Capítulo 20

712 27 8

Por un momento llegué a pensar que las cosas podían irme bien, lástima que solo fuera por un momento. Como he podido comprobar, cuando pienso que todo me va perfecto ––por decirlo de alguna manera––, aparece algo o alguien que lo echa todo a perder.

Que Isaak me dijera que estaba enamorado de Oliver me partió el corazón en mil pedazos, a quién iba a engañar. Eso iba a complicar aún más mi relación con Oliver. No podía dejar de pensar en que esto solo era el principio del final de mi relación con Oliver. Y eso no es todo, lo peor es que Isaak me acababa de decir que sabía quién era mi admirador secreto desde hacía unos cuantos días y no me había dicho nada. Si me lo hubiera comentado antes podría haberme ahorrado un montón de problemas, como por ejemplo, mentir a toda la gente que me importa, por la cual cosa, ahora no me sentiría tan culpable.

Todavía me encontraba en la habitación de Isaak intentando sonsacarle quién era mi admirador. Se negaba a colaborar, lo único que me había dicho es que era amigo suyo desde hacía poco tiempo y que una vez yo le dejé plantado. Que le di falsas esperanzas y eso le dolió. Pero eso no puede ser, porque por más que trato de recordar a quién he dejado plantado no se me pasa nadie por la cabeza. Yo nunca haría una cosa así. Si no me iba a presentar a algún sitio, por cualquier motivo, hubiera avisado antes a la persona. Me parece de muy mala educación dejar plantada a la gente, igual que dar falsas esperanzas a las personas cuando en verdad no sientes nada por ellas. Tal vez el tal admirador secreto se ha equivocado de chica.

—Isaak, por favor— era la quinta o la sexta vez que le suplicaba. —No voy a presentar cargos ni nada por el estilo, solo me gustaría hablar con él y decirle que pare. Ahora mismo no quiero nada con nadie, quiero explicárselo— no quería nada con nadie porque estaba saliendo con Oliver. Bueno, de momento.

—No, no insistas más. Si te digo quién es dejará de ser mi amigo. Y ahora mismo me importa mucho que esté en mi circulo social— no me podía creer lo que me estaba diciendo. Se supone que es mi amigo, debería contármelo. No podía soltar la bomba y pretender que las cosas se quedaran así.

—Por favor... Isaak... Esto es muy importante para mí. Te juro que si me dices quién es, en un futuro, te lo voy a recompensar. Te deberé una, cualquier cosa...— de verdad que necesitaba saber de quién se trataba.

Hice lo último que me faltaba hacer en aquel momento. Hacía mucho tiempo que no utilizaba este método para llamar la atención de la gente. La última vez que lo hice fue cuando era pequeña. Le miré a los ojos y me puse a llorar. Quería pensar que lo hacía de mentira, para tocarle la fibra sensible, pero siendo sincera, estaba llorando de verdad. Cada lágrima estaba relacionada con todas las palabras que no podía decir. Esta situación estaba siendo demasiado para mí, y de alguna manera, tenía que soltarlo todo.

—Tu admirador secreto es Ethan— me coge de las manos y me mira a los ojos esperando ver mi reacción. ¿Ethan? ¿Quién cojones es Ethan? Limpió las lágrimas que había conseguido derramar. Parece ser que Isaak nota mi confusión así que me lo explica. —Por lo que yo sé, es decir, lo que me ha contado él, es que te conoció en el cine y te dio su número de teléfono. Nunca lo llamaste.

Ethan. Mi admirador secreto es Ethan. El chico de las palomitas. Ya recuerdo quién es. Lo conocí cuando fui al cine con Sarah, justamente el día que Oliver había vuelto a casa para pasar las Navidades. Me crucé con él mientras iba al cuarto de baño y me dio su número de teléfono, como me había dicho Isaak. Pero claro, Oliver acababa de volver al pueblo, ¿cómo me iba yo a fijar en aquel chico? Además, Oliver se presentó en el cine acaparando toda mi atención y me olvidé completamente de Ethan.

Ahora que ya había conseguido que Isaak me dijera quién era mi admirador secreto, no tenía ni idea de que era lo siguiente que debía hacer. Tal vez lo mejor era ir a buscar a Ethan y hablar con él. Pero siendo sincera, me daba miedo. No sé cómo podría reaccionar al verme. Y encima, tampoco quiero meter en un lío a Isaak, ya que me había dicho que lo necesitaba en su círculo social. Esto me parecía algo extraño, así que le pregunté.

No te enamores¡Lee esta historia GRATIS!