Capítulo 39.- "confident".

1.2K 49 3

Desperté lentamente ya que el frío se apoderó de mi cuerpo. Y en ese momento me di cuenta de que solo el brazo de Justin me tapaba. Recogí la manta y la volví a colocar sobre nosotros, di un poco la vuelta y pude ver que tan solo eran las 7:40 de la mañana.

Mire al chico de mi lado y sonreí. En ese máximo silencio salí de la cama y antes de abandonar la habitación bese un lado de su cara. Camine a mi cuarto y ahí me acosté por un ratito más, porque si papá no me encuentra en mi lecho, me va a matar.

••••••••

Sentía que alguien me movía levemente, así que decidí abrir un ojo para encontrarme con un bello rostro mirándome.

-buenos díaaaaas- dijo feliz.

Me removí un poco en la cama y me senté bien en ella. Bostece y estire un poco los huesos del cuerpo y, finalmente suspire.

-buenas- dije con una sonrisa.

-tu padre me mando a despertarte para que desayunáramos- se sentó en el borde de la cama y acaricio mi pelo.

-esta bien... a todo esto, ¿qué hora es?- me rasque la cabeza confundida.

-son las 10...y cuando desperté no te encontré a mi lado- dijo haciendo un tierno pucherito.

-si... es que si papá me encontraba en tu cama me iba a matar, fue lo mejor para tu salud física- sonreí al final, Justin rió y se levantó de un salto.

-si, tienes razón. Tu padre me fue a despertar y cuando lo hizo saco todas las mantas para comprobar que tu no estabas. Casi me caigo de la cama- dijo avergonzado.

Reí por la estupidez de mis hombres. Me coloque unas zapatillas de levantar y le indique a Justin que caminara a la entrada.

-¿me acompañarás a hacer las últimas cosas para comprar mi piso?- dije con voz inocente, cruce mi brazo con el de Justin y bajamos.

-claro que si, ¿qué tienes que hacer?-

-una pequeña entrevista con el propietario y algunas firmas aquí y allá... y hablar con el contratista que lo arreglara-

Llegamos al living y vi que mis padres estaban sentados en la mesa de la cocina. Al lado de cada uno había una tasa de café. Nos sentamos, yo al lado de mamá, y Justin con papá. Pobre. Mamá miro a Justin.

-Justin, querido ¿quieres queque de manzana?- los ojos de Justin se abrieron como dos faroles y una brillante sonrisa apareció. Justin AMA, con todas sus palabras, el queque de manzana.

-claro Diane, sería un placer- dijo frotando sus manos como un niño pequeño.

Mamá rió y se paró de su asiento para sacar una gran fuente con queque. Saco un pedazo para Justin y otro un poco más pequeño para mi.

Justin metió un poco un su boca y al sentir el sabor, gimió de placer.

-esta muuuy bueno- dijo con la boca llena. Le pegue en el brazo.

-no hables con la boca llena, cerdo- lo regañe de manera divertida.

El rió con la boca cerrada, trago el queque y hablo.

-lo siento, pero esto esta muy bueno- de llevo otro pedazo y mamá con papá rieron por la manera infantil de ser de mi chico.

••••••••

Luego de desayunar, arreglarnos y pasar al banco de la ciudad, por fin estamos en la ferretería donde compraría las tablas, luces y demás cosas.

-yo digo que este piso es muy lindo. No es tan blanco mi tan negro, es un café perfecto- dijo Justin.

El dependiente que nos estaba ayudando asintió. Mis exigencias en diseño eran altas, no me estimen, soy muy perfeccionista. Al igual que mamá en el diseño.

Confident- Justin Bieber y  Tu¡Lee esta historia GRATIS!