A veces la soledad es mejor sola

249 20 2

Capítulo 32

Sentía un ardor en el pecho inexplicable, algo tan sencillo como respirar resultaba como una actividad sobre humana, el dolor era tan intenso que de no ser por el hecho de que ya me hallaba inconsciente, tal vez el mismo dolor me obligaría a desmayar. Sin embargo, una luz blanca resplandeciente tomo acto de presencia frente a mí, y no puedo negar que me hallaba desconcertada, mire a mí alrededor con expresión confundida, examinando, era una habitación de hospital estaba segura de ello, pero todo estaba borroso, ¿Cómo había llegado hasta ahí? ¿Qué me había llevado ahí? Rebusque en mi mente, debía encontrar algo que ayudara a recordar, y lo encontré, segundos después me halle a mí misma recordando el incendio, al fuego buscando su salida, a mi buscando refugio, teniendo una lucha para recuperar el oxígeno, la cual era vana porque no mucho tiempo después caí inconsciente y ahora estaba aquí. Pase mis manos por las sabanas y encontré una cabeza recostada pase mis dedos por aquel cabello suave, no tarde en reconocerlo, aquel era Dae, el cual se removió al sentir mi tacto. 

-Dae –hable débilmente.

El chico gimió un poco antes de despertar.

-Haz despertado – hablo con voz ronca.

Lo mire un segundo…pero esperen algo andaba mal, la última llamada fue con Guk, no con él, ¿Acaso ya todo el mundo se había enterado? Genial, ahora era la chica jodidamente torpe que incendiaba su casa en el primer día a solas, exacto, muchos harían una fiesta proyecto X y bueno yo por mi parte la quemo, supongo que todos tenemos nuestros propios extremos…  

-¿Qué…? ¿Cómo…?- hable incoherencias.

-Tranquila Sherlock una a la vez – rio acariciando mi mano derecha.

-Lo siento, lo siento, de verdad lo siento tanto – hable sollozando.

-shh – se levantó para acariciarme el mentón – tranquilízate amor, no ha sido tu culpa, estas cosas pasan.

-Lo sé pero… - seguía sollozando.

-shh, descansa ¿sí? Aún faltan algunas horas para que llegue tu hermano, asi que...

-Oh por dios Dan – recordé – NO, NO, NO, va a matarme – me preocupe

-Bueno no le va a tomar mucho esfuerzo – me examino

Y entonces recordé que probablemente podría verme como un monstro deformado, lo aleje poniendo mis manos en mi rostro, la violencia del movimiento provocó que las pulsaciones en el pecho se hicieran más intensas, provocando que una mueca y un gemido salieran de mis labios.

-¡No me mires! –Grite – de seguro soy horrenda.

Soltó unas cuantas carcajadas.

-No le paso nada a tu rostro, amor… además ¿Por quién me tomas Grey? Para mí nunca vas a ser horrenda. – aparto mis manos de la cara - ¿entiendes?

Asentí y por su reacción supongo que tenía cara de estúpida.

-Duerme – me pidió – necesitas descansó.

-Sube – le pedí – Hace frio.

El sonrió.

-Lo que pida Mi Lady.

Se acurruco enseguida/encima de mí, y así pase el resto de la madrugada.

-¿Pero qué demonios? - El grito de Dan, nos hizo estremecer. – ¡Natalia Sídney Grey! Park HyeJun, o como reverendos quieres que te llame, ¡me puedes explicar porque tienes a un chico encima de ti! Santo dios no tengo ni 3 días fuera y ya estas disfrutando de la vida alegre.

One way love (B.A.P fanfic)¡Lee esta historia GRATIS!