Conociendo al verdadero Himcha

382 24 2

Capítulo 21

No hay peor sentimiento que el rechazo, cuando mueres, eres rechazado por la vida como si ya no merecieras seguir respirando… pues algo así es cuando no te corresponden carnalmente. Hay dos tipos de amor, aquel que fluye con deseo arrasador, esas ganas de besarlo, de tenerlo cerca, de ser uno más allá de las almas, un deseo carnal; obsesivo, no del todo tierno y no del todo comprensivo, sin embargo existe ese otro, ese que provoca ternura, ganas de abrazarlo de protegerlo, ese amor que despierta tus sentidos maternos, que es dulce y no salado, ese en el que eres uno pero en el contexto de las almas, emocional, deseo remoto sin estragos de promiscuidad, el amor pasivo… el problema era que aún no lograba encasillar a Daehyun en ninguno. 

Aturdida.

Habían pasado dos semanas, equivalentes a 14 días, sin pensarlo había pasado cada segundo y cada minuto de ese tiempo con Daehyun, lo contemplaba reír, admirar el cielo, la playa y una parte de mí se movía, una parte de mi quería ser esa sonrisa, yo quería quererle como él me quería, portaba orgulloso la medalla que le había regalado y eso me hacía feliz, me demostraba que el valía la pena, la pregunta era ¿yo valia la pena?

-Nat… ¿y tú guarda espaldas? – la voz de Himchan resonó en el corredor.

No voltee, solo espere a que su pesada presencia cayera enseguida de mí.

-Bueno más bien seria como un perrito guardián, algo así como un cachorrito. – rio por lo bajo.

-¿Himchan? Que sorpresa – dije en un tono cansado incluso irónico

- sé que nuestro último encuentro a solas no fue el más agradable.   

Recordé su aliento, su cuerpo contra el mío, aprisionándome contra el lava manos, y después a él, desmoronado contra la pared, un himchan desprotegido e inmediatamente me di cuenta que aquella era una persona que aún no conocía.  

-En fin, solo quería aprovechar para disculparme…

-Himchan – le interrumpí - ¿Quién es ella?

No cambio la expresión del rostro, él sabía perfectamente a que me refería, antes me había dicho que amaba a alguien y que no se lo podía decir y que por ese alguien había terminado siendo una mierda de persona, y todo eso me quedaba claro, pero la verdadera pregunta era ¿Quién demonios era esa chica?

-No lo dejaras ir – bramo

- No tan fácilmente

-No te incumbe…

-¿Ah no? me hiciste parte de esto, en el momento en el que te metiste en mi relación con YongGuk y tu intento de violación.

Desvió la mirada, sabía que tenía razón.

-Perdón – murmuro

-No te disculpes, en cierta forma te debo las gracias, me hiciste abrir los ojos.

Se quedó callado mirando al vacío, reflexionando.

-JiEun – dijo al cabo de unos cuantos minutos.

-La novia de…

-La eh amado desde que ingreso a la compañía… - por primera vez su tono de voz era distinto – cuando ingreso, tuvo muchos problemas.

- si me dijo algo así, el estrés la había consumido y Yongguk fue su salvador.

Intente imaginar la cara de JiEun demacrada, cansada y sin color; no pude, su rostro era tan lindo y tan tierno que era difícil imaginarla enferma. 

-De seguro te soltó el rollito de que estaba estresada por la escuela y las actividades del grupo. 

Lo mire incrédula.

One way love (B.A.P fanfic)¡Lee esta historia GRATIS!