Capítulo 42

18K 2.1K 210
                                    

—¿¡Por que vomita sangre!? ¡Las embarazadas no vomitan eso! —grito Jay entre asustado y confundido.

—Ella es un puto demonio ¿¡Que esperabas!? —los demás gritos fueron metafóricamente escupidos por Mich quien sostenía mi cabello mientras yo vaciaba lo que sea que hubiese en mi estomago en la taza del inodoro.

—¡Florecillas! ¡Imbe... —de un momento a otro deje de escuchar la voz de Jay, la cual fue reemplazada por balbuceos.

En cuanto termine limpie mi boca con el dorso de mi mano y me levante. Fue ahí cuando me di cuenta de por que Jay había dejado de hablar; y es que Mich le había cocido la boca. ¡Literal!

Empece a reír como loca mientras él me pedía ayuda balbuceante o al menos eso entendía yo.

—¿Dos putas horas y ya vomitas? —mire a Mich y las lágrimas comenzaron a brotar de mis ojos.

—¿Por qué me gritas? —el abrió su boca sin saber que decir y luego negó un par de veces para luego abrazarme.

—¿Quieres algo de comer? —asentí lentamente mientras le descocia la boca a Jay y este me daba las gracias gesticulando.

—¿Me consigues Nutella? —el asíntio y me llevo hasta la sala en un santiamén en donde me dejó sentada en el sofá.

—Llegó la mejor amiga —la puerta principal se abrió de sopetón y por está entro Hanna después de haberse presentado a si misma.

—Ya no me quieres —volví a llorar y ni puta idea de porque lo hacía.

—Esta embaraza —abrió los ojos sorprendida —¿como es que ya tienes pancita? —mire mi estómago y me quede totalmente sorprendida —no me digas que es de James —su rostro se llenó de pánico —¡Oh por Dios es de James! —yo comencé a negar descontroladamente y Jay comenzó a reír.

—No, no, no. No es de él —ella negó y salió corriendo de la casa —Puta mierda, no más esto me faltaba - mire a Mich que aún seguía frente a mi —¡Mi puta Nutella! —el se dio una palmada en la frente y luego corrió fuera de la casa.

—Búscame un libro de embarazos demoníaco, rápido —Jay hizo una reverencia estúpida hacia mi y luego se fue por la puerta de atrás.

***

—Tres elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña, como veían que resistía fueron a buscar a otro elefante... —mire hacia la puerta por donde entraban más personas de las que había planeado.

—Madre de mi hijo —abrí los ojos bien asustada por la presencia de James, Mich, Jay, Hanna, Carter, Troy, Mike e Ethan.

—No me toques vampiro asqueroso —le di un manotazo al ver que su mano se dirigía a mi estómago.

—No decías lo mismo hace un par de semanas cuando estabas encima de mi... —y entonces le cerré la boca antes de que continuará.

—Será mejor que cierres la boca por ti mismo o te cortaré la lengua —levantó la mano en son de paz y yo dejé que volviera a hablar.

—El bebé es mío —afirmó. Yo negué.

—Es de Axel —el estuvo a punto de soltar una risita —estaba encerrado en un frasco que me había dado Walter y ahora lo bebí y quedé embarazada otra vez. El libro, Jay, mi Nutella, Mich —estos me dieron lo que pedí y yo les sonreí en forma de agradecimiento.

Con un movimiento de manos hice que todos salieran literalmente volando por la puerta. Me senté una vez más en el sofá y abrí el libro para comenzar a nutrirme de información.

Mi Ángel GuardiánDonde viven las historias. Descúbrelo ahora