Capitulo 14

24K 2.9K 382
                                    

Corrí hacia la sala y mire para todos lados en busca de Annabelle y no la encontré, entonces corri a la puerta y antes de abrirla pise un trozo de papel que casi me hizo resbalar. Me agache y lo tome en mi mano para después leerlo en voz alta.

—Annabelle esta conmigo, vino de vuelta a casa temprano, Axel —suspire aliviada y camine hacia mi habitacion, esta vez mas despacio.

Saque del closet un pantalón azul cielo y un top blanco ajustado hasta arriba del ombligo y mis timberlands negras. Coloque todo sobre la cama y camine hacia el baño para asearme. Lave mi cabello, cuerpo y dientes, me seque y salí del baño con toallas envueltas en mi cabello y cuerpo, me quite la ultima y me puse ropa interior, luego el pantalón y antes de ponerme el top me quite la toalla, después seque mi cabello rubio dejándolo lacio. Me coloque base, polvo, mascara de pestañas y labial, un par de brazaletes en mi mano y un collar. Ya estaba lista para la escuela así que tome mi mochila y el dibujo que hice de Axel. Con pasos lentos ingrese en la cocina y busque una bolsa de papel para meter el dibujo. Luego de eso camine hacia el refrigerador y saque un frasco de yogur y fresas para desayunar. Me comí todo deprisa y luego me mire en mi teléfono para ver si mi labial se había ido pero no, estaba ahí todavía.

Tome mi mochila y bolsa y medio corriendo salí de mi casa cerrando la puerta con seguro, camine hacia el frente y toque un par de veces, luego de unos segundos Mika abrió la puerta.

—Aquí esta la mejor amiga abandona mejor amigas —rodé los ojos ante sus palabras extrañas.

—Sabes que te amo, así que deja el drama —ella bufo.

-Ese es mi trabajo como tu mejor amiga, ser dramática, así que te lo aguantas - esta vez me permití reír un poco.

—¿Ya estas lista para irnos? —ella miro detrás de ella y luego asintió. Salio del departamento y Malkon la siguio con dos mochilas sobre sus hombros.

—Hola, Charlotte —saludo Malkon.

—Hola. —Dije con voz cantarina y alargando un poco la a. Escuche una puerta abrirse y cerrarse, mire hacia la puerta numero 13 y me encontré con Axel quien cargaba su mochila en su hombro y una bolsa negra con forma rectangular.

—Cambiaste de lienzo. —Dije y el miro en mi dirección para luego sonreír.

—Así es, como tu ya habías visto el que hice en la clase quise cambiarlo, así tu tampoco sabes como te dibuje —Se encogió de hombros y yo me acerque a el para luego besarlo —Buenos dias, princesa.

—Buenos dias.

—Ya dejen el romantiqueo y vayámonos. —Reí con fuerza al ver como Mika nos pasaba por el lado con pasos de diva.

—Levanta el trasero un poco mas. —Dije sarcástica, pero ella no lo entendió y lo levanto.

—Mikaeli no entiende el sarcasmo. —Se burlo Malkon mientras la seguía.

Axel y yo hicimos lo mismo y nos adentramos al ascensor antes de que se cerrara.

***

Después de haber dejado las cosas que no necesitaría por ahora en el casillero corri hacia mi próxima clase antes de que tocaran la campana y todos los estudiantes se alborotaran empujando a todo el que se cruzaba en su camino. Entre al salón y me senté en la parte de atrás, coloque mi mochila sobre la mesa y me quede pensando en cuando conocí a Axel, no hablo de la vez en que lo vi en el ascensor si no de la vez en que llego al instituto en el que estudiaba, el instituto Masterfull. Si, había recordado cosas pero algunas me parecían tan difíciles de creer, era imposible que Axel tuviera alas y colmillos, era imposible.

—Hola. - Agata me saco de mis pensamientos. Se sentó al lado mio y clavo sus hermosos ojos en mi.

—Hola. —Conteste a su saludo.

—No lo mereces —escuche que dijo —no mereces todo lo que el a hecho por ti —apreté mis puños sobre la mesa al darme cuenta de lo que hablaba —no mereces ni vales todos los sacrificios que el ha hecho por ti, le sacaron el corazón por tu culpa, lo golpearon y lo castigaron y el aun sigue detrás de ti como perro faldero —no había entendido bien sus palabras pero de todas formas hicieron que una inmensa rabia se apoderara de mi.

—¿Y según tu quien lo merece? —le pregunte en un susurro aterrador —¿tu?

—Así es.

—Eres tan insignificante, Agata, enamorada del chico que solo tiene ojos para mi y vienes como perra rabiosa a decir que no lo merezco pero que tu si. Axel no se fijaría en ti ni en un millón de años así que superalo —ella iba a decir algo pero no la deje - ni se te ocurra acercarte mucho a él o te arrancare el pescuezo, Agata —mi amenaza se escucho tan frívola que podía sentir como su cuerpo se tensaba sin tan siquiera mirarla —ahora lárgate de aquí, no quiero cerca de mi a tu asqueroso e insignificante ser - ella con notable enojo se levanto de la silla y tomo su mochila para irse a otro lado.

Hubiese sido mas fácil golpearla.

Lo se.

***

—Ahora les toca a Axel y a Charlotte —me levante de mi asiento y Axel me siguio. Estábamos en la hora antes del almuerzo en la clase de dibujo avanzado, el maestro había estado llamando a las parejas y esta vez nos tocaba a nosotros.

Puse mi dibujo en el caballete y le quite la bolsa de papel mientras que escuchaba que Axel hacia lo mismo. Cuando termine con el mio me coloque al lado de Axel, algunos jadeos se escucharon en la clase al ver nuestros dibujos, aun no había visto el dibujo de Axel ni él el mio, así que estaba mas que ansiosa.

—¿Usted poso desnuda para Axel? —abrí los ojos como plato y negué —¿entonces como el dibujo su cuerpo, señorita Charlotte?

Mire hacia el dibujo de Axel y un jadeo escapo de mis labios, Axel me había dibujado desnuda con alas blancas, no se me veía nada, pues mi cabello que el dibujo era negro y mis manos tapaban las zonas mas intimas de mi cuerpo.

—Dios —jadee.

El miro hacia el mio y sonrió satisfecho con mi trabajo, lo había dibujado en medio de una calle con alas negras, colmillos y con ropa negra.

—No habían visto los dibujos del otros —el maestro había acertado con su afirmación insegura —excelentes trabajos, incluyeron técnicas de dibujo muy avanzadas y limpias, sin imperfecciones. Puntuación completa —finalizo el maestro para luego sentarse.

Axel y yo tomamos nuestros trabajos y nos fuimos a sentar a nuestros lugares.

—¿Enserio? ¿Desnuda? —el se encogió de hombros y yo negué incrédula con una sonrisa en el rostro.

La campana sonó indicando el final de la clase y el comienzo del almuerzo, tome mis cosas y salí del salón con Axel a mi lado.

—Eres la chica perfecta —sonrei por lo que dijo —eres linda por dentro y por fuera, dibujas hermoso y cantas igual, eres simpática y tan alegre, solo te falta un poco de maldad pero después de todo eres perfecta.

—Maldad —analice la palabra.

—Maldad —repitió él.

No te dejes llevar por él, te llevara a un lugar muy oscuro , él es el mismísimo infierno con apariencia de chico bueno - eso era lo que me repetía mi voz interior una y otra vez, sin embargo no le hice caso alguno.

***

—Gracias por traerme, nos vemos después —dije para después abrir la puerta de mi casa.

—¿Estas segura de que estas bien? —me pregunto algo preocupado.

—Si, estoy perfecta —le di un beso y me adentre en mi casa con paso veloz para luego cerrar la puerta con llave.

Esto no puede estar pasándome a mi.


Nota

¿Faltas ortográficas? Si, muchas.

Mi Ángel GuardiánDonde viven las historias. Descúbrelo ahora