Capítulo 21

648 23 9

Después de toda una noche pensado en que era lo mejor para todos, la idea de romper con Oliver era la única que todavía se me pasaba por la cabeza. Así que tenía claro que eso era lo que iba a hacer: iba a romper con Oliver. Si lo analizo detenidamente no tenía sentido que quisiera romper mi relación con él. Llevaba muchos años fantaseando con este momento, y ponerle fin era de ser gilipollas. Sí, tal cual. Iba a deshacer lo que tanto había ansiado tener. Como he dicho antes, eso es de ser gilipollas. Pero como también he dicho un montón de veces, prefería romper mi corazón en mil pedazos que el de Isaak, aunque él luego fuera a comportarse como un capullo conmigo.

Lo peor de todo eso es que sigo pensando que mi relación con Oliver plantea muchos problemas, y aunque me prometí hacerles frente; no estaba dispuesta a luchar por esto. Por nosotros. Ahora no. Tal vez Oliver sí; debido a los años que tenía, ya era capaz de decidir que era lo mejor para él. Pero yo no, y aunque yo ya no fuera una niña, seguía comportándome como tal: una niña que todavía no sabe lo que quiere. Bueno, realmente sí que lo sé. Solo que prefiero hacerme daño a mí misma antes que hacerle daño a los demás.

Una vez ya levantada y arreglada, fui directamente al instituto. Hoy no tenía ganas de ir con mis amigos. Eso planteaba ver a Oliver ya a primera hora de la mañana, y tenía que atrasar aquel momento todo lo que pudiera. Muy en el fondo quería evitarlo, no iba a saber cómo romper con él. Si soy sincera, sería la primera persona con la que rompo, siempre he sido yo a la que han dejado plantada. Por eso sé como se va a sentir Oliver si de verdad siente lo que dice sentir por mí.

Tengo miedo de que la relación que hemos ido construyendo poco a poco en estas semanas se vaya a la mierda. Sé que no querrá verme en unos días, tal vez incluso meses, pero espero que siga siendo mi amigo a pesar de todo. Aunque también entendería que no quisiera saber nunca nada más de mí, yo actuaría de la misma manera.

Cuando llegué al instituto Sarah e Isaak ya estaban allí. Sin muchas ganas de querer hablar con ellos no tuve otra opción que acercarme a hacerlo. Las cosas con Isaak de momento iban bien, a pesar de que a los dos nos gustase Oliver, pero eso él, de momento, no lo sabía. Pero con Sarah... con Sarah no podía decir lo mismo. Desde hacía unos días podía notar que estaba bastante distante conmigo, no sabría decir desde cuando empecé a notarlo exactamente pero era una obviedad. De momento lo dejé pasar, tenía miedo de preguntarle qué le pasaba. No podía permitirme perderla, todavía no.

En clase dejé que Isaak y Sarah se sentaran juntos así yo podía sentarme detrás de ellos y pasar desapercibida. Los exámenes finales se acercaban y tenía que prestar atención en clase, pero mi cabeza estaba en otra parte. Me encontraba pensando en Oliver, pensando en cómo podía dejarle sin hacerle daño. Aunque tampoco creo que le vaya a doler mucho, solo nos hemos visto unas pocas veces durante estas semanas, y en vez de novios, parecíamos amigos. En verdad, tengo la esperanza de que por lo menos, no se lo tome tan mal.

[...]

Cuando se acabaron las clases les dije a mis amigos que no me esperasen. Les había escuchado hablar de que iban a ir a comer y pasar el día fuera. Por lo tanto, quería aprovechar ese intervalo de tiempo en el que Sarah no iba a estar en casa para hablar con Oliver. Era ahora o nunca. No quería hacerlo tan pronto, todavía no sabía que le iba a decir, pero no sabía cuando iba a encontrar un momento mejor para estar los dos solos.

Le mandé un mensaje diciéndole que me iba a pasar por su casa dentro de unos minutos para hablar. Me dejó en visto, así que supuse que le parecía bien que fuera, ya que si fuera al contrario me hubiera contestado. Tal vez se hizo una idea de lo que iba a pasar. Todo el mundo sabe que cuando una persona te dice esas tres palabras: "Tenemos que hablar", la cosa no termina bien. Así que entendí que no me contestara.

No te enamores¡Lee esta historia GRATIS!