Hablemos con la verdad

799 28 2

Capítulo 9

Bajamos de la camioneta entumidos por el largo viaje, el chofer nos condujo hasta el condominio, donde nos alojaríamos los siguientes 30 días. Era hermoso, amplio y elegante. El condominio constaba de dos pisos, en la planta alta había dos dormitorios con un baño cada uno, una hermosa sala de juegos y finalmente la terraza, en donde había una mesa de mármol para 8 personas y por supuesto, una vista increíble. La planta baja, no se quedaba atrás, había otros dos dormitorios con baño, la cocina, el comedor y por supuesto la sala, los cuales estaban perfectamente bien decorados, debo admitir, que estaba muy impresionada.

La repartición de dormitorios era obvia, en la planta alta se alojarían; Zelo y JongUp compartiendo habitación, al igual que Daehyun y YoungJae. En cuanto a la planta baja, Yongguk y HimChan compartirían la habitación más grande y obviamente yo me quedaría en la sobrante. Felices con la decisión, todos nos dirigimos a nuestras respectivas habitaciones.

Me acomode en la cama, las maletas estaban desparramadas en el piso, pero no me importaba, estaba bastante cansada como para lidiar con ellas, inspeccione el lugar con la vista, estaba contenta con mi habitación asignada, la estructura de la cama era suave y esponjosa, me desplome divertida, brincaría en ella más adelante, por ahora solo quería pensar.

-Te vez cómoda. – Yongguk hablaba desde el corredor.

Diablos, adiós a la idea de pensar.

Él se acercó, adentrándose un poco más a la habitación, cerrando la puerta a sus espaldas, yo lo miraba sorprendida echa bolita en una esquina de la cama. “Que no se suba a la cama, que no se suba, dios te lo ruego que no se suba” pensaba mientras este se acercaba desde el otro lado de la habitación, me contemplo divertido y subió a la cama.

“Diablos” pensé mientras tragaba saliva.  

-Ahh – suspiro mientras se desplomaba a mi lado – Hubiera preferido dormir aquí.

Aquel comentario provocó que el calor subiera a mis mejillas, intente ocultarlas con mis rodillas esperando que él no lo notara, maldición, a esas alturas no podía pedir milagros, por supuesto que lo había notado. 

-¿Q-Que haces aquí? – murmure entre dientes

Sonrió, me pude percatar que era una sonrisa que solo el entendía.

-Últimamente, solo quiero estar cerca de ti.

Me miro con dulzura, aquel comentario había provocado que me helara completamente.

-Yongguk…tienes novia – luche por hablar, y mantener mi voz cuerda, pero esta sonaba pobre y débil.

-Tengo que hablarte acerca de eso.

Su mirada seguía penetrándome con dulzura, ¿Quién diablos se creía? Piensa que puede estar por ahí coqueteando conmigo teniendo novia, ¿Qué clase de persona creía que yo era?

-¿Enserio? Porque el momento para hacerlo, fue cuando te pregunte por Secret, “son 4 chicas muy agradables” – imite su tono de voz – ¡claro, olvidaste mencionar que una tenia novio, el cual casi beso! – mi tono de voz había sido molesto y muy elevado, lleve mis manos a la boca, esperando que los demás miembros no hubiesen escuchado.

-Se fueron a la playa. – Dijo como respuesta a mi acto instintivo.

Suspire aliviada.

-Lo siento – murmuro, mientras posaba su mano en una de mis rodillas.

La quite con furia arrasadora mientras me ponía de rodillas frente a él, estábamos solos, así que podría gritarle todo lo que quisiese.

-¿¡Que pensaste!? ¿¡Que podrías jugar conmigo!? ¿Qué era una muchachita idiota? O pero aun ¿¡una cualquiera!? Pues ¡NO! -  le empuje con todas mis fuerzas, pero este no pareció moverse ni un milímetro. – sabes, me resultaba extraño que me hubieras contratado sin hacerme preguntas, pero ahora todo está claro, solo querías jugar conmigo, lo entendí cuando supe de ella – mi voz fue perdiendo fuerza – intentaba ignorarlo, porque no quería perderte, solo quería estar cerca, ser tu amiga, porque eso me hacía feliz y era mejor que perderte, pero ya BASTA – dije sollozando – ya basta…

En un acto desesperado lleve mis manos a la cara y me deje caer de rodillas en la cama, no quería que aquel individuo me mirase llorando, no quería caer tan bajo.

 El no hablo, pude sentir sus movimientos sigilosos a través de la colcha, y en un movimiento inesperado me tomo por los hombros obligándome a verlo, los ojos se me inundaron en lágrimas al ver su rostro inexpresivo, me tomo con fuerza, y de pronto me hallaba recargada contra su pecho, una de sus manos se aferraba a mi cabeza mientras la otra se aferraba a mi torso, su cabeza se acomodó cerca de mi oído, podía sentir su respiración irregular que iba a la par con la mía.    

-Te eh causado muchas molestias – murmuro – perdóname.

Aquel comentario me rabiaba, pero ya no tenía fuerzas, ni ganas, como sabrás, me encontraba destruida.

El calor de su cuerpo era embriagador, succionaba todas y cada una de la moléculas de mí que lo odiaban, dejándome desarmada e indefensa, era una persona horrible, me había enamorado de aquel que no podía ser mío.   

Separo un poco su cuerpo del mío, sus ojos me contemplaban triste, inquieto incluso confundido, pero aquellas emociones eran banas, no importaban, porque nada de lo que el sintiese podría cambiar todo el daño que había hecho ¿o sí?

-Hay cosas que no pudo decirte, sin haberlas arreglado primero – hablo cauteloso buscando sus palabras.

Al ver que permanecía callada, volvió a hablar de la misma manera, meditando cada palabra que salía de su boca.

-No quiero que pienses que te contrate solo porque eres una cara bonita. – puso su mano en mi rostro, mientras acariciaba mi mejilla con el pulgar. 

- E-entonces ¿Por qué?...

Llevo su pulgar de la mejilla a los labios “shh” murmuro  y los roso con cuidado hasta llegar al mentón, levanto la vista y me dirigió una mirada llena de ternura.

-Te vi tocar el piano en el recital de invierno de la universidad nacional de arte el año pasado. – abrí la boca para preguntar algo, pero él se adelantó con la respuesta – Como miembro de la TS también salgo con los caza talentos, una de mis responsabilidades es buscar talentos jóvenes y desde que te vi tocar me interesaste – sonrió – de una forma laboral, te busque varias veces pero tu nombre no estaba en la lista, me di por vencido, jamás pensé que 3 meses después te presentarías a una entrevista en la compañía – su sonrisa se hizo más grande – Soy muy afortunado. 

El ruido de la llegada de los demás miembros se hizo presente, él y yo nos dedicamos una mirada llena de pánico, sabíamos que esa conversación no podía terminar ahí, era justo y necesario terminarla esa misma noche, eso era seguro.

Yongguk miro la ventana y después me miro divertido.

-¿Qué planeas? – pregunte

-Escapar

-¿A dónde?

-Conozco un lugar

Se levantó y camino hacia la ventana, la abrió silenciosamente y me indico que saliera.

-Las damas primero.

Me levante y camine hacia la ventana, saque un pie y le dije.

-Park HaeJun

-¿Eh?

-Ese es mi nombre coreano - Salí por la ventana, y sentí el tacto de la arena fresca en mis pies descalzos, después de unos segundos él estaba a mi lado sosteniendo mi mano, una sonrisa apareció en mi rostro.

Algunos fuman, otros beben, otros se drogan y otros se enamoran, cada quien se mata a su manera. 

One way love (B.A.P fanfic)¡Lee esta historia GRATIS!