Capítulo 17

756 20 2

Que me fuera a vivir con él. ¿Qué cosas se le pasan por la cabeza para preguntarme eso? No hace ni veinticuatro horas que se supone que estamos saliendo. Tengo que admitir que es una idea bastante prometedora, y que estoy segura de que tarde o temprano voy a terminar cediendo, aunque ahora todavía es demasiado pronto para subir ese escalón tan importante en nuestra relación. Poder despertarme y acostarme todo los días a su lado suena genial, pero no en estos momentos.

—No— niego con la cabeza. —¿Cómo me voy a ir a vivir contigo? Hace como cinco horas que somos pareja. Por favor, se realista— se pasa las manos por el pelo con desesperación.

—Lo sé. Suena precipitado— no es que suene precipitado, directamente lo es, pienso. —Pero nos conocemos de toda la vida. Yo lo siento así.

—¿Por qué piensas que tenemos que vivir juntos tan pronto?— le miro intentado hacer que me comprenda. —Entiendo que seas mayor de edad y te quieras independizar. Sin embargo, yo apenas he cumplido los dieciocho— me siento en la cama.

—No puedes quedarte aquí. La persona esa, es decir, tu admirador ha sido capaz de entrar en tu habitación Allison, sin ninguna dificultad. ¿Y si te pasara algo? ¿Y si te hiciera daño?— se arrodilla delante de mí. Me pasa la mano por el pelo, acariciándolo.

—No hace falta que vivamos juntos— parece triste. Por un momento sus ojos verdes han perdido todo su brillo. —Podemos intentar la idea de Simón, y si no funciona... — me interrumpe, no me deja terminar.

—¿Cómo vamos a intentar su idea si no quieres que se enteren de que estamos saliendo?— puedo notar por su tono de voz que esto le duele más de lo que aparenta.

—¿Quieres contarles lo nuestro? ¿Qué somos pareja? ¿Qué estás loco por mí y qué yo estoy loca por ti?— le miro fijamente. —¿Quieres contárselo a tu hermana, a tus padres, a mi padre...?

—Sí. No veo ningún inconveniente. Te quiero y quiero que todos se enteren. Ahora eres mía, y yo soy tuyo. Si nos quieren lo entenderán, lo asumirán y lo aceptarán— estoy sorprendida. Pensaba que él tenía la misma idea que yo respecto a no decirle a nadie lo nuestro.

—Lo siento Oliver, yo no puedo. Para mi esto es un límite infranqueable, por lo menos de momento. No quiero que se enteren, yo sé como van a reaccionar. Podemos buscar otra solución...— Oliver me acaricia la mejilla. Parece estar abatido, pero rezo para que no sea así.

—Sé lo que piensas. Sé como piensas que van a reaccionar, aunque no estoy de acuerdo contigo. De todas formas, lo haremos a tu modo— estoy alucinando, nunca había visto esta faceta de Oliver.

—Gracias— le doy un beso rápido en los labios y luego le abrazo con todas mis fuerzas. —Busquemos otra solución entonces.

Media hora después todavía no se nos había ocurrido nada. Oliver estaba preocupado, no me gustaba verlo así. Si no le hubiera dicho nada del admirador secreto a lo mejor ahora estaríamos haciendo otras cosas. Y pensar por un momento que hace unos días solo quería ignorarlo y ahora... ahora somos pareja. Sigo flipando, pero ya voy asumiendo que lo que está pasando es real. Oliver se queda mirándome fijamente, y de repente me coge de las manos. Y me dice:

—Allison, si te pasara algo...

—Si mi admirador hubiera querido hacerme daño lo habría hecho ya, y después de todas las oportunidades que ha tenido, no creo que esa sea su intención— le miro y le cojo de las manos. —Estoy muy cansada, ya es tarde. Por favor, vamos a dormir y mañana lo hablamos mejor. ¿Te parece bien?— intento sonreírle a pesar de la situación.

—Espera, ¿me estás pidiendo que me quede a dormir?— levanta una ceja y puedo notar como el brillo de sus ojos ha vuelto. —Que propuesta más indecente...— no puede evitar reírse.

No te enamores¡Lee esta historia GRATIS!