Final trágico.

161 22 4

Capítulo 46

Daehyun.

Estaba parado en medio de la habitación, con ella aferrada a mi cuello mientras sollozaba en mi oído… podía sentir sus lágrimas calientes en mi cuello, hombro y espalda… podía sentir el dolor que llevaban encapsuladas. Cuando entendí lo que estaba pasando, obligue a mi cuerpo a responder y la rodee con los brazos.

-No lo hagas – pidió en medio de sollozos – no hagas esto… no TE hagas esto… Dae… por favor – suplico una y otra vez - … Dae – sollozo nuevamente – no dejes que esto termine así… por favor… no dejes que esto tenga un final trágico… por favor… ¡No quiero perderlos! – Grito… - No quiero perderte – murmuro ahora más calmada.

Mis ojos se abrían un poco más con cada palabra que salía de su boca. ¿Qué demonios pasaba? ¿Por qué estaba haciéndome esto, haciéndonos eso? Estaba tan absorto en mi propio sufrimiento que no me puse a pensar en el daño que le estaba causando a los demás.

Le tome de la cintura para cortar el abrazo.

-Nataly – le dije.

Ella me miro con ojos llorosos secándose las lágrimas con las manos libres.

-Déjamelo a mí – le dije con determinación – te prometo que enmendare todo lo que hice – enrede sus manos entre las mías. – Te prometo todo volverá a la normalidad.

Me miro unos cuantos segundos perdida en mis ojos. Solté sus manos. Y posicione mis dedos pulgares en sus labios, para después acercarme sigilosamente para besarlos sin tocar sus labios… en ese momento no me encontraba merecedor de ellos y no creo que volviera hacerlo jamás.

Nataly se contrajo con la acción pero no se separó ni tampoco objeto. Simplemente se quedó ahí parada mientras la alejaba poco a poco de mí.

-Dame 6 horas – le dije – Para hoy a la 6: 30 pm, arreglare todo.

Saque la medalla que me había dado del bolsillo. Tome su mano nuevamente para abrirla dejando su palma hacia arriba, depositando así la medalla cariñosamente.

-Te devuelvo tu corazón - le sonreí con melancolía – gracias por los últimos meses. Juro nunca olvidarte.

Y por más que me dolía la despedida. Los lleve hasta la puerta y mientras ellos desaparecían por el corredor. Yo me quedaba pensando “¿Qué demonios haría para resolver la jodida mierda que había hecho?”.

Me metí al baño de la habitación y me contemple en el espejo. Como lo imaginaba mi rostro parecía el mismo de un muerto y como no podría hacer nada para cambiarlo quedándome a mirarlo como estúpido mejor me dispuse a encender el agua caliente de la ducha.

-Jae – dije a un lado de la línea una vez que había salido de ducharme.

-¿Dae? – Contesto sorprendido – Hermano… ¿Qué paso?

-Te explico luego… ¿Dónde estás? – pregunte.

-…En el aeropuerto… - contesto

-¿Fuiste por los padres de Zelo? – pregunte

-Si – contesto aun extrañado - ¿Qué pasa Dae? ¿Qué te traes entre manos?

Le sonreí maliciosamente al teléfono.

-¿Cuánto tiempo se quedaran? – ignore la pregunta anterior

-Solo hoy, mañana sale su vuelo a las 10 de la mañana.

-Bien – respondí – es todo lo que necesito, llévalos a la empresa y nos vemos en el dormitorio en 20 minutos.

-¿Estás seguro? – Pregunto – Esa cosa ya está cerrada, nadie vive ahí…

Volví a sonreír.

-Hasta hoy…

-¿Eh?

-Nada, nos vemos… bye… - y colgué el teléfono.

Salí del Palace con mi maleta y me dirji en mi auto hasta los dormitorios mientras hacia un par de llamadas.

-¿Si? –contesto su voz ronca al otro lado del teléfono.

-Necesito, verte en el dormitorio en 5 – le dije.

-¿Dae? – Pregunto -¿Sigues en Seúl?

-¿Vendrás?

No respondió.

-Dame una última oportunidad de hacer las cosas bien – pedí – no podemos terminar en un final trágico.

Suspiro.

-De acuerdo – dijo – ahí nos vemos.

Y la línea se cortó. 5 minutos después estaba en la puerta de nuestro viejo dormitorio.

-Dae – saludo Jae – te ves terrible – dijo abrazándome

-Yo también te quiero – respondí a su abrazo.

-¿Por qué nos reuniste aquí? – pregunto JungUp, a nuestras espaldas.

Me separe de Jae para verle, este se abalanzo sobre mí para abrazarme en cuanto nuestros ojos se encontraron.

-…Hermano… - dijo - …te eh extrañado…

-Lose – dije dándole palmaditas en la espalda.

De pronto Zelo apareció cargando algunas de sus cosas.

-Hyuan – sollozo – de verdad no quiero irme…

-Lose – le dije – es por eso que tengo un plan.

-¿Qué plan? – Bramo Himchan acercándose a nosotros – Idiotas – dijo - ¿Qué no saben que esto es allanamiento de morada? ¿A quién demonios se le ocurrió romper la ventana?

-¡Es la única forma en la que podríamos entrar! – defendió Jae

-¡Y por qué jodidos tenía que ser la de mi ventana! – grito Himchan.

-No lose – respondió Jae – fue la primera que vi.

-Idiota.

-Basta – les dije – Mejor hay que entrar para que les pueda decir mi plan.

-Sí, yo también quería saberlo - … dijo Guk a mis espaldas.

-Viniste – dije

Suspiro.

-Después de esa llamada, tenía que hacerlo.

Nos encaminamos hasta la ventana rota y nos empezamos a introducir lentamente al interior del dormitorio.

-¿Estás seguro de esto? – pregunto Guk

-Si – le dije decidido – quiero hacer las cosas bien.

-Bien – dijo – te ayudare.

-Gracias – respondí.

-Está bien, después de todo son mi familia, hare lo posible por mantenerla unida.

Sonreí.

-Guk… - musite – perdóname.

Me miro extrañado.

-¿Por qué?

-Por ser un idiota.

Soltó una sonora carcajada.

-está bien amigo – puso una mano en mi hombro – solo somos humanos.

-¡Ya abrácense! – grito uno de los miembros, no supe bien quien… pero puedo apostar que fue JungUp.

Guk me paso una mano por el cuello y yo hice lo mismo.

-Salvemos B.A.P juntos – murmuro en mi oído.

-Si es con ustedes… - musite

Después de todo, familia es familia y la familia nunca te abandona… aunque hallas sido un gilipollas por mucho tiempo. 

One way love (B.A.P fanfic)¡Lee esta historia GRATIS!