Brandon:

Siempre me caracterice por ser una persona que para todo tiene una respuesta y si no la tengo el invento.

Pero ahora parado entre las piernas de Payton sin remera y con mis manos en sus piernas mientras mi ex y la visitadora social están paradas observándonos tengo que admitir que me he quedado sin palabras.

Decir “no es lo que parece” suena estúpido y ni siquiera Sam se lo creería.

-puedo explicarlo- seguía sonando igual de estúpido pero me daría tiempo de inventar algo.

-creo que las acciones hablan más que las palabras- Elizabeth miro a Beth y la tomo del brazo- por favor señorita no vea esto, salgamos

Beth la mira confundida y luego su expresión se relaja, mientras tanto el teléfono de Rebecca suena, mira el aparato con odio gesticula un “lo siento” con los labios y se marcha.

-Elizabeth creo que debería escuchar a Brandon, esto no es lo que parece- dirige su mirada hacia a mi- Cariño es hora de decir la verdad

Sentí como Payton se tensaba y hacia lo posible para salir de entre mis piernas. La observe y se veía molesta, comprendí de que era el momento de decir la verdad.

Tome su rostro con ambas manos y bese suavemente sus labios- espérame afuera por favor voy a explicarle todo a Elizabeth y luego te veo.

-es tarde, tengo que ir por Zoe- todavía faltaba una hora para que ellos salieran de clases, claramente se estaba alejando de mi- si quieres puedo traer a Sam y después hablaremos.

Tal vez no se estaba alejando pero claramente está enojada. –Gracias nena –volví a besar sus labios y luego deje que se marchara.

Elizabeth seguía lanzándome dagas con los ojos y murmurando quien sabe qué cosa por lo bajo. Beth y Payton se marcharon y nos dejaron solos.

-estoy interesada en saber cuál es esa verdad que tiene que decir. Sr Box me encuentro sumamente decepcionada. Todo es una de cal y una de arena con usted, reconozco que el niño es feliz y hace todo lo posible por su bienestar pero son sus actitudes las que me hacen dudar de su nivel de compromiso.

-¿hacer lo posible? Señora, me desvivo por Sam, no porque sea mi deber sino porque quiero, amo a ese  pequeño como nunca ame a nadie, no tiene una idea del dolor que siento por no haber estado durante cinco años en su vida, cada vez que me habla de la manera en la que tuvo que cuidar de su madre siento que se me rompe el corazón.

-haría lo que sea por él, incluso fingir que aun estoy en pareja con Beth manteniendo oculta a la mujer que quiero solo porque usted dijo que eso me hacía ver mejor.

-¿entonces usted y Beth no son pareja?

-no, hace un tiempo que no estamos juntos, ella solo me está ayudando y fingiendo.

-¿y qué hay de la chica que se acaba de ir?

-su nombre es Payton, hace poco que estamos juntos pero Sam la adora y ella a él.

Elizabeth respiro profundo y se me quedo mirando con una mirada extraña, no de enojo ni de decepción sino de comprensión. Comenzó a caminar hacia mí, dejo esa maldita carpeta que siempre lleva en la mano en la barra para  luego tomar asiento a mi lado.

-Brandon -solo me llama así cuando hago algo bien- reconozco que se esfuerza y que Sam está en buenas manos, mi trabajo se basa en eso, si usted me miente ¿Cómo puedo confiar?

-cuando me dieron su caso, me entregaron una carpeta con sus datos y una carta que no lo deja muy bien parado.

¿Una carta? ¿Quién puede haberle dado una carta hablando mal de mí? solo hay una persona.

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!