Bailando la última pieza sobre la arena

292 25 5

Capítulo 25 

No recuerdo mucho de ese día, todo fue tan rápido; Desperté 20 para las 8:00am, no había podido dormir mucho la noche anterior, estaba agotada física y mentalmente, ahora me encontraba frente a una maleta empacando de vuelta, aun me quedaban cosas por introducir en ella pero me asustaba cerrarla, una gran incertidumbre crecía en mi interior y me carcomía las entrañas no era solo el hecho de cerrarla y montarla al carro sino lo que pasaría después ¿Qué pasaría? Llegaría a Seúl me presentaría a trabajar como si nada hubiera pasada, ignorando los últimos dos meses de mi vida ¿me quedaría con Daehyun? ¿Olvidaría a Yongguk o volvería a sus brazos?

Mierda…

Todo aquello me resultaba tan confuso.

Me di por vencida ante aquella valija estrelle la tapa contra el contenido y gruñí cual niña pequeña mientras le sacaba la lengua al vacío, después de algunos segundos suspiré y Salí de aquella habitación ya no aguantaba ese aire tan pesado.

 -Noona ¿Puedo hablar contigo? – la voz de YoungJae me tomo por sorpresa.

-Claro – dije un poco desganada, mientras dirigía mi cuerpo a su dirección.

-Ven vamos al muelle.

El chico se aferró a mi antebrazo, YoungJae caminaba serio con pasos firmes y tensos golpeando cada vez que tocaba el suelo, su rostro carecía de expresión y solo miraba al frente, no podía descifrar aquello nunca lo había de esa manera y era más que evidente que algo le molestaba. 

-Noona – hablo en seco cuando habíamos llegado a un lugar algo alejado del condominio -¿Qué es lo que en realidad sientes por Dae?

Abrí los ojos como platos, si no hubiera estado aferrado cual fiera a mi antebrazo probablemente hubiera caído de espaldas a la arena, no esperaba esa pregunta me la había hecho mil veces durante los últimos días pero no la había escuchado nunca en voz alta y ahora más que nunca me daba cuenta que no estaba ni tan siquiera un poco cerca de descubrir la respuesta.   

-No lo sé – hable bajo, en un hilo de voz poco audible, agachando la mirada para no encontrarme con aquellos ojos cafés que probablemente me mirarían recriminando aquella respuesta.

-Por favor – hablo después de un rato de silencio.

Lo mire confundida, aquellos ojos suplicantes me hacían sentir más idiota de lo que me sentía; básicamente más mierda de persona.

-No lo lastimes…

Y esa fue la cereza que adorno el pastel.

Me quede callada sin saber que decir ni que hacer, de antemano sabia, que esos dos eran como hermanos y obviamente le dolía todo aquello, ¿curioso no? como el amor afecta más de a uno, se va convirtiendo en aire que de pronto todos respiramos, de pronto la personas cercanas adoptan el dolor como propio y ya no es solo uno el sufre sino un grupo que sin querer se han visto en vueltos; con aquello ya había más de tres corazones rotos, empezando por el mío; Quien amo demasiado pronto, encariñándose de una idea y no del individuo, el de Himchan; Quien ama profundamente al que no puede ser suyo, el de Yongguk; Quien sin querer había entrado en un dilema entre el amor y el deseo, el de JiEun: víctima de una traición pura, el de Daehyun; Quien se había puesto a volar sin esperar a que las alas despegaran y ahora el de YoungJae quien sería testigo de aquella posible caída inminente.  

-Jae… yo… – hable torpemente gracias adiós el interrumpió de inmediato.

-No digas nada, el escribió esta carta, se deshizo de ella y yo la recupere, cuando la leí, me di cuenta que él va enserio, muy enserio.

One way love (B.A.P fanfic)¡Lee esta historia GRATIS!