Capítulo 37.- "the babys"

Comenzar desde el principio

Yo entre en el lado del copiloto y le agarre la rodilla.

-tranquilo, conduce con precaución- le dije, apunte a Cait- por ellos-
Chaz asintió y predio el motor.

Condujo como yo le dije hasta el hospital de Los Ángeles.

Salimos del auto con Cait en los brazos y al entrar de inmediato nos atendieron unos paramédicos. Se llevaron a Cait y el paramédico nos miro.

-solo puede entrar uno- dijo. Mire a Chaz.

-ve- le susurre, el asintió y se fue con los médicos y Cait.

Quede en medio del pasillo y suspire derrotada.

-una cosa tras otra-susurre para mi misma.

Camine hacia la sala de espera y me senté, saque mi celular y llame a Justin.

~llamada telefónica~

-¡hola linda!- dijo emocionado. Logro sacarme una pequeña sonrisa.

-hola- dije en un susurro.

-amor ¿qué te paso, estas bien?- pregunto preocupado.

-no... Caitlin esta mal, estoy en el hospital. Ven por favor- dije con la voz cada vez menos audible.

-¡¿qué?! Espera voy de inmediato ... ¿en que hospital están?-

-en el hospital de Los Ángeles-

-bien, voy para allá. Te amo- dijo tierno.

-yo también- y corte la llamada.

~fin de la llamada~

Una enfermera se acercó a mi con un café.

-tenga, debe de necesitarlo- dijo con voz dulce, le sonreí y acepte el café.

-muchas gracias- dije en voz baja- ¿cuándo podré ver a mi amiga?- ella hizo una mueca.

-no lo se, eso depende de su estado de gravedad- me sonrió y acaricio mi pelo.

-reza para que este bien- dijo tiernamente. Se retiró y me quede sola en la sala.

Espere unos minutos y a lo lejos pude ver la cabellera de mi novio y su cara de preocupación. Me levanté dejando el café de lado y corrí hasta él. Al verme abrió sus brazos y me recibió.

-por Dios nena, esto es horrible- dijo en mi oído.

Asentí débilmente y empece a llorar. No quería llorar frente a Cait y Chaz, ellos necesitaban a alguien que los apoyara.

-esta mal- solloce y él me abrazo más fuerte.

-ven, vamos a sentarnos y me cuentas que paso- dijo con su voz tranquila, asentí y beso mi cabeza.

Nos sentamos y le empece a contar lo de la llamada y de como la encontramos en el baño. Justin estaba atento a todo y muy preocupado, es obvio, Cait es su amiga y la quiere mucho.

Estuvimos esperando como media hora y llegaron sus padres y Chris, los había llamado el doctor. Nos abrasaron y nos preguntaron que le había pasado, les conté y se quedaron en shock al escuchar.

Pasaban los minutos y nadie salía de esa sala. Estaba apoyada en Justin y el me daba caricias y me besaba de vez en cuando, lo que causaba que estuviera relajada. Hasta que por fin un doctor salió de la sala y todos los presentes nos paramos. La primera en acercarse fue la señora Beadles.

-¿cómo esta mi hija?- dijo desesperada. Él doctor suspiro y bajo la mirada.

-lamentablemente tuvo un aborto- dijo en voz baja, la mamá de Cait soltó un sollozo y rápidamente el señor Beadles fue a sujetarla para que no cayera y la abrazo.

Confident- Justin Bieber y  Tu¡Lee esta historia GRATIS!