capitulo 23

28.5K 1.3K 27

Brandon:

Payton había caído bajo un sueño profundo, peso liviano es como la hubiera llamado mi padre, apenas había tomado dos vasos de margaritas y ya se encontraba en estado coma.

Me pase observándola toda la noche, desde el momento en que la vi entrar no pude sacarle los ojos de encima. Quise acércame y hablar con ella, pero se la veía tan feliz que no quise arruinarle su noche.

Pero en el momento en que la vi apartarse y tambalear no pude ocultarme más, tenía miedo de que le pasara algo, o que algún idiota se aprovechara de ella, logre alcanzarla en el momento justo en el que fue empujada provocando que se tropezara,  sujetándola por la cintura impedí  que callera.

Era la borracha mas adorable que vi mi vida, aunque no entendía nada de lo que decía. La felicidad con la que me recibió en sus brazos cuando me vio me lleno el corazón lástima que solo duro unos minutos, luego de esos se desmayo.

Convencí a sus amigos de que se quedaran disfrutando de la noche mientras yo me hacía cargo de Payton, me sorprendió la facilidad con la que aceptaron. Yo cuidaría un poco mejor si una de mis amigas se encontrara en esa situación, aunque no tengo ninguna en realidad.  

Antes de irme me acerque a Matt y Rebecca para decirle que me iría. Rebecca nos miraba con curiosidad pero no hizo acotación alguna, Matt me prestó las llaves de auto y luego  nos retiramos.

-¡No! Me haces cosquillas- dijo entre risas mientras yo intentaba sacarle su vestido, luego me palmeo la mano.

-nena, no puedes dormir así, ni siquiera estoy seguro de que puedas respirar con eso- ella volvió a reír y se coloco de costado.

-eres gracioso, por eso me gustas- la Payton pasada de copas era distendida y decía lo primero que le venía a la mente, me encantaba, pero prefiero a la Payton consiente.

Me quede observándola dormir por un rato, su respiración de había vuelto más pausada, el cabello le caí en cascada, adoraba la forma en que ese vestido se le ajustaba en sus curvas. Era tan ajustado que me costaba desprenderlo de su piel y entonces vi el pequeño cierre que se escondía entre las costuras de la cintura, comencé a bajar lentamente de el, y este se fue desprendiendo de su piel, la coloque boca arriba y comencé a sacárselo, esta vez no hubo protestas ni quejas, estaba completamente dormida.

Su piel era suave como la seda y se encontraba suavemente bronceada, podría pasar toda la noche observándola, pero se sentía mal hacerlo mientras ella esta inconsciente.

Me dirigí a mi cuarto y prepare mi cama para depositarla allí, volví al comedor y tome a Payton en brazos para luego depositarla en mi cama, en el  omento en que la deje pude ver ese tatuaje del que había hablado el día de la presentación, era bueno pero yo podría haberlo mecho mejor. Trace con mi dedo cada una de sus palabras y ella se estremeció.

Decide dejar mi pequeña inspección y cubrí su cuerpo con las mantas, ella se acurruco un poco mas y olfateo mi almohada profundamente- Brandon… - se le escapo de sus labios, casi caigo de rodillas al oírla, quería escucharla siempre decir mi nombre de esa manera tan cariñosa.

Desperté aferrado al cuerpo de Payton, apenas eran las nueva de la mañana, y no había otro lugar en el mundo en el que quisiera estar, pero le había hecho una promesa a Sam y no podía romperla.

Nos encontrábamos en posición de cucharita, mis brazos rodeaban su cintura y ella tenía su mano sobre la mía. Intente separarme lentamente pero ella me sujeto con fuerza, temí despertarla por lo que espere unos minutos antes de volver a intentarlo, pero esta vez ella se dio la vuelta y se acurruco en mi pecho abrazándome con fuerza, coloco una de sus piernas entre la mía. Ahora si no tendría escapatoria.

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!