Capitulo 19

22.7K 3K 147
                                    

—¿Entonces vamos a dejar que lo maten poco a poco en el infierno? —mire a Mikaeli y su rostro lucia triste, ella estaba pasando por momentos difíciles al igual que todos.

—Iremos por él al infierno —todos me miraron como si estuviera loca.

—Estas demente —Snaiderx negó rotundamente.

—Se que lo quieres tanto como nosotros y estas preocupado, por eso debes ayudarme para que el rescate salga bien.

—Yo iré —mire hacia Kira y sonreí —siempre estaré contigo, aunque tus ideas sean de lo mas locas.

—también iré —dijo Mika.

—Y yo —mire a Agata que aunque no me caía nada bien su ayuda seria útil.

—Yo obviamente voy —sabia desde el principio que Malkon iría.

—Que mas da —a Snaiderx no le quedo de otra que ir.

—¿Que esperamos? Vámonos al infierno.

***

—No sabia que el reloj de Londres era una entrada al infierno —Mikaeli me observo por unos segundos para luego asentí y seguir moviendo las agujas de un pequeño reloj.

—Es una entrada exclusiva de demonios, solo que si entras con uno también puedes entrar —asentí guardando toda la información en mi retina.

Luego de que Mikaeli configurara ese reloj un portal se abrió frente a nosotros, específicamente en el reloj de Londres, pues estábamos dentro de él.

—Vamos —uno a uno fueron entrando y cuando llego mi turno pase con algo de temor, al cruzar del otro lado mis ojos se abrieron con sorpresa, estabamos en la cima de una montaña, en donde se podia ver el hermoso castillo negro y las piedras que conformaban su camino.

—Bien, por lo que nos dijo Lucia, Axel esta en los calabozos, iremos ahi con mucho cuidado,luego de encontrarlo simplemente lo sacaremos y Malkon nos trasportara hasta el portal ¿Correcto? —asentimos y estendimos nuestras alas.

Todos empezaron a volar y yo con algo de miedo empece a correr para luego lanzarme en picada de la montaña, luego aletee con behemencia hasta que le cogi el ritmo y pude alcanzar a los demas, sus alas eran mas pequeñas que las mias, por lo que yo rapidamente los pase.

—Bienvenida al infierno por segunda vez, Lucia —la voz de Mikaeli se escucho en mi cabeza y sonrei.

Desde las alturas podia ver liugares azules, rojos y iba recordando todo lo que en esos lugares habia, recorde a Elai y la llame en mi mente.

Elai, aqui estoy.

En menos de lo que pense Elai estaba volando al lado mio.

—¿Es tuyo? —pregunto Mikaeli en mi mente.

—Si, ella me ofrecio sus servicios y no tuve problema en aceptarlos.

—Es hermosa —no dije nada mas y cuando estuvimos sobre el calabozo empezamos a descender en picada.

—Rapido, me quiero ir de aqui —dijo Malkon una vez pisamos tierra.

Comenzamos a correr en dirección hacia los calabozos mirando a todos lados para no ser descubiertos, en silencio llegamos a la entrada y sin perder tiempo entramos para empezar a mirar hacia todos los lados viendo si Axel estaba en las celdas, pero no, no estaba en ninguna, cuando llegamos al final vimos a Lucero amarrada de manos, sentada y con una cadena en su cuello que también cubría su boca, su rostro al vernos se lleno de pánico, mire hacia el otro lado de la celda y me encontré con Axel de la misma manera en la que estaba Lucero. Lucero empezó a negar descontroladamente y sus ojos se llenaron de lagrimas.

—Ábrela, deprisa —Yo con mi mano y un poco de hielo congele la cerradura y para Malkon fue fácil romperla, entramos e inmediatamente empezamos a desatar a Axel, pero este desapareció en nuestras manos.

—¿Que diablos? —esas fueron las únicas palabras de Malkon. Yo desate a Lucero y luego le quite el metal que cubría su boca.

—Fue una trampa —ella señalo hacia la puerta y la única que estaba fuera era Agata.

Camine hacia ella, pero entonces un muro invisible evito que saliera.

—¿Agata, que estas haciendo? —Snaiderx empezó a golpear el campo de fuerza pero este no cedía. Yo lace bolas de hielo y estas solo se destruían al chocar con él.

—He matado a dos pájaros de un solo tiro —su sonrisa me causaba nauseas y las ganas de estrangularla crecían poco a poco —has sido muy estúpida al venir aquí, Lucia.

—¿Que estas haciendo? —repitió Snaiderx lentamente.

—Me alié con Lucifer y él prometió que me daría a Axel a cambio de Lucia, pero no solo encontré a Lucia si no que también a Lucero —sonrió perversamente —además de que le di un pequeño premio dándole a un ángel, dos demonios y la reina prófuga.

Mire a Kira, no había deparado en su presencia.

—¿Como fue que llegaste aquí? —según se ella no vuela.

—¿Acaso es eso importante justo ahora? —guarde silencio y todos bufaron.

—Este es su fin —Agata comenzó a caminar fuera del lugar saliendo de nuestro campo de visión.

—Si tan poderosa soy ¿Por que no puedo usar mis poderes? —todos se quedaron en silencio al yo hacer esa pregunta, me arrastre por la rasposa pared hasta quedar sentada en el sucio piso.

—Bueno... este...—Mikaeli estaba nerviosa y la mire extrañada, bueno, si, estabamos encerradas en un calabozo a merced de Lucifer, pero sabia que no era por eso.

—Mikaeli te dio a beber un elixir llamado Larbira que destruye tus poderes, pero el contra veneno es tener sexo y asi el elixir solo destruye las hormonas provocadas despues del apareo, pero crea una condición que hace que no puedas usar tus poderes, hicimos todo esto debido a que no recordabas nada y si usabas tus podres nos podrian encontrar mas rapido y ya puedes imaginarte lo tedioso que seria que nos trajeran al infierno sin tu recordar, andarias preguntando tantas cosas. ¿Que es eso Snaiderx? —imito mi voz de una manera tan estupida que sin evitarlo rei —es un castillo, Lucia, si, asi de estupida andarias en el infierno —deje de reir y lo mire con rabia —bueno como decía, al parecer aun tienes los efectos de la Larbira ya que aunque puedes usar tus poderes de ángel no puedes usar los otros.

—¿Estas nervioso? —pregunto Malkon, Snaiderx negó.

—No, estoy seguro de que o me mandan al infinito, o me condenan a una eternidad de tortura, ya estoy acostumbrado a ella —su voz sonaba relajada, este se acomodó en el suelo igual que yo y los demas lo siguieron.

—¿Que haremos ahora? —antes de que pudieramos contestar unos hombres se colocaron frente a nosotros y sin mas atravesaron el campo de fuerza, yo intente golpear a uno pero tres vinieron y me sostuvieron para luego colocarme unas tobilleras de metal con una cadena y en las manos tambien, al igual que en mi cuello y esta cubría mi boca.

Nos sacaron a rrastras y me preguntaba ¿Que habían hecho para atravesarlo? Luego de llegar al final del calabozo nos guiaron por unas escaleras estrechas hasta otro calabozo, pero este estaba mas oscuro y asqueroso que el otro, a mi me arrojaron al primero que encontraron y luego siguieron de largo, cuando volvieron a pasar lo hicieron sin ninguno de mis amigos, inevitablemente unas lágrimas salieron de mis ojos por la anticipacion ¿Qué nos depararía el infierno?

Nota

Puede de que tenga faltas ortográficas y este un poco corto, pero quería publicar y dejarlos con esta intriga, lo se, soy mala.

Gracias por leer, comentar y votar, a los que no lo hacen, gracias igual, besos para todos.

Darkness fuera.

Mi Ángel GuardiánDonde viven las historias. Descúbrelo ahora