Brandon:

Es extraño como hasta hace dos segundos ni me acordaba de Beth. Pero ahora cuando mi celular sonaba con el tono que ella había elegido y aparecía en la pantalla la imagen de nosotros dos el sentimiento de que estoy haciendo algo que no debería me invade por completo.

-será mejor que atiendas y no hagas esperar a tu novia-dice Payton sacándome de mi momento de culpa y luego pronuncia algo mas pero no logro escuchar que fue.

Me pongo de pie y me dirijo hacia la sala para poder atender la llamada, mientras tanto Payton sigue de espaldas preparando la cena.

-hola amor, ¿Cómo sigue el viejo continente?

-viejo, como siempre y mas frio que nunca. Te extraño mucho, me gustaría que estuvieras aquí.

-a mí también me gustaría estar allí contigo. ¿Cuándo vuelves?

-en unas horas partimos hacia Grecia, por lo que adiós frio, y el domingo ya volveremos llegando el lunes a la madrugada a Miami.

-¿tendré que esperar hasta el lunes para verte?

-bueno, si revisas tu correo , creo que te puedes llevar una grata sorpresa

-mmmm… suena interesante

-y ahora cuéntame tu,  ¿que has estado haciendo además de extrañarme?

Esta es la parte en donde debería decirle que pase el día con Payton y su hija, pero simplemente no puedo. Beth lo convertiría en algo que no es y se crearía cualquier tipo de película en su cabeza. Por lo que voy a optar por decir una verdad a media.

-como cancelaron las clases en el jardín de Samuel, decidimos pasar el día en el parque acuático.

-¿y fueron ustedes dos nada mas?-mierda, las mujeres siempre parecen tener un sexto sentido para las mentiras.

-Matt decidió acompañarnos, ya sabes lo inmaduro que es , juro que se divirtió más que Sam

-si conozco a Matt- interrumpe lo que estaba por decir y pronuncia algunas palabras en francés- Los siento B, tengo que dejarte, el taxi que nos llevara al aeropuerto acaba de llegar.

-está bien, te veré el lunes entonces.

-te amo-dice ella y por primera vez desde que estamos juntos me cuesta decirle lo mismo.

-yo también nena. Adiós.

Corto la llamada y al darme vuelta para volver a la cocina me encuentro con Payton  parada con dos platos de lasaña en la mano luciendo  algo enojada, por lo que deduzco  que ha escuchado la conversación y se dio cuenta de que omití su presencia en la salida de hoy.

-Payton yo… pero antes de que pueda decir algo mas ella ingresa a la sala dejando los platos en la mesa y llama a los niños.

-Zoe, Sam la cena esta lista- luego se vuelve a dirigir a la cocina en busca de los demás platos.

Todos nos sentamos y devoramos lo que Payton había preparado. Su mirada de enfado se había borrado de su rostro para dar paso a la indiferencia, lo cual odie.

Puedo tolerar el enojo y la ira, al menos así sabría que hay algo que hice mal y puedo pedir perdón. Pero la indiferencia es otra cosa, me hace sentir como si no importara, que da lo mismo la forma en la que me comporte porque mis acciones no la afectan.

Y a pesar de que ella me respondía con algo más que monosílabos y se reía cuando los niños recordaban algo del día, sus ojos estaban tristes y eso me hacia sentir como la mierda. Pero si ella no me dice que era exactamente lo que le molestaba yo no tenía la oportunidad de disculparme.

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!