Capítulo 8

850 27 1

Recapacitemos. No tiene que ser tan grave lo que se supone que han hecho, ¿no? De momento todo marchaba bien, o eso pensaba yo. ¿Por qué tendría que enfadarme con ellos? Entonces caí, miré a mi alrededor y lo vi. Estaba todo claro. Me quedé mirando a Oliver.

—Ally, mírame a mí. No le hagas caso a él. Todo esto es culpa mía— me dice Sarah, pero sin ninguna necesidad de aparentar que estaba arrepentida. Solo lo estaba diciendo para que supiera que Oliver no había tenido nada que ver.

—Sarah, cállate. Allison... Perdónala, no era su intención— Oliver me miraba con esos ojos verdes que me volvían loca, pero esta vez no iba a caer.

—Callaos los dos y explicarme qué mierdas habéis hecho. No me creo que haya sido todo culpa de Sarah— Isaak nos miraba desde la cocina, donde estaba haciendo de camarero vendiendo el alcohol que habíamos comprado. No se iba a acercar, prefería controlar lo que estaba pasando desde allí.

—Hice dos listas, la de los invitados y la de las tareas que cada uno de nosotros debía hacer—empieza a hablar Oliver. —Sarah me dijo que quería encargarse ella de montar el escenario y recibir a los chicos, ósea, lo que has hecho tú. Pero por alguna razón no la escuché y decidí que ella entregara las invitaciones. Insistió en que ella no quería hacerlo pero pasaba de ella. Me dijo que se vengaría y lo ha hecho.

—He creado una página de spam en Instagram y he invitado a todos los alumnos del instituto e incluso a algunos universitarios a la fiesta. Cuando me perdí fue una excusa para saber que Oliver estaba demasiado ocupado para venir a por mí y pues me puse manos a la obra— por eso no me llamó a mí para que fuera a buscarla. —Pero yo no tengo nada contra ti, solo quería molestar a Oliver. Si hubiera querido molestarte hubiera llamado a tu padre— sonríe con malicia y me mira.

—Sarah...—no pude llegar a hablar con ella porque uno de los universitarios la cogió en brazos y se la llevó, tal cual. Solo tenía ganas de llorar. Había un montón de gente, menos mal que no había nada de valor a la vista. Rezaba para que los vecinos no llamaran a la policía. Me vino a la cabeza las últimas palabras de Sarah: "Si hubiera querido molestarte hubiera llamado a tu padre". Me quedé helada. ¿Por qué Sarah había dicho eso? ¿Por qué ha hecho lo de Instagram? En ese momento me di cuenta que Oliver todavía estaba delante de mí.

—Oliver, ¿por qué Sarah ha hecho esto? No tiene sentido lo que está diciendo. ¿Vengarse por qué no le gustaba lo que tenía que hacer? No veo tan grave que le tocara ir a dar las invitaciones. Tenemos que empezar a echar a toda esta gente... —me estaba entrando un ataque de ansiedad.

—Allison, relájate— me coge de las mejillas y hace que le mire a los ojos. Aun así no podía relajarme, de pensar que mi padre podía pillarme, que podría venir la policía, que alguien se hiciera daño... —Allison joder, respira y expira, despacio— nada, no funcionaba. Estaba empezando a respirar demasiado rápido, ni siquiera estaba notando la cercanía de Oliver. —Allison, escucha mi voz —empieza a hablar con una voz tranquilizadora. —Sarah ha hecho esto para hacerme daño a mí, por que sabe que si sufres tú, sufro yo— Me acaricia la mejilla y me besa allí mismo, delante de todos. Pero en ese momento la gente me daba igual, notaba como poco a poco mi corazón se relajaba y ya no estaba tan agitada. Cuando iba a seguirle el beso se apartó.

—Oliver...— me pasó las manos por el pelo y entonces volví a la realidad. La gente. Algunos de ellos nos miraban, otros no lo hacían. Ojalá cada uno se metiese en sus asuntos.

—Tranquila, solo te he besado para que te relajaras. Lo leí en una revista científica. Decía que los besos sirven como método para relajar, y supongo que este ha sido un buen momento para llevarlo a la práctica— lo dijo lo bastante alto para que los demás lo escucharan. Yo quería irme a llorar pero no iba a hacerlo, en estos momentos debía de ser fuerte.

No te enamores¡Lee esta historia GRATIS!