encontré tirado –respondí y luego finalicé la llamada- 
-Así que te vas a un apartamento querido Matt… -indagó Bryan. Noté enseguida su alegría-
-Si, queda a unas cuadras de aqui –le contestó- ¿así que haces fiestas? ¿Dime… vienen muchas chicas lindas?
-Demasiadas –respondió mi hermano-
-Yo pago la primer tanda de bebidas –Bryan lo miró unos segundos y luego sonrió-
-Bienvenido Matt a la familia –rodeo su cuello y ambos rieron- No es necesario que te mudes, puedes quedarte en casa. –Que rápido mi hermano dejaba de “odiar” a alguien-
-Pensé que estabas de mi lado Matt –dije fingiendo enojo- con un hermano mujeriego ya me alcanzaba
-Bueno, ahora tienés dos 
-Hey hey –dijo Louis- dejemos algo en claro- aqui tu único hermano soy yo
-Como quieran –bufé y subí a mi cuarto a dejar las cosas del colegio. El celular de Freddy de nuevo recibía una llamada de la misma chica, así que lo apagué-
Después de almorzar me di una ducha, y me alisté para el cumpleaños de Sophie.
Miré la hora en el reloj, eran las tres menos cuarto de la tarde. El cumpleaños comenzaba a las tres, llegaría bien si caminaba, así que eso hice.
Me faltaba media cuadra para llegar, y pude ver que en la entrada de la casa habían unos globos, además de un enorme cartel en la puerta que decía “Feliz Cumpleaños Sophie”. 
Llegaban algunos niños con las que supuse eran sus madres, y luego de que Mandy los recibiera en la entrada, ellas se iban dejándolos. 
-Hola –saludé a la prima de los hermanos Freddy y ella sonrió. No se porque pero me pareció falsa- ¿puedo entrar? –pregunté al ver que no se movía-
-Adelante –se hizo hacía un costado y yo pasé-
Al entrar lo primero que noté fue la decoración, la casa estaba llena de globos, y cosas de colores. Lo segundo fue, que habían bastante personas, no miré detalladamente pero, habían personas de todas edades, quizás eran familiares. Entonces me detuve un segundo a pensar, ¿Qué hacía yo allí? Yo simplemente no era nadie allí, no era una prima, o familiar, no era la vecina que cordialmente habían invitado, no era tal vez la niñera, ni siquiera era amiga de Freddy. ¿Qué debía hacer? ¿Sentarme con los adultos a los cuales no conocía? ¿Debía ir con los niños y jugar? Definitivamente, prefería la segunda idea.
Vi correr a unos niños hacia al patio y los seguí. En el patio habían juegos, como una cama elástica, un gran juego inflable (de esos que pueden ser castillos). Todos corrían de un lado a otro riendo y gritando. Cuando divisé a Sophie me acerqué a saludarla, pero estaba tan entretenida jugando que no me prestó mucha atención.
-Hey –alguien me llamó – hola –la amiga de Freddy, la chica de la tienda se acercó a mi- ¿todo bien? –me preguntó-
-Sin contar que, no quiero ir adentro porque no conozco a nadie, y no quiero jugar en el juego inflable, todo bien –respondí, ella rió-
-Bueno, conoces a Freddy -dijo- y a mi tampoco me gusta estar mucho adentro, si quieres nos quedamos aqui-
-No se, tal vez me vaya, Sophie no se va a dar cuenta si no estoy. Por cierto, ¿no viste a Freddy?-
-El está con sus familiares adentro, y por lo que se tampoco esta divirtiéndose mucho, en cuanto pueda soltarse de su abuela seguro se sienta en la cocina un rato, para estar solo.
-¿No le gusta estar con su familia? –pregunté-
-Desde que su padres no están, todos los adultos creen que estar sobre el es lo mejor, y eso a Freddy le molesta. Por eso vive solo en esta casa y no en la de sus abuelos junto a Sophie. Deberían vivir ambos con Mandy, su tutora, pero como ella a veces es de viajar mucho, Sophie vive en la casa de sus abuelos, y a veces viene a quedarse con Freddy
-Entonces prefiere estar solo…
-Antes no era así, pero bueno, ese es otro de su cambios luego de la muerte de sus padres –ella hizo una mueca de tristeza – extraño a mi amigo –murmuró-
-Al parecer todos extrañan al viejo Freddy 
-Si lo hubieses conocido antes, también lo extrañarías,
-Yo se que no lo conocí pero, de alguna manera quiero intentar que vuelva a ser ese amigo que extrañas 
-Si hay alguien en este mundo que pueda hacer eso, yo se que eres tu
-¿En serio? –Eso me había tomado por sorpresa-
-Créeme que si –emitió –yo se porque te lo digo –ella sonrió y yo quede confundida-
-¡______! –Sophie gritó mi nombre llamándome- ven a jugar –pidió acercándose a mi-
-¿A jugar? –Pregunté- ¿a qué?
-A las escondidas, tu cuentas y nosotros nos escondemos –absolutamente todos los niños me miraron esperando que contara-
-Okay –tapé mis ojos – uno…dos…
-Al parecer si va a anotar tu ausencia si te vas –dijo Carmen-
-tres… -reí- al parecer si –afirmé- cuatro… -conté hasta veinte y comencé a buscarlos, algunos se habían escondido en lugares fáciles, otros me costó un poco más encontrarlos, pero a todos los dejaba que “picaran” en la pared antes que yo-
Después jugamos a algunos otros juegos más. En una de esas levanté mi vista y vi a Freddy sentado en la cocina mirando como jugábamos, Sophie me abrazó y me susurró que lo invitara a jugar. Iba a hacerlo pero me vi interrumpida por cuatro payasos, no tardé en reconocerlos. 
-Esto tiene que saberlo todo el colegio –dije riendo-
-Si alguien se entera de esto, date por muerta –contestó Alonso enojado-
-Yo quería un disfraz de Zanahoria no es justo –agregó Bryan-
-Cancelé una cita por esto –dijo Alan-
-¿Por qué Freddy no está disfrazado? –Preguntó Jos-
-Porque seguramente sería el payaso mas amargado de la historia –le respondí-
-Porque… ¿quieren que salga hoy no? –respondió Freddy desde atrás mío- 
-Es injusto –bufaron los cuatro y se alejaron a jugar con los niños-
Freddy volvió a sentarse a la cocina, mientras miraba por la ventana. Rodé los ojos y fui con él.
-Tomá –extendí mi mano con su celular- quise dártelo en el colegio pero no te vi –quiso agarrarlo pero yo corrí mi mano- supongo que saludaste a Jos ¿no? 
-Si, si, dame mi teléfono –yo se lo entregué-
-¿Así que los chicos se disfrazaron y a cambios tu sales hoy con ellos a festejar el cumpleaños de Jos cierto? –pregunté-
-Si – dijo, nada más-
-Bien, me voy Leyva, dile a Sophie que lamento tener que irme antes 
-En un rato vamos a cortar el pastel –yo sonreí por lo bajo –
-Guardame, mañana cuando venga como –dije ya con la intención de irme-
-No se si vaya a sobrar 
-¿Queres que me quede? – enarqué una ceja y el enseguida se puso a la defensiva-
-No empieces con tus cosas ahora –Dios, porque era tan malhumorado-
-Chau Leyva –me despedí y caminé unos pasos-
-Supongo que no revisaste nada en mi teléfono ¿no?
-Suelo respetar la privacidad de otros, es más, está apagado, tu novia no dejaba de llamar y era fastidioso.
-¿Mi novia?
-Si, y por cierto, al parecer llega hoy en la noche, está muy enojada porque la ignoraste todo este mes –él me miró – ah, y también dijo que te extrañó.
-No es mi novia –dijo serio –ella…
-Hey, hey –lo interrumpí- no me interesa ponerme a conversar contigo, no estoy tratando de socializar en este momento. Además no me debes ninguna explicación.
-¿De nuevo estas intentado actuar como yo? –Preguntó irónico-
-No entiendo de que hablas, yo solo digo que no tienes que explicarme nada acerca de tu novia, después de todo, yo nunca te dije nada de mi novio ¿no?- 
Oh si, ______ 1, Freddy -1000

¿Puedo Amarte? {Freddy Leyva y tu} (EDITANDO)¡Lee esta historia GRATIS!