Payton:

Hoy es uno de esos raros días en los que no tengo nada para hacer más que solo llevar y traer a Zoe del jardín. Tengo planeado holgazanear todo el día, o a lo mejor me decida por un día de spa, un corte de pelo no vendría nada mal.

Son las siete y sigo en la cama, se siente muy extraño no estar patinando en el parque, y a pesar  de que dije que me la pasaría descansando decido levantarme y preparar el desayuno favorito de Zoe y Gary. HotCakes con salsa de arándanos.

Uno vez terminado todo, me dirijo al cuarto de Zoe para despertarla, ella lo hace rápidamente y con una sonrisa plasmada en su cara.

Cuando vuelvo a la cocina Gary ya está sentado con tenedor y cuchillo en mano listo para atacar sus HotCakes.

-Penny, eres una diosa de la cocina, juro que voy a poner una barricada en tu puerta todas las mañanas para que no salgas a practicar y prepares este mangar todos los días.

-tampoco es para tanto, y a parte se los preparo todos los domingos, así que no te puedes quejar.

-es cierto, pero basta de hablar de comida, ahora te sientas y me cuentas que tal tu cita de ayer antes de que Zoe aparezca.

No sé por dónde empezar, la cita con Nick estuvo bien, me sentí cómoda y pase un rato agradable pero las mariposas nunca llegaron a revolotear en mi cuerpo, y Gary debe estar esperando que le cuente alguna historia jugosa de besos y manoseos y eso no paso para nada. Nick se porto de manera caballerosa simplemente se limito a sostener mi mano de vez en cuando, y a aparte de un leve rose de labios que hubo en la cocina, no intento besarme en ningún momento aunque por su miraba notaba que se estaba conteniendo.

-estuvo bien, fuimos a cenar, bueno mejor dicho preparamos nuestra cena en el restaurante de sus abuelos, a quienes también conocí- Gary me miraba con cara de sorprendido pero no dejaba de meterse bocado tras bocado en la boca.

-pero como que solo lo veo como un amigo, no me genera nada en el cuerpo.

-debe a ver algo malo contigo nena, yo vi a ese chico cuando te dejo y el adjetivo de sexy no le hace justicia. Creo que tantos años sin contacto atrofiaron tus nervios.

-por dios, si cuando Bran…-mierda a Gary no le conté nada sobre Brandon, y ahora me está mirando raro.

-¡¡¡TU PEQUEÑA ZORRA HABLA AHORA!!! ¿QUIEN ES EL TIPO QUE TE PONE LOS NERVIOS DE PUNTA?

-mierda Gary no grites que Zoe puede escuchar.

-bueno, pero será mejor que me cuentes todo ahora.

-está bien, es glúteos de acero, o mejor dicho Brandon, él es quien  me está volviendo loca- el solo abre su boca en forma de una gran O y  me mira.

-desde el día que me ayudo en el parque no puedo sacármelo de la cabeza, y para el colmo resulta que su hijo va a la misma clase con Zoe, por lo que lo he estado viendo todos los días, lo que solo me deja más embobada con él.

Le cuento todo, desde los pequeños cruces que hemos tenido hasta lo que me hace sentir en el cuerpo de solo sentir su precesencia  .

-entonces, si él es quien te gusta ¿por qué no haces alguna movida?

-tiene un hijo y una mujer a su lado. Por que  de todos los hombres que hay en la faz de la tierra a mi me tiene que gustar el que está tomado.

-lo siento nena, pero como dicen un clavo saca a otro clavo y Nick parece ser uno bueno para ese propósito.

-lo sé, por eso acepte salir con él. Pero me siento mal, el parece en verdad interesado en mi y no quiero crearle falsas esperanzas.

-date una oportunidad, a lo mejor te termina gustando- de pronto Gary mira sobre mi hombro y deja de hablar, cuando me doy vuelta Zoe está entrando a la cocina cantando una canción

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!