Capítulo 18

807 25 16

Una semana después de que todo el mundo supiera que Isaak y yo estábamos "saliendo", mi relación con Oliver estaba un poco apagada. Apagada porque solo podíamos vernos una media hora al día, y eso que alguna noche se había quedado a dormir conmigo cuando mi padre trabajaba de tarde. Yo le avisé de que esto iba a pasar, pero él sigue diciendo que no tiene importancia. No me lo creo. No le creo. Está distante conmigo, cuando estamos juntos, puedo notar que está físicamente, pero no lo está mentalmente. ¿Cómo puedo demostrarle todo el amor que tengo para darle si realmente no puedo estar con él en todos los aspectos posibles? No paro de pensar que esto, en cierto modo, es culpa mía. Si no le hubiera dicho nada... Si no tuviera tanto miedo de que la gente se enterara de lo nuestro...

Lo peor de todo es que Oliver todavía no me había visto besar a Isaak. La primera vez fue una sensación extraña, dado que es mi mejor amigo y no tengo otros sentimientos hacia él. Pero es que a mi padre le gusta mucho Isaak para mí, y la gente nos ha acogido tan rápido, que puede ser que haya sentido algo cuando nos hemos besado. Y eso se puede ver fácilmente cuando lo hacemos.

Si Oliver me viera besarlo, todo se terminaría enseguida, mi relación con Oliver quiero decir. Le juré que Isaak solo era mi amigo, se lo juré a Oliver y a Sarah, y se lo recalqué a Isaak, pero... ¿y si estuviera empezando a sentir cosas por Isaak? Soy la peor persona del mundo. Pero dentro de lo que cabe, no había vuelto a tener señales del admirador secreto en toda esta semana. Tenía que reprimir mis sentimientos, ahora mismo no se los podía contar a nadie. La situación no estaba en condiciones para contar lo que me pasaba, aunque pensándolo mejor, podía hablarlo con Simón.

Respecto a mi relación con Sarah no puedo añadir nada más. Las cosas no están del todo bien entre nosotras dos, y al igual que mi relación con Oliver, mi amistad con Sarah se iba apagando. Esto se podía notar conforme pasaban los días. Ya no somos las mismas personas que cuando empezamos el curso. Durante esta semana, Sarah ha estado pasando a un segundo plano para mí, pero esto no ha sido por mi culpa. Isaak ha dejado de prestarle atención, está casi las veinticuatro horas del día conmigo; y creo que eso en el fondo le afecta a Sarah. Sarah e Isaak eran amigos mucho antes de que yo apareciera y ahora Isaak ya no la trata como lo hacía. No puedo evitar sentirme culpable. No quiero que esto siga así, debo hablar con Oliver y con Sarah de esto. Aunque no lo parezca, he estado pensando que debo admitir en público mis sentimientos hacia Oliver. No estoy preparada al cien por cien, pero es lo correcto. No quiero perder a la gente que me importa por una tontería.

Cuando la gente se enteró de que estaba saliendo con Isaak se lo tomaron bastante bien, incluso mi padre. Tuve una larga charla con él, en la cual solucionamos los problemas que teníamos. No me contó que era lo que me ocultaba pero prometió contármelo en su debido momento, por lo tanto, todo volvía a ser como antes entre nosotros dos. Por lo menos lo estábamos intentando. Debía darle las gracias a Simón por animarme a hacerlo. Bueno, volviendo al tema, si la gente se ha tomado así de bien mi relación ficticia con Isaak, ¿por qué no les tiene que gustar mi relación con Oliver? Como él me dijo: "Allison, si nos quieren lo entenderán, lo asumirán y lo aceptarán."

Ahora mismo estaba sentada en mi cama, Oliver y yo habíamos conseguido estar un rato a solas, por suerte, mi padre no estaba en casa.

—Sé que hace una semana que estamos saliendo, pero esta situación está siendo superior a mí. Eres mi novia, pero te estoy compartiendo con otro tío. No sé como actuar al respecto— tenía el pelo despeinado, ojeras e iba vestido con un chándal que creo que lo llevaba desde hacía tres días. Justo el tiempo que no habíamos conseguido coincidir. Estaba cansado, podía notarlo en su cara y en su manera de hablar. Hablaba despacio, repitiendo algunas palabras una y otra vez, intentando que sonara razonable y coherente todo lo que decía. Me dolía verlo así. No podía sacarme de la cabeza que estaba así por mí culpa. —Si ya me duele solo pensar que todo el mundo piensa que estáis saliendo, imagínate si te veo besarlo... Lo peor de todo es que fue idea mía, y eso me está matando.

No te enamores¡Lee esta historia GRATIS!