Brandon

Levantarse tan temprano un sábado no es bueno para nadie y debería de ser ilegal. Sobre todo para alguien que se paso toda la noche pensando en una buena disculpa. Pero solo gane desvelarme y no logre encontrar ninguna solución.

Payton estaba enojada conmigo, tenía que hacer algo para remediar las cosas. Pero lo que no sé si es solo por el hecho de que cree que aun estoy con Beth o es algo más.

Llevaba toda la semana sin verla, tiene que haber algo más de fondo que mi simple comentario. ¿Será que las cosas con ese tal Nick van enserio y por eso le molestaban mis insinuaciones?

-¿todavía no estás listo? vamos a llegar tarde, anda, ponte de pie, vamos, vamos.- a diferencia de mi Sam se había levantado más que emocionado y no dejaba de apurarme.

-tranquilo campeón me lavo la cara y listo, anoche deje todo preparado y Matt vendrá a buscarnos, llegaremos a tiempo.

En vista de que no podía pegar un ojo, me puse a preparar todo para hoy, incluso convencí a Matt para que viniera con nosotros, Rebecca se quedo a cargo del bar dado que ya sabía manejar a la perfección todo, por lo que nos tomamos el fin de semana libre.

Escuche el ruido de una bocina  que venía de afuera, lo que significaba que mi amigo había llegado. Tomo el pequeño bolso que había armado y ambos salimos.

Nos subimos al auto y noto a Matt tan dormido como yo.

-¿Por qué tenían que hacer esto tan temprano? ¿Qué clase de gente maquiavélica cita a un monto de niños tan temprano un sábado?

-pues Sam parece no notar que es temprano, ha estado saltando toda la mañana de la emoción. Creo que nos estamos volviendo viejos

-pues habla por ti, yo estoy en mi mejor momento- ambos reímos y luego puso en marcha el auto.

Llegamos al colegio y lo primero que mis ojos ven es a Payton luciendo un increíble mini short de jean que deja a la vista sus increíbles piernas. Se encontraba parada en la puerta del micro mientras todos los niños les daban un papel. Supongo que era la autorización de viaje.

Nosotros nos bajamos y Sam corre directamente hacia ella dándole un increíble abrazo. No soy el único que la extraña, desde aquella noche en la que el paso en su casa, siempre pregunta por ella.

Saco el bolso del auto y me dirijo acompañado de mi amigo hacia donde se encuentran.

-Penny, Penny, ¿Cómo estas nena?- la saluda Matt acercándose a su cuerpo y besando su mejilla, lo que hace que Payton se ponga colorada.

-Matt, no sabía que también vendrías al viaje.

-ya sabes, Brandon no puede hacer nada sin mi- para amigos como este, quien necesita enemigos, necesitaba intervenir y que ella me mirara, odio serle indiferente.

-hable con la Srta. Prescott y dijo que no habría problemas-por un leve momento me miro pero luego solo se encogió de hombros.

-Payton, podemos…

-podrías subir y contar cuántos niños se encuentran arriba, para saber cuántos faltan, no todos me han dado la autorización necesito que se las pida también-no me dejo decir nada mas por lo que subí e hice lo que me pidió.

Al subir un pequeño cuerpo impacto con el mío sin previo aviso. Baje mi cabeza y note que era Zoe la que me estaba abrazando.

-¡¡Brandon llegaste!! Tengo algo para ti, lo hice yo, bueno mi mami me ayudo pero fue mi idea, espero que te gusten

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!