Capítulo 27

22.3K 2.7K 545
                                    

Capítulo dedicado a KattherynnePJ
Recuerden pasar a leer su historia Mala Influencia.

Escucha la canción cuando veas letras en negritas diciendo que la reproduzcas, es vital para tener las sensaciones a flor de piel cuando leas.

Alerta de errores de acentuación ya advertidos pueden ir a leer.

Cerre mis ojos intentando calmarme pero no podia. Ademas de que mi mente estaba lo suficientemente nublada como para no poder abrir un portal.

Abri mis ojos y extendi mi mano hacia la criatura que estaba frente a mi. Deje que mi alma liberara eso que tanto habia intentado hacer. No lo hice con la mente, lo hice con el corazón imaginario que ahora poseía.

De mi mano escapo una pequeña esfera de luz de color morado y choco contra el delgado cuerpo de aquella criatura tan oscura. Grite con toda la fuerza que poseía al ver como su cuerpo se transformaba en pequeños insectos que supuse eran escarabajos.

Grite y grite hasta que senti como un cuerpo calido me acogía en sus brazos. Las lagrimas salian de mis ojos y bajaban como un torrencial por mis mejillas inundando mi cuello.

—Tranquila, ya estoy aquí —segui llorando y temblando, aun cuando el me tomo en brazos como recien casados.

—Era... y senti... —no podia hablar, nada coherente salia de mis labios.

—Shhh —me arrullo —todo estara bien, pequeña.

Cerre mis ojos y aprete su camiseta en un intento se menguar los nervios pero no servia. El miedo estaba a flor de piel.

—Esto te va a calmar —abri mis ojos al sentir el liquido caliente mojarme.

Estaba en la tina del baño de mi habitacion. Suspire. Aun seguia temblando pero estaba mas calmada.
Walter se habia metido junto conmigo a la enorme tina. Empezó a hecharme agua por el cabello mientras besaba mi mejilla en algunas ocasiones con la intencion de distraerme.

—¿Que era eso? —pregunte en un susurro.

—Un pelsmort —guarde silencio en la espera de que el me explicara que era —su unico poder es hacerte sentir miedo a tal punto de hacer que mueras debido a las rapidas palpitaciones de tu corazon.

—¿Por qué mi sangre es negra? —recoste mi espalda de su pecho mientras el me abrazaba.

—Porque no tienes corazon y la sangre al no correr por tu torrente sanguíneo se coagula —suspire una vez mas tratando de calmar los nervios pero no podia.

—¿Es frio o aun sigues asustada? —pregunto con voz dulce.

—El agua aun esta caliente —dije y el analizo mi respuesta.

—Vamos a dormir un rato, no te doy un té por que lo vomitarias —asenti y el salio de la tina para luego tomarme en brazos.

Me dejo de pie en medio del baño y empezo a quitar mi ropa. Yo solo me deje hacer. No me sentia lo suficientemente bien como para hacerlo yo misma. Al quedar en ropa interior el me seco con una toalla el cabello y la piel descubierta. Luego me cargo una vez mas para llevarme al cuarto. Buscó en los cajones ropa interior nueva y una piyama de bata. Me coloco la bata y por encima de ella me quito el sosten y las bragas. Me puso las secas y las otras las llevo al cesto de ropa sucia.

Me cargo otra vez y me llevo a la cama para luego quitarse toda su ropa quedando en boxers. Salio de la habitacoón y segundos despues volvio con tan solo un pantalon largo de piyama mostrando así su perfecto six pack.

Mi Ángel GuardiánDonde viven las historias. Descúbrelo ahora