Capitulo 22

20.4K 2.9K 477
                                    

Pase mi delgado cuerpo por el estrecho espacio, senti como la parte puntiaguda de la pared raspaba mi espalda, pero no senti dolor alguno. El agua que me llegaba hasta la cintura dificultaba mi caminar atravez de las rocosas paredes, entonces mi mente reacciono, si el agua se quedaba estancada era por que no había lugar por donde salir, osea que solo había salida hacia arriba.

Me lamente por haber durado tres dias tratando de salir sin saber que era mas viable escalar. Asi lo hice y las paredes lizas de color rojizo, ademas del agua que corria atravez de las paredes hacían dificil el proceso. Mis alas hubiesen sido de gran ayuda en una situación como esta. Termine resbalando cayendo en el agua estancada. Al menos me serviria para lavarme.

Me puse de pie y restregue mi cara, tenia mucho sueño y el hambre no me dejaba pensar, llevaba mas de seis dias sin comer y me estaba pasando factura. Mire la rocosa pared pensando en una forma de escalarla y una idea llego a mi. Me sumergi en el agua y bebi un poco de ella, aunque no me apetecia en lo absoluto al menos me mantendria llena y podria usar mi poder de hacer hielo, creo que por esa razon no podia usarlo. Aquí en los demas dias hacia un calor de los mil infiernos, pero ahora se habia dedicado a llover muchisimo y por eso se habia inundado.

Sali del agua y empece a hacer pequeños escalones con hielo en la pared por los que iba subiendo mientras los hacia, hice alrededor de treinta escalones hasta que termine en la cima, sali de ahi y al ver el lugar en el que estaba desde fuera me di cuenta de que era una grieta, si no hubiese pensado en escalar nunca hubiese podido salir. Mire a mi alrededor y me encontre con un lugar desierto, no habian casas o edificios, solo vegetación. Mi estomago gruño, el agua solo habia engañado a mi cerebro, pero no por mucho tiempo.

Comence a caminar hacia la vegetación, tal vez ahí encontraría algo que comer. Dure unas 15 minutos caminando, pero tenia sueño, estaba cansada y el agua que caía del cielo empezaba a golpear mas fuerte en mi cuerpo, ya estaba totalmente limpia y todo rastro de sangre habia desaparecido de mi cuerpo, aunque el sentimiento de vacio no desaparecia. Dormiria un poco hasta que amaneciera y el agua cesara, asi podria encontrar comida mas facil, ademas de que la oscuridad de la noche no ayudaba mucho.

Visualice frente a mi un gran arbol con unas raices que sobresalian y creaban una pequeña cueva debajo del árbol, ese era el lugar perfecto. Me meti ahí y me recoste en el piso, en poco segundos me quede totalmente dormida.

***

Abri mis ojos ya sentí cosas peludas caminando por todo mi cuerpo, con la poca luz que entraba pude observar que tenia arañas grandes caminando por todo mi cuerpo, no me dio miedo. Tome una que caminaba por mi brazo y luego la puse en el suelo para que caminara lejos de mi, asi hice con las otras siete y luego sali del agujero. Mis ojos se maravillaron con la frondosidad de los arboles del bosque y el verdor que se podía apreciar, ademas de que el maravilloso canto de los pajaritos me hacia sentir tranquila. Pronto mi estomago gruño. Mire hacia el cielo y podia ver poco de él, ya que los arboles me lo impedian. Los tenues rayos del sol tocaron mi piel cuando empece a caminar, luego desaparecieron otra vez y aparecieron de nuevo, asi hasta que me detuve a ver un animal medio grande, era un caballo ni grande ni pequeño y se veia tan hermoso, era de color blanco y me maraville con su pelo.

Con pasos cortos y silenciosos me acerque al animal, estaba solo y se veia tan saludable que daba envidia. Cuando estuve totalmente cerca de él este dirigio sus ojos a mi, pero no se alejo. Me acerque por completo y empece a acariciar sus orejas, entonces, sin que pudiera prevenirlo lo tome con fuerza de la cabeza y lo lance al piso dejandolo acostado, sin pensarmelo dos veces doble con fuerza su cuello logrando asi acabar con su vida.

Me deje caer en el suelo y busque una piedra filosa en el piso, al encontrarla rompi su piel y cuando llegue hasta la carne la lance al piso. Empece a morder, rasgar y comer la carne cruda del animal hasta saciar por completo mi hambre, no me importo ver como la sangre aun caliente del caballo cubria su pelaje, esto me recordo a mis alas despues de que Lucifer las arranco.

No se porque no me causaba asco comerme a un animal crudo y tampoco tenia remordimientos.

Cuando termine deje lo que quedaba del caballo ahi y camine lejos de él. Agudice mi oido y escuchaba la corriente de un arrollo, estaba cerca asi que en pocos minutos llegue ahi. Lave mis manos, boca, la enjuague y despues me sente en el suelo. Ya que no tenia que pensar en hambre mi mente se dirigio a todo lo que vivi en tan solo tres dias.

Me arrebataron mis alas, me mataron a un hijo que ni sabia que tenia, ademas de que me arrancaron el corazon, no sabia que efectos tenia eso en mi, pero se que en algun momento lo sabria. Unas lagrimas salieron de mis ojos y rodaron por mis mejillas. Axel me traiciono, se regocijo en mi dolor y no le importo que su padre matara a nuestro hijo, una criaturita inocente. Si no hubiese escuchado el latir de su corazon a la par del mio no lo hubiese creido. Seque esas dos lagrimas que rodaron por mis mejillas y me quede con una expresión neutra planeando las muertes mas sangrientas. Muertes que tal vez nunca podria realizar.

El arrollo se abrio y de el salio un hombre con traje. Extraño, pero cierto. Él se quedo suspendido en el aire y sus ojos se clavaron en los mios. El era de cabello rubio, barba de al menos tres dias, ojos de color violeta y piel blanca. Camino en el aire como si fuera lo mas normal del mundo hasta que estuvo frente a mi. Como por arte de magia el cayo al suelo con la sutileza de un gato.

—Estoy harto de tu situacion deplorable, asi que tendre que resolver la situacion yo —su voz era varonil y fuerte.

—¿Quien eres? —mis ojos se maravillaban al verlo, pues era hermoso.

—Mi nombre es Walter y soy tu creador.

Nota

Hola, debí haber publicado esto hace días, pero no tenia tiempo.

Me pueden odiar todo lo que quieran pero no cambiare lo que he escrito hasta ahora, lo hago por una razón y déjenme aclarar algo; escribo para mi y si les gusta, bien, que les guste lo que hago me hace muy feliz, pero sin ofender el que yo publique esta historia no les da el derecho ni de decidir lo que pasara mas adelante ni de insultarme por haber hecho algo que no querían que pasara. E.L. James nunca me pidió opinión para escribir mi trilogía favorita, ni a mi ni a nadie.

Así que humildemente les pido que si no les gusta mi historia no la sigan leyendo y menos me dejen comentarios con criticas destructivas y mucho menos mensajes ofensivos. ¡SI NO LES GUSTA LO QUE HAGO SIMPLEMENTE SAQUEN EL LIBRO DE SUS LIBRERIAS Y NO JODAN!

A las demás personas que aunque no estén de acuerdo con lo que hago y siguen aquí, además de que no me insultan y esperan pacientes a ver que pasara; les doy las gracias, muchísimas gracias y de verdad que los quiero y amo un montón.

Sin mas que decir;

Darkness fuera.

Mi Ángel GuardiánDonde viven las historias. Descúbrelo ahora