Capítulo 4 .-

2.4K 96 1

Desperté a las 5 de la tarde, vaya, había dormido mucho. Me levanté y busque algo cómodo para usar, bajaría para hablar con mamá, debe estar muy mal con todo esto.

La Busqué por todas partes menos en su jardín donde tiene todas sus flores y plantas medicinales, además de ser diseñadora tiene pasión por lo natural. Salí al patio trasero y sí, efectivamente estaba allí , estaba cuidandolas y regando, me pare frente al invernadero y respire profundamente -que no me mate- pensé.

-¿mamá?- dije en voz baja, ella se dio la vuelta y me miro con un poco de tristeza en sus ojos, me acerqué a ella y la tomé de las manos.

-mamá- solté un suspiro- perdón por lo... lo que te he hecho pasar, soy una pésima hija- mi voz era entrecortada y las lágrimas pelaban por salir, no quería llorar frente a ella eso la haría sentirse mal y que ella lloré. Me sonrió de lado y me abrazó muy fuerte, le correspondí el abrazo y ella acaricio mi cabello.

-no tienes por qué hija- la miré un poco confundida esperando a que dijera el porque.

-pero ¿cómo? yo te mentí mamá- ella negó con su cabeza, ok ahora si estaba confundida, primero casi me mata y ¿ahora me perdona? esta señora es rara.

-hablé con tu hermana.... y aunque me costo entender sus raras metáforas no tienes porque sentirte mal, tu hiciste eso para no herirme y lo agradezco, ahora veremos que hacer- bendita Bella que la hace entrar en razón.

-¿y papá? ¿qué pasara con él?- bajó la mirada y suspiró.

-él se quedara aquí pero dormirá en la habitación de invitados, y después pensaré en que haré, ¿okay?- asentí con la cabeza y ella me beso la mejilla. Ahora lo de Caitlin.

-mamá, ¿Caitlin puede venir un ratito?- hice un gesto con los dedos y la miré como perrito mojado. Ella rió.

-está bien, pero no hasta muy tarde- advirtió

-si Má no te preocupes-

Corrí a mi habitación y tomé el teléfono, wow tenía muchas llamada pérdidas de Chaz y unas cuantas de Chris, oh y tenía que llamar a... ay no, al Rubio por Jason.

Busqué el papelito donde anotó su número y lo marqué, primer tono, segundo...

-¿si?- una voz ronca contesto pero a la ves era ¿sexy? ay cállate, ___ y responde.

-amm hola soy ____- por favor voz no me traiciones, y no tartamudees.

-ah hola, esperaba a que llamaras- espérame para que lo llamara ¿okay?

-ah eeh si, es por Jason, perdón pero dile a Jazzy que no podrá venir, para otra vez será-

-claro, no hay problema, y... emm... hoy no te vi- ¿qué? el se preocupa por mi jaja que divertido... okay eso fue raro.

-ah e- eh- s-si es que... no pude pero... tengo que cortar... adiós- corté antes que dijera algo más, ok es raro que alguien me haga sentir nerviosa, ok cálmate 1-2-3- ufff ufff ya ok ahora a llamar a Cait.

-hola Cait ¿qué tal?- dije con una voz algo tristona.

-¡hey ___! holaas ¿qué pasho porque llamas? es raro en ti- Cait y sus tonterías.

-amm si, te quería invitar a mi casa, es que necesito hablar contigo-

-en serio, ¿Chazy no está?- era obvio que ella sabía que si la llamaba para que viniera era porque Chaz no estaba, pero esta ves es diferente.

-no Cait, Chaz si esta, pero quiero hablar contigo es eso... ¿puedes venir?- alargue la última palabra para que sonara como una súplica, ella rió.

-jaja okay, nena estaré ahí en 10 minutos ¿te parece?-

-si perfecto, nos vemos, chau-

-okis, chauuuu-

Colgué y miré mi habitación estaba ordenada literalmente. Bajé a ver un poco de tele para esperar a Cait, la casa estaba silenciosa, ni un alma viviente. Bueno ¿quién querría estar bien? a los minutos sonó el timbre y como siempre  Cait lo tocaba más de lo normal.

-ya Cait ¡para que ya escuche!- le grite desde dentro, abrí la puerta y ahí estaba ella aún tocando el timbre, la mire feo y dejó de tocarlo para mirarme como un perrito inocente.

-ya, que lo vas a echar a perder- le hice un gesto con la mano para que pasara y nos sentamos en el sillón.

-¿oye nena por qué llamabas?, eso es raro en ti- me encogí de hombros y sonrió.

-no sé... te extrañaba y tengo que hablar contigo- ella frunció el ceño.

-¿okay? pero es importante- hizo una pausa y abrió los ojos como platos- no me digas que es por tu papá- asentí con la cabeza y ella suspiró frustrada.

Ella entendía perfectamente lo que yo viví, a Cait la conocí en Canadá, éramos vecinas hace unos años cuando ocurrió todo, ella me recibió en su casa y lloré como una niña en su hombro. Cuando nos cambiamos a Atlanta la deje a ella, a Chris y a Chaz. Todos vivíamos cerca y yo me mude y los deje, fue muy triste, eran y son mis mejores amigos. Cuando les avise que me mudaría a L.A ellos dijeron que no nos veríamos mucho por las distancias y que tratarían de viajar cuando pudieran, pero la sorpresa fue encontrarlos en el instituto acá, ellos me explicaron que sus padres trabajaban en el Hotel que trabaja papá y los trasladarían a L.A, lloré como Magdalena cuando los encontré y hasta ahora todo era igual, ellos conmigo acompañándome en todo.

-oh, nena lo siento... ¿ella volvió?- estaba en sus brazos y ella me acariciaba el pelo, asentí y me abrazo fuerte, no pude evitar llorar, había guardado todo para que mi mamá no me viera llorar.

-Cait ella volvió de la peor forma... Ella ella tiene un hijo- mi voz era entre cortada por las ganas de llorar, ella me susurraba cosas que no podía entender pero me relajaba.

-¿hablaste con tu papá?- preguntó en un susurro.

-sí, y nos pareció raro que volviera, ¿por qué no lo dijo antes?- pregunté extrañada.

-sí, es raro, pero si necesitas ayuda me dices ¿si?-

-si Cait siempre- la abracé y ella me devolvió el gesto, siempre me ayudo en todo, es la mejor.

------------------------•---------------------

Firma: unicornio morado awesome <3

Confident- Justin Bieber y  Tu¡Lee esta historia GRATIS!