Salvame y no te olvidare mentiroso.

234 19 3

Capítulo 29

Yongguk estaba peligrosamente cerca, podía escuchar su respiración, podía sentir su pecho moviéndose rítmicamente con el mío, lo sentía a él y la necesidad que este me provocaba, sus manos descendieron lentamente desde las caderas hasta la parte más alta de mi cintura llevando consigo una descarga eléctrica que recorrió cada centímetro de mi cuerpo haciéndome erizar la piel.

-Me tienes loco Grey – murmuro a mi oído con voz ronca.

Y en ese momento estuve a punto de lanzarme a sus labios, necesitaba sentirlos de nuevo, probar su esencia de nuevo, quería que el supiera que lo había extrañado, que lo había necesitado, que cada segundo que él estuvo lejos algo de mí se había sentido incompleto.

Algo se apareció en mi mente antes de hacerlo.

Daehyun.

No podía hacerle eso, me aleje de golpe ¿Qué diablos estoy haciendo? Me cuestione. Ahora estaba con Dae, lo había aprendido a querer, en cierta forma él se había convertido en alguien extremadamente especial y no me podía dar el lujo de perderlo, ya no. La atracción física que sentía hacia este individuo no podía ser suficiente para hacerme cambiar de opinión, hoy no me podía dar el lujo de enamorarme de Yongguk, tal ven en algún principio si estaba dispuesta a enamorarme de él, pero hoy no, hoy me quería enamorar de alguien más.

-¿Escuchas esto Nat? – acerco mi mano a su pecho que visiblemente estaba acelerado – me gustas.

Me dolía pero ahora yo tenía ataduras y las mías si eran reales.

-Señorita Grey – la voz de ShinHye me salvo - ¿Puedo pasar?

-Claro – dije alejándome, hasta estar a una distancia considerable del chico guapo.

-¿Trae con usted las pistas y el demo? Son urgentes para la junta – musito con su característica voz musical.

Mierda las había olvidado. 

-No – dije preocupada un tanto avergonzada – Iré por ellas, las eh dejado en casa.

-Por favor señorita la junta será a las 10, y son indispensables.

Mire el reloj eran las 9:40, si me apuraba el tiempo me alcanzaba perfecto.

-De acuerdo – dije apresurada – vuelvo en menos de lo que canta un gallo.

-Sea rápida señorita – dijo Hye un tanto divertida al ver como tomaba las llaves del auto apresuradamente.

-Soy flash – dije mientras corría hacia las escaleras, bajaba por ellas y desaparecía hasta mi coche.

Las calles estaban más llenas que en la mañana y eso me frustraba, el arcén atestado de gente que tocaban su claxon como si no hubiese un mañana, sin contar las maldiciones y blasfemias que se escuchaban por todas las direcciones.

-Dejen de sonar el maldito claxon, idiotas, todos estamos apurados – grite por la ventana y un mocoso de no más de 16 años me mostro el dedo corazón. – Niño del demonio – le grite - ¿Qué diablos anda mal contigo? ¿No sabes respetar o qué? Eh cabron te estoy hablando – me cabree más al ver que me tiraba al loco – Idiota apréndete a limpiar el cu…  

-¡Cállate anciana! – Bramo desde su lujoso auto blanco.

¡Maldito niño pijo! Esta vez sí me las pagaría…

-¿Anciana? – hable indignada – anciana tu abuela.

  El celular me distrajo de mi pequeño enfrentamiento.

-¿Qué? – exclame irritada en cuanto conteste.

-Nat, adelantaron la junta, hago lo posible por cubrirte pero debes estar aquí ya – la voz de Guk me acelero.

One way love (B.A.P fanfic)¡Lee esta historia GRATIS!