Capitulo 32

19.4K 2.5K 769
                                    

En cuanto pude sali corriendo de la habitacion de Walter para encerrarme en la mia, mis ojos picaban por las lagrimas retenidas y en cuanto estuve en la soledad de mi habitacion las deje fluir a traves de mis mejillas. Maldita sea. Habia hecho mal, no debi dejarme llevar no debi haberlo besado, pero es que me fue imposible, sus labios me llamaban de una manera irresistible con la que no pude luchar. Y ahora me arrepiento pero debo admitir que no del todo.

Se que amo a Axel, de verdad lo amo, pero este tiempo sola y alejada de el me ha vuelto debil y joder no es facil pasar por lo que yo he pasado sola. Walter fue ese pilar que me hizo salir adelante durante todo este tiempo, me atrae, no lo niego y podria decir que le he tomado cariño, pero aun asi no puedo sacarme de la cabeza el rostro de Axel.

Gruñi con frustracion y todo a mi alrededor estallo. El espejo se rompio, todas las cosas que habian sobre el empezaron a levitar al igual que las mesitas de noche para luego chocar unas con las otras y romperse en cientos de pedazos para luego caer al suelo.

Los pasos de Walter se hicieron presente y yo no tuve otra eleccion que irme a mi lugar, a ese lugar que habia creado en mis pensamientos y del que Walter no tenia conocimiento.

Una vez estuve ahi corri hasta el muelle y me sente en el con los pies dentro del agua. Los recuerdos de mi vida normal llegaron a mi mente llenandome de melancolia. Como habian cambiado las cosas desde el momento en que el aparecio en mi vida.

—¿Me puedes ayudar a encontrar los demás salones? ¿por favor? —lo mire desconfiada, pero no había dado signos de querer molestarme, por lo que asentí.

—¿Cual te toca? —el se rasco la nuca y luego recordó.

—Historia.

—¿Historia? a mi también, vamos

Su voz en mi cabeza sonaba tan lejana pero a la vez tan cerca. Quien diria que ya habian pasado años de aquel dia y que ahora no era una simple estudiante de secundaria a la cual molestaban, ahora era la elegida y tenia que lidiar con una lucha entre criaturas que creia eran de fantasia.

No se cuantas horas pasaron, solo se que estuve ahi durante mucho tiempo hasta que mi mente estuvo lo suficientemente relajada como para enfretarme a Walter, el debia de estar o preocupado o furioso.

En cuento apareci en la casa Walter se paro frente a mi, su rostro lucia serio y sin ningun rastro de sentimientos en el.

—Se que amas a Axel y te arrepientes de lo que paso, se que esto se ve raro pero te quiero repetir que te cree pensando en lo que para mi seria la mujer perfecta y para mi tu lo eres y no solo me enfoco en tu belleza si no tambien en tu forma de ser, tu personalidad tan luchadora y tu ser tan deslumbrante. Lucia podria decir abiertamente que estoy enamorado de ti y que me dare la enorme molestia de enamorarte aun cuando te desvives por otro hombre, creeme que si en este tiempo que me queda en la tierra no logro hacerlo me ire y no te reprochare nada, pero mientras tanto no - el se acerco hasta a mi y rodeo mi cuerpo con sus brazos para darme un abrazo que yo no correspondí.

***

Las ultimas semanas habian pasado muy deprisa pero debo decir que fueron bonitos, Walter se dedicaba a hacerme sentir la mejor mujer del mundo, me demostraba cuanto me queria y en muchas ocasiones me di la oportunidad de besarlo abiertamente. Sus labios eran tan atrapantes y me transmitian una paz tan relajante, ademas de que me hacian sentir en las nubes, pero yo aun seguia prefiriendo a ese demonio que me hacia barrer el infierno con cada toque que me daba, preferia a ese chico malo que aunque me abandono en ciertas ocasiones sabia que no fue por eleccion y sabia que aun me amaba tanto o igual como yo a el y no pretendia dejarlo y eso era lo que intentaba decirle a Walter sabiendo que solo quedaban dias para su partida, estaba segura de que el esperaba que me fuera con el una vez terminara la guerra en la que el me habia metido, pero eso no seria asi y se lo dejaria en claro sabiendo que si volvia seria en balde.

Mi Ángel GuardiánDonde viven las historias. Descúbrelo ahora