Capitulo 11

26.6K 3.1K 1.5K
                                    

Axel se levanto lentamente del sofá en el que se encontraba y con pasos lentos camino hasta estar frente a mi.

—Me alegra que te encuentres bien —luego de eso paso al lado mío sin siquiera rozarme y luego escuche como cerraba la puerta después de salir.

—Ya que se que no te violaron y te lanzaron al rio me iré a mi casa —Snaiderx siguió a Axel y luego a Snaiderx lo siguió Agata y por ultimo Malkon, estos últimos ni siquiera me miraron, solo pasaron al lado mío y se largaron.

—¿Por que haces esto, Charlotte? —pregunto Mikaela con total enfado.

—¿Hacer que, Mikaela? —sus mejillas se colocaron mas rojas que antes.

—Es Mikaeli, puta mierda —paso las manos por su cabello frustrada.

—Lo siento, me confundí —ella apretó sus puños.

—Siempre lo haces —respiro —¿por que mierdas te largas con ese tipo y ni siquiera avisas? ¿Se te olvida que tienes amigos que se preocupan por ti? Enserio a veces me molesta muchísimo que no nos consideres a mi y a Malkon a la hora de tomar decisiones como estas, he pasado las horas mas mortificantes de mi vida pensando en donde diablos estabas y si te había pasado algo - Mika soltó las lagrimas que estaba tratando de retener.

—Lo siento —dije bajito.

—Con eso no arreglaras nada —sus palabras me habían llegado a lo profundo de mi alma haciéndome sentir tan mal.

—¿Como lo puedo hacer? —ella suspiro.

—Cuéntame todo lo que paso sin omitir detalles —se sentó en el sofá y yo camine hasta ella para sentarme en frente.

—Bueno la maestra de español no fue y me fui con Ryuk a correr autos a un tramo de carretera abandonada donde se hacen carreras clandestinas, luego fuimos a comer algo, después al parque y por ultimo me trajo a casa después de haberme invitado a una cita —explique.

—¿Cita? ¿Cuando? - pregunto.

—Mañana a las 8 —ella asintió.

—Yo tengo que irme a casa, debo hacer la tarea de mañana y de seguro tu debes de estar cansada —asentí y ella me dio un beso en la mejilla antes de irse.

Narra Axel

—Vas a hacer lo que te estoy diciendo quieras o no - el volvió a reír como si yo le estuviera diciendo un chiste.

—¿Por que debería hacerlo? —estaba haciendo temblar mi autocontrol.

—Por que si no desprenderé cada una de las asquerosas púas que conforman tu cuerpo hasta verte ahogar en tu negra y putrefacta sangre —dejo de reír —y sabes que soy capa de hacerte eso y mas.

—¿Que quieres que haga?

—Cancelaras esa maldita cita y no iras a la escuela mañana, segundo, que no se te ocurra darle la Death Note porque te juro que ahí si te mato sin compasión alguna —sus demoniacos ojos estaban rojos expresando la rabia que sentía en ese momento —y por ultimo no te le vuelvas a acercar.

Luego lo solté dejando que cayera al suelo de bruces.

—Ya te lo advertí, Ryuk.

Me di la vuelta y salí de su casa, me subí a mi auto y conduje deprisa hasta mi departamento. Estaba tan molesto que me atrevía a matar a cualquiera, pero a Ryuk no, no podía matarlo debido al trato que el había hecho conmigo hace muchos años a cambio de la Death Note, pero si se volvía a acercar a mi Lucia no habría trato que valga, lo mataría sin remordimiento alguno.

Mi Ángel GuardiánDonde viven las historias. Descúbrelo ahora