Inesperado

380 26 2

Capítulo 22

Le arrebate el celular de las manos, su nombre resplandecía a lo largo de toda la pantalla, y ahí fue cuando lo comprendí; un nombre, miles de sentimientos y una rabia intensa que te carcome por dentro y si mal no recuerdo a eso se le llama resaca amorosa.

-Bueno - conteste en un ataque de prepotencia, sin saber que decir, simplemente me puse al teléfono, esperaba sonar más segura y fuerte de lo que estaba, admito que me temblaban las piernas aun sentadas y con mi peso fuera de ellas, sentía como temblaban, como si estuvieran cargando un elefante.

-¿Quién habla? – titubeo al otro lado de la línea, incrédulo y si no había reconocido mi voz a la primera no tardaría ni tres palabras más para hacerlo.

Me envolvieron miles de emociones al escuchar de nuevo su voz, habían pasado ya dos semanas desde la última vez que la había escuchado, y hasta ahora todavía me sentía indefensa cuando la escuchaba.

-¿Qué se te ofrece? -  brame

-¿Nataly… eres tú?

Enfurecí

-Claro que soy yo idiota

-Lo siento

¿Qué ahora este idiota iba sentir compasión por mí? Por favor a otras con esas estupideces.

-¿Qué se te ofrece? – repeti

-Queria hablar sobre…- cayo en cuenta de que hablaba al celular de HimChan y no al mio- ¿Qué haces con el celular de HimChan? – pregunto, si bien no desconcertado, molesto.

-Nada que te incumba – dije secamente

-¿Estaban juntos? – Inquirió - ¿interrumpo algo?

No respondí.

Idiota, había provocado que se me llenaran los ojos de lágrimas, otra vez. Me dieron unas ganas inmensas de gritarle, de decirle que si estaba con HimChan y que si interrumpía, pero me trague el coraje, simplemente permanecí muda.

-Nataly… escúchame, ¿Aun no puedes recordar?

Me mantuve inmóvil, inerte, sin realizar que ahora estaba de pie y no sentada, y tampoco muy segura de cómo había llegado aquella posición.

-El desván – dijo, y se me helo la sangre.

¿Qué pretendía? Recordarme de los momentos felices, para después destrozarme con la realidad  ¿o qué?

-Intenta recordar la conversación que tuvimos ahí, por favor – hablo suplicante.

Un sentimiento de interrogación e ira me carcomía por dentro, otra vez la mula al trigo, me había dicho esas mismas palabras el día de su cumpleaños (el día donde todo se fue a la mierda) y yo seguía sin la más mínima idea de qué diablos hablaba. Me mordí el labio inferior  reteniendo el llanto, cuando ya no pude más, le extendí el celular a HimChan, quien permanecía inmóvil, inesperadamente, no había intentado quitarme el celular, ni me había interrumpido, al contrario, me había dejado ser, había guardado silencio dándome espacio, me sentí agradecida, sin embargo no le mire de frente, permanecí con la vista gacha, cuando el peso del celular se había desvanecido de mis manos, hui del lugar, como era de esperarse no me siguió, él era exactamente del tipo de personas que sabía cuándo mantener distancia.

Camine sin rumbo fijo, hasta que el aprecio delante mío.

-¿Naty?... ¿Dónde estabas? Te eh estado buscando desde hace rato pero…- lo mire directamente, sentía el rostro caliente. Mierda. Significaba que las lágrimas habían encontrado su salida inminente. Una a una las sentí salir, enmudecida espete su mirada interrogante, su expresión preocupada… y ahora ¿Qué le diría? Definitivamente no podía decirle que él había llamado, no podía hacerle ese daño.

One way love (B.A.P fanfic)¡Lee esta historia GRATIS!