—Oliver, gracias.

—No me las des, tú habrías hecho lo mismo por mí— claro e incluso si no te estuviera dando un ataque de ansiedad. Me digo mentalmente que me tengo que centrar, no puedo dejar que mis sentimientos me distraigan.

—Tengo que buscar a Sarah y hablar con ella. Lo que ha hecho no está bien, parece que no sea gran cosa, pero no está bien. También hay que sacar a toda esta gente de aquí. La fiesta se ha terminado— hago intención de irme pero Oliver me coge del brazo.

—Yo me encargaré de Sarah, no te preocupes. Y aparte, no puedes echar a toda esta gente de aquí, no se van a ir. Además, el problema vendría si echas a toda esta gente de golpe, imagina todo lo que podrían hacer si se enfadan...

—Vale, sí. Tienes razón— decidí seguir adelante con la fiesta pero no se me olvidaría lo que hizo Sarah.

Tal vez luego iría a hablar con ella para pedirle más explicaciones, eso si el alcohol no me nublaba la mente. Ya pasaba de todo, cada uno hacía lo que quería así que ahora me tocaba a mí.

Sarah había desaparecido de mi campo de visión pero por suerte Isaak seguía en la cocina, fui con él. Tenerlo cerca me hacía caer en la realidad, y podía ver que la fiesta estaba yendo bien, sin ningún incidente. Sarah estaba controlando a la gente de fuera y revisando que el concierto iba bien. Así que decidí seguir bebiendo y lo estuve haciendo un buen rato, hasta que el concierto terminó. No me acordaba cómo había terminado en una de las tumbonas del jardín, pero allí estaba yo, viendo como recogían los instrumentos y la gente entraba en casa viendo que el ambiente estaba allí dentro ahora. Una vez los chicos habían terminado, me vieron y se acercaron a saludar.

—Hola Allison, ¿qué tal hemos estado?— me preguntó Grayson esperando respuestas positivas.

—Voy a ser sincera con vosotros chicos. Por motivos personales no he podido estar mucho tiempo en el concierto pero por lo que he escuchado habéis estado geniales. Y creo que más gente se va a unir a vuestro club de fans— les miro sonriendo pero me sale una risa tonta a causa del alcohol.

—Es una pena que no hayas podido escucharnos durante todo el concierto, te hubiéramos sorprendido y nos hubieras dado tu propia opinión no la que has escuchado de otras personas— me dijo Matteo algo decepcionado.

—Lo siento, prometo ir a veros actuar en el Tikki's lo más pronto posible— lo dije de corazón, me sabía realmente mal haberlos decepcionado. No los conocía mucho pero eran muy majos y amigables y no soportaba que pensaran que no me tomaba las cosas enserio. Y esto no lo decía por el alcohol que llevaba encima.

—Genial— me dijo Simón sonriendo. Si digo la verdad, lo había echado de menos. Los otros se van dentro y me quedo con Simón en el jardín. Se sienta en la tumbona de al lado.

Simón era moreno, con el pelo del mismo color que los ojos, de un marrón intenso que parecía chocolate. Igual estoy diciendo esto porque tengo hambre, pero voy a seguir. Tenía algunas pecas esparcidas por el cuerpo pero no tantas como Isaak. Tenía la mandíbula muy marcada, y eso me gustaba. Llevaba puesto una camiseta negra, que le sentaba bastante bien, unos vaqueros cortos y unas zapatillas blancas. Iba bastante sencillo pero estaba muy guapo. Me quedé mirándolo durante lo que a mí me pareció poco tiempo, pero notaba que lo estaba incomodando así que aparté la mirada.

—¿Quieres hablar de los motivos personales que te han impedido vernos actuar?— Volví a mirarlo debatiéndome mentalmente si debía de contarle o no.

No tenía muchas ganas de contarle mis problemas, pero con el alcohol que llevaba encima medio fuerzas para hacerlo. Se lo conté todo. Le conté lo de las listas de invitados, la postura de Sarah, la de Oliver e incluso le conté mi ataque de ansiedad y como cierta persona me ayudó a calmarme.

No te enamores¡Lee esta historia GRATIS!